USUARIOS
 MENU
europa

Europa

10 000 fotos, 10 000 recuerdos y probablemente 10 000 euros más pobre - Claudia Hahn desde España

La llegada

Marine y yo fuimos al sur de España. Creo que soy pobre ahora porque supongo que también gasté 10 000 euros para comida y entradas, si no es más. Pero los recuerdos merecieron la pena.

Marine y yo tuvimos nuestra formación intermedia cerca de Málaga. Para esto tuvimos que levantarnos a las 4 de la mañana (!😩) y junto con las voluntarias de Avilés tomamos el avión para ir de Asturias a Andalucía. Pasamos el día juntas y pronto me fije de la diferencia de calor que hay entre ambas regiones. Con nuestras mochilas anduvimos la ciudad y descubrimos qué bonita es Málaga.

  

  

Resultó que también tenía su ventaja despertarse tan temprano porque tuvimos todo el día para tomar un desayuno juntas, ir a la playa e ir al Alcazar de Málaga, entre otras cosas.

 

Para mí fue una gran oportunidad para sacar fotos, muuuuchas fotos. Tengo mucha ilusión de verlas en mi ordenador esta tarde porque ayer no tuve el tiempo para transferirlas. Había dejado mi ordenador en casa para el viaje. A las seis de la tarde fuimos, junto con los otros voluntarios, en autobús a Mollina dónde iba a tener lugar nuestra formación intermedia. Después de estar en la carretera todo el día, estaba muy cansada y me alegré mucho de poder dormir finalmente.

Cómo aprendí turco en el sur de España

Resultó que iba a compartir mi cuarto con Derya, una voluntaria de Turquía con la que tenía que comunicarme con las manos y los pies. No era fácil y tengo que admitir que al principio estaba un poco decepcionada porque había esperado que podría hacer amistades con otr@ frances@/español@/italian@/... . Pronto comprendí que tampoco mis conocimientos del inglés me servían mucho para hablar con mi compañera de habitación porque ella hablaba muy poco inglés. Así que mi mejor amigo fue el traductor. Por lo menos aprendí unas palabras en turco, aunque lo único que recuerdo ahora es: "Merhaba, ben Claudia" y "evet" lo que significa: "Hola, me llamo Claudia" y "sí." Para ella fue muy divertido porque en algún punto le respondí "Evet, evet" aunque no había entendido ni papas de lo que acababa de decir en turco. También intenté leer en voz alta las frases traducidas al turco pero parece que mi pronunciación es muy mala lo que pude leer a través de su ceja levantada. Y de verdad, cuando oí cómo mi traductor lo leyó en voz alta, fue diferente. Simplemente saltó unas letras. Qué injusto...   

  

Rápido como un rayo

La formación intermedia pasó muy rápido. Los entrenadores hicieron todo lo que pudieron y si preguntaras a mí, podría haber continuado más. Como tuvimos muy poco tiempo, fue muy intenso ya que tuvimos mucho programa. Hicimos muchas cosas y menos mal que nos obligaron a ser activos y a participar. Nuestro grupo era muy guay. Durante estos pocos días eramos como una familia.

Hubo mucha energía positiva. Tan importante como hablar con gente distinta de ti, es rodearte con gente que comparte similitudes contigo, que tiene las mismas actitudes que tú o que vivió lo mismo que tú y que se reencuentra en la misma posición que tú. Creo que es por eso que lo pasé genial esos días. Para mí fue la mezcla perfecta entre trabajar con un grupo de personas similares como yo, dejar que me inspiren las historias de los demás, escuchar de sus proyectos increíbles, hablar varios idiomas y también para reflexionar lo que me dio la oportunidad para sacrificar un poco de tiempo a mi misma.

 

 
De verdad, después de esta semana en la que recibí mucha inspiración y energía positiva de los demás, me sentí tan motivada... fue increíble. Por eso quiero decir gracias a los entrenadores, a los participantes y a la Unión Europea que hace toda esta experiencia posible con el CES.

 

Sólo desearía haber tenido más tiempo.

 

Cada uno hace lo que pueda.

Fue muy poco tiempo para hacer amistades nuevas pero estuvo bien pasar más tiempo con las otras voluntarias de Asturias. También hablé mucho con otros franceses lo que me mostró cómo me gusta el idioma y que me faltó un poco. En general conocer a los demás fue un placer enorme. Para mí fue también muy interesante conocer las aficiones y los talentos de los demás: Comediantes, actores, bailadores, artistas - tuvimos de todo. Por ejemplo vi los dibujos de una francesa, que tiene un gran talento para dibujar. Sólo ayer vi las publicaciones de alguien quién le gusta sacar fotos también y estaba muy impresionada. También noté que una alemana con la que hablé, ha configurado el idioma de su móvil en español. Todavía le cuesta hablar español pero dijo que lo hizo para mejorar su español. No sé, de alguna manera esto se ha quedado en mi mente.

Me acordé de esto al escuchar un podcast en el que la persona dijo: Para realmente comparar algo, necesitas el contexto. Tan simple como es, es verdad.

Durante esta semana, aprendí mucho.

Ya sea dibujar, aprender el baile turco, nuevas expresiones francesas o que ni siquiera los otros alemanes no conocen "Spundekäs" (una salsa que se suele comer juntos con Bretzel, aparentemente típico de mi región)  o que para algunos les suena muy raro cuando hablo de "Tischkicker" mientras que para ellos siempre ha sido "Kicker." Así que se puede decir que aprendí mucho sobre mi propio país, sobre mi misma y sobre todo sobre los demás.

Cuando me di cuenta, la semana ya había terminado.  

 

10 000 fotos y 20 000 pasos

Por eso estaba muy feliz cuando otros voluntarios dijeron que también habían planeado pasar más días en Andalucía. Nuestro primer destino fue volver a Málaga. Allí jugamos al "Uno", comimos y salimos juntos.

 

 A notar: La pizza napolitana es la mejor pizza y se come con las manos. Claro, quién comería pizza con cuchillo y tenedor, ejem...

 

 

 
Comimos en "La casa de Lola", una recomendación de Paloma, gracias!

 

 

También estuvo Picasso.
Por supuesto, no podía dejar pasar la oportunidad de tomarme un selfie con el famoso artista: 

 

 
(Claudia apenas puede creer su suerte y está demasiado sobrecogida, como puede verse en la foto.)

 

Creo que hice 20 000 pasos al día, a veces aún más. Al menos ahora puedo decir que he visto Andalucía. Ah, no, eso no es cierto en absoluto. En algún momento mi padre me mandó una foto mía de bebé y por lo visto Málaga fue el primer destino de mi vida. También fuimos a más ciudades, de hecho debería conocer bien Andalucía después de ese viaje. 

 

De hecho, quería recrear la foto en el mismo lugar: Yo casi veinte años después pero desafortunadamente no encontré el sitio.

Estuve en varias vistas bellísimas pero creo que la más impresionante fue la de la puesta del sol de Granada. Fue como una pintura pero en la vida real.

 
 

 

Lo siento por mis compañeros de viaje que siempre se tenían que asegurar de que no me perdieran. Como ya he dicho, hice muchas fotos y por eso siempre estaba un poco detrás de los demás. Y: Cuando hablo de 10 000 fotos, esto no es mentira. El problema es que saqué tantas fotos que tuve que borrar las primeras porque no tenía más espacio en mi tarjeta SD. En mi defensa: En esta tarjeta todavía tengo fotos de mi Interrail...

  

Quizás no fue tan malo porque así fue obligada de evaluar las fotos ya, tal vez así ahorré un poco de trabajo para luego, jaja.

Valentina, una italiana, me ha dicho que la puesta del sol en Granada es uno de sus lugares favoritos en todo el mundo porque es muy impresionante. Esperamos hasta que se puso el sol pero tuvimos mala suerte. El cielo no se tiñó como queríamos pero bueno, no me quejo. Disfruté mucho del momento.

Tan pequeño que es el mundo, coincidió que vimos a otras voluntarias durante nuestro viaje sin haberlo planeado.  

¿Málaga? ¿Granada? ¿Málaga? ¿O más bien Sevilla?

Después de Granada fuimos a Córdoba, dónde estuvimos muy poco tiempo. En el futuro siempre planearé por lo menos dos o tres noches para cada lugar. No vimos mucho de Córdoba, aunque lo que vimos también fue muy bonito. Digamos que ahora quiero volver a Andalucía, quizás a la vuelta a Alemania? Quién sabe. Si no fuese por el calor insoportable del que habla la gente, probablemente me quedaría con Sevilla. Allí tuvimos dos noches en un hostal muy guay, al que me gustaría volver por si voy otra vez a Sevilla. Allí fue dónde conocí a una alemana - y agárrate fuerte - ¡que no sólo también hizo su bachillerato el año pasado como yo si no es también de mi ciudad! ¡Esta es la TERCERA vez que me ha pasado esto!

No lo sé, pero esto se está volviendo demasiado aterrador para mí...

En general puedo decir que tuve muchas conversaciones interesantes en este hostal. Una vez fuimos a un bar dónde jugué al futbolín con un Surcoreano. Después del partido - que desafortunadamente perdimos - hablamos (a través del traductor porque también su inglés fue muy básico). Me contó que estaba de viaje por España antes de ser alistado en el ejército. No quiere pero no tiene otra opción. Serán los dos próximos años.

Me dolió tanto saber que tiene que ir y al mismo tiempo ver que no quiere. Para él su estancia en España es disfrutar de la vida antes de que empiece ese periodo de tiempo.

Me dolió porque no puedo hacer nada por él.

Le hice algunas preguntas sobre su país, sus experiencias aquí, si ya ha tenido choques culturales y lo que tengo que saber sobre Corea del Sur porque yo no sé casi nada sobre el país. Respondió que la gente en Asia es muy amable pero aquí la gente es más libre y otras cosas más. Sólo asentí con la cabeza e hice más preguntas.

Cuando me habló de su choque cultural, tuve que reír un poco porque creo que esto es sobre todo español: Dijo que la primera vez que estuvo en un restaurante, tuvo que esperar mucho y no sé, esto también me pasa mucho más en España que en Alemania. La gente aquí tiene una actitud más relajada, algo que todos los voluntarios no españoles comentaron, jaja.

Me gustaría llevarme algo de eso a Alemania.  

 

  

 

  

<< volver

Te interesa

Una semana más en mi vida-Lilli Martin Dominguez desde Gijón

El sábado fui a Lastres con unos amigos. Había estado allí hace 5 años con mis padres y mi hermana. Es un pueblo precioso al lado del mar...

La Ola española: semana 21 ☀️

¡Hola de Ola!

¿Has oído sobre "Operación triunfo"? Si no, por supuesto que vas a oír sobre esto muy pronto...

Mucho carnaval-Lilli Martin Dominguez desde Gijón

Esta semana he hecho bastante, pero también porque era carnaval.

En Alemania, el carnaval empezaba el jueves y terminaba el martes, pero aquí en Gijón es un poco diferente...