USUARIOS
 MENU
europa

Europa

Cambio de planes en Cudillero a Estudios Africanos y Canoa - Claudia Hahn desde España

Cambio de planes

El martes ha sido muy diferente de lo que habíamos esperado. El plan fue lo siguiente: Ir en autobús a Cudillero, pasar el día juntas hasta que venga el novio de Xenia con quién iba a pasar los últimos días en este bonito pueblo. Hasta aquí todo bien. Este era el plan.

A ver.

  

Llegamos a Cudillero y no tardamos mucho en darnos cuenta de que se trataba de un pueblo muy bonito - y también turístico. Nota: Cuando escuchas voces extranjeras en Asturias sabes que estás en un lugar turístico. Después de llegar allí, me pidió Xenia que llamara al casero para preguntar si podíamos hacer el check-in un poco antes de lo previsto. Así hubiera podido dejar su mochila que pesaba mucho en el piso y nosotras hubiéramos podido pasear tranquilamente por Cudillero.

Llamé al casero y hasta aquí todo iba bien.

Pero solo un minuto después nos llamó el novio de Xenia con una mala noticia. Le llamó para decirle que no iba a venir a España porque no podía coger el vuelo desde Londres. Había olvidado su pasaporte en casa y solo se dio cuenta de eso al hacer el check-in. Como Inglaterra ya no forma parte de la Unión Europea es imposible volar a España desde Londres sin pasaporte. Después de aquella mala noticia, pensamos en qué hacer... O Xenia iba a pasar 5 días sola en Cudillero o conmigo en Gijón y se que le devolviera la mitad del dinero y así no iba a estar sola. Al final se decidió por la segunda opción y yo llamé otra vez al casero para cancelar la reserva.

 

¡Qué bonito es Cudillero!

Aparte de eso pasamos el día muy bien juntas y puedo decir que Cudillero se ha convertido en uno de mis pueblos favoritos en Asturias, aunque hay que subir y bajar mucho allí 🥴

  

Tuvimos que subir y bajar dos veces hasta que encontramos una cafetería que estuviera abierta a las tres de la tarde. No se puede tener confianza en las informaciones de google maps...😔 Al final encontramos un sitio chulo. ¡Encima un café doble con leche sólo costó 1,50 euro! Increíble. No me digáis que eso no es barato. Nunca voy a acostumbrarme a los precios en España, pero ahora sé que si quieres tomar un café por poco dinero tienes que ir a las afueras de Gijón. Después del pequeño recreo en la cafetería, nos dirigimos hacia la playa, pasando por un túnel que me recordó que mis zapatos se mojan muy rápido. Creo que voy a dejarles en España. Mis sneakers ya han pasado por su mejor momento.

  

No fuimos directamente a la playa ya que había marea alta y por eso no había acceso a ésta pero vimos unas olas muy impresionantes. Saqué unas mil fotos y espero que por lo menos una sea buena y transmita lo grandes que eran.

 

   

A continuación fuimos a una torre con una vista muy bonita sobre Cudillero. Allí Xenia y yo hablamos sobre muchas cosas, nos imaginamos si podíamos vivir en un lugar así o preferíamos vivir en una ciudad, hablamos de apodos, en fin de todo.

 

Acabamos el día con un pequeño desvío al Alimerka e hicimos el camino de vuelta - las dos.  

Zwiebelkuchen

El miércoles tenía que trabajar mucho, así que le dije a Xenia que no iba a tener mucho tiempo para ella salvo por la noche. Así que después de mi trabajo cocinamos algo típico de Alemania que se llama "Zwiebelkuchen." Es un bizcocho salado con cebollas y se podría comparar con una quiche. Marine también participó un poco y como no conocía este tipo de tarta, le enseñamos algo de Alemania, aunque me imagino que en Alsacia también conocen "Zwiebelkuchen" o algo similar.

 

Adaptarse al tiempo de aquí es difícil

El jueves Xenia fue a caminar hasta la Providencia y se quemó un poco, jaja. Vive las mismas dificultades con el tiempo de aquí que yo. Por la tarde nos acompaño al grupo de conversación y al grupo de Tandem. Me alegro que haya ido al grupo de inglés otra vez porque ese día había más gente y estuvo más guay. Aunque tengo que admitir que después de todas las excursiones y cosas que hice con Xenia, ya estaba muy casada y lo noté mucho en el grupo de conversación. Se suponía que aguantaría hasta el domingo, cuando me invadió el cansancio. Ese día aún me fui a la cama a las ocho de la ¿tarde/noche? Hasta entonces continuamos con las excursiones.

El Punto Caramelo

El viernes mi horario de trabajo fue un poco diferente de lo normal. Fui al trabajo como siempre a las nueve para hacer una llamada con un voluntario para mi podcast. Después de una hora/una hora y media había terminado todo y fui a desayunar con Jenni y Xenia en Punto Caramelo. Antes de ir, estaba un poco preocupada porque no íbamos a tener una conversación fluida y que las dos quizás no tenían mucho que decirse pero al final hemos hablado cuatro horas, wow.

Incluso quedamos en vernos más tarde.

La intervención en la calle

Fuimos a casa y a las siete volví a trabajar para una intervención en la calle.

 

Fue la primera este verano y para mí muy interesante aunque he de admitir que me costó un poco acercarme a la gente por mi cuenta. Por lo menos podía hablar con gente nueva que había hecho la formación de salud del CMX esta semana. Así que hablé con Sara, la chica que hace sus prácticas en el Conseyu, con un marroquí que lleva dos años aquí y realmente habla castellano como un nativo 😳 y con otra española. Ésta me contó las experiencias de una amiga suya a la que le resultaba difícil encontrar un piso en Berlín. Dijo que por su apellido extranjero tuvo muchos problemas en encontrar un alojamiento. Me chocó mucho. Aunque sé que en todos lados la gente vive el racismo, yo por mi parte estaba algo conmocionada porque todos los alemanes que conocí suelen ser gente muy abierta. En este contexto también me contó el marroquí de sus experiencias como extranjero aquí y solo en este momento aprendí que ni lleva más de dos años en España.  

Mientras tanto Xenia hacía una excursión, esta vez con un participante del grupo de conversación con él que Xenia se llevó bien el jueves. No lleva ni quince días aquí y ya ha hecho amigos. 😂

Le llevó en coche para visitar unos lugares chulos.  

Por fin: Tapas y Estudios Africanos

Sobre las diez quedamos dónde está el árbol de la sidra cerca de dónde tuvimos la intervención en la calle. Junto con Jenni fuimos a un bar a dónde solía ir con las voluntarias el año pasado para que por fin Xenia pudiera comer tapas aquí.

Durante esta cena Xenia y yo tuvimos una pequeña discusión sobre la utilidad de carreras universitarias específicas como Estudios Africanos, que sólo afectan a un grupo marginado o si no fuera mejor tener carreras más generalizadas. Creo que Jenni estaba preocupada por nosotras porque le parecíamos muy serias en nuestra discusión que para nosotras fue nada más que un debate normal. Tengo que decir que este tipo de discusión realmente me faltó un poco en los últimos meses. De verdad, creo que esto tiene que ver con la actitud de los alemanes. Por ejemplo me acuerdo de que en la escuela solíamos debatir en casi todas las asignaturas y es normal tener debates entre amigos, pero este tipo de conversaciones no las he tenido aquí.

Aún al día siguiente Xenia y yo hablamos un poco de eso y constatamos que simplemente tenemos dos puntos de vista diferentes en cuanto a la utilidad de diferentes carreras.

Mientras que ella no ve mucho beneficio en carreras específicas, a mi me parece importante tener también a gente que se dirija a sectores como Estudios Africanos, por ejemplo.

Tampoco me parece mal que las universidades impartan determinados cursos de forma diferente y se centren en ciertas áreas y otras universidades en otras. En este punto mi amiga piensa que algunas empresas tienen el problema de tener que informarse sobre las carreras de los candidatos para entender lo que han estudiado y cuáles son las diferencias de los candidatos por sus carreras, es decir que es más complicado con diferentes asignaturas que al final son muy similares. Así que según Xenia sería mejor combinar algunas asignaturas en la universidad para facilitar la elección de candidatos en el mundo laboral. Mientras tanto me parece bien que las asignaturas más específicas y creo que aún a algunas empresas les puede ayudar a elegir el candidato adecuado según lo que deseen encontrar en éste.

Podría continuar pero así escribiría otro ensayo sobre este tema. Estos han sido los dos puntos claves.

Después de asegurarle a Jenni que todo estaba bien entre nosotras y simplemente discutimos de forma normal, Jenni nos llevó a casa en coche.  

Canoa

Nos caímos en la cama para levantarnos unas horas después y fuimos con los de ESN para hacer canoa en el río de Sella. Fue un día muy agradable y un buen fin para la estancia de Xenia. Hicimos un descanso en la orilla y fue muy gracioso cuando un chico intentó ayudarnos a salir del agua sacando el kayak en el que estábamos sentadas y diciendo: Uy, hay mucha agua en este kayak. Y... mucha crema solar jaja. Nos sentimos como si representáramos el estereotipo alemán.😂 El chico también nos dijo que había unas piedras desde las que se podía saltar al agua. Gracias a Xenia, me atreví a saltar pero resultó que el salto en sí no era lo peor, sino el frío. El agua estaba fría como el infierno.🥶

  

Ya al llegar a casa notamos como nos sentimos muy cansadas. Xenia se fue a la cama y yo di un paseo largo a la playa escuchando música en mis cascos. Fue cuando me di cuenta de que echaré de menos los paseos a la playa durante la noche. Es el tiempo cuando casi estás solo allí, salvo algunas parejas muy monas jeje.

La despedida

Al día siguiente tuve que despedirme de Xenia, lo que fue una pena porque me había acostumbrado a vivir con ella y había disfrutado mucho de su compañía. Sólo después de la despedida me di cuenta de lo cansada que estaba. No hice mucho ese día. Fui a casa, comí, vi algunos vídeos en YouTube y aún fui a dormir a las ocho de la tarde porque no me encontraba muy bien, ¿quizá por el sol del sábado?  

  

<< volver

Te interesa

La Ola española: semana 22 ☀️

¡Hola de Ola!

¿Eres un@ voluntari@ en Gijón y cantas? Tengo una proposición para ti...

Aquí sólo llueve-Lilli Martin Dominguez desde Gijón

Ahora mismo llueve en Gijón y estoy harta de tanta lluvia. Necesito que vuelva a hacer buen tiempo. Cuando llueve tanto, simplemente no tengo motivación para salir de casa...

Una semana más en mi vida-Lilli Martin Dominguez desde Gijón

El sábado fui a Lastres con unos amigos. Había estado allí hace 5 años con mis padres y mi hermana. Es un pueblo precioso al lado del mar...