USUARIOS
 MENU
europa

Europa

Un plátano aplastado pero feliz - Claudia Hahn desde España

Tres meses ya. Las dos semanas en Alemania se fueron tan rápidas...

Fue muy bonito volver a Alemania y ver a todos mis amigos. De hecho, y esto fue muy raro, al leer las primeras señales de tráfico en alemán me sentí muy rara. Fue un poco como si las leyera ahora con ojos extranjeros: Es verdad que las palabras son mááás largas en alemán y sonreí al ver la lógica detrás de las palabras "Buchhandlung" - lugar dónde se comercia con libros o simplemente "librería". Fue un sentimiento raro pero interesante. Al llegar a casa no me sentí muy extraña tal y como me había sentido después de mi Interrail cuando había viajado por Europa durante cinco semanas. No sé por qué. ¿Cómo es viajar en autobús desde España a Alemania durante 27 horas? Pues compararía el sentimiento con el estado de ánimo de un plátano en una mochila después de tal tiempo.

Sin embargo puedo decir que se mereció mucho la pena ir a casa, volver a ver a todos. También mis padres se alegraron mucho de verme y me dio un vuelco el corazón al estar en Mainz otra vez. Aunque este no fuera el final de la historia, jeje, porque todavía quería sorprender a mis amigas al día siguiente. Primero me encontré con mi amiga americana, Grace, que no había visto desde hace tres años.

  
Estaba tan contenta de volver a verla que casi me dolió tener que despedirme tan rápido. Tomamos el desayuno juntas (para mí pancakes, para ella un Schnitzel alemán, qué más para un desayuno?? xD). También pasamos por el mercado navideño de Mainz, para mí la primera vez este año. De todos modos, para mí esta amistad es un ejemplo de las posibilidades que hay hoy porque sin internet y todo, no sería posible este encuentro. En general, he hecho muchas amistades nuevas este año. Aprecio mucho conocer a tanta gente en todo el mundo pero a veces también me hace sentir un poco triste, que nunca va a ser posible tener a todos en un lugar y tengo que tratar verlos algunas veces. Al mismo tiempo es otra razón para disfrutar de los encuentros aún más.


En cualquier caso sabía que no iba a tener mucho tiempo en Alemania y ahora puedo decir que disfruté el máximo posible de mi visita.
Empezamos con la sorpresa. El mismo día del encuentro con Grace también iba a sorprender a mi grupo de amigas. Todo fue planeado: Tenía a mi cómplice (Hannah) y nos íbamos a encontrar en el mercado navideño por la tarde. Hasta aquí todo bien. Pero digamos que "se complicó".
Una tras otra anularon la reunión, wow... xD En resumidas cuentas Hannah llegó a ... forzar a todas de ir a la casa de una amiga, que de hecho estaba enferma, pero al final la sorpresa fue un éxito, por lo menos en el sentido de que de verdad no lo habían esperado. Aún me parece importante abordar también los inconvenientes de la idea de una llegada sorprende, en caso de que alguien esté leyendo esta entrada del blog y quiera sorprender también a sus amigos.
Sorprender a todos es maravilloso, realmente, pero también puede causar problemas para algunos que habían planeado otra cosa. Una amiga mía por ejemplo tenía un examen al día siguiente (del que se había enterado sólo ese día...) y ya estaba en un mal estado. Después de esta información y después de ser secuestrado por su novio sin explicación (la había ofertado llevarla a casa en coche y claro, la llevó a la casa de mi amiga). Ayyy, pobre, observamos desde la ventana cómo regañó con él... Al final no pudo alegrarse mucho por mi llegada en aquel momento. Luego se disculpó por su reacción y yo no lo tomé de forma personal porque la entiendo pero diría que es algo que me parece importante mencionar. Qué chulo es sorprender a los demás, qué a veces también es mejor preparar a la gente para asegurarse de que les conviene aparecer ante su puerta. Sin embargo pasamos una tarde genial, hablando durante horas y con mucho entusiasmo.

Asimismo pasé las dos semanas siguientes.


Ahora, de vuelta en España, ya me faltan los cafés de Mainz pero también estoy dispuesta a encontrar mis lugares favoritos aquí en Gijón. Ir a Gijón fue también un poco como volver a casa. Llegué el 30 de diciembre en estado de plátano aplastado otra vez pero muy feliz (con un ojo triste quizás) pero feliz. Al día siguiente, celebramos juntas Marine y yo con Manon (la voluntaria pasada) y sus amigas. Salimos al bar "pura vida" y como me encanta bailar y las chicas son muy majas, lo pasé genial. (Ignoremos el hecho de que sólo me di cuenta al entrar de que me había olvidado la entrada en casa, por lo que la entrada se retrasó una hora y media yendo y viniendo para mí.)

¡Qué inicio de 2023!

      
Acabar el año con vistas al mar y empezar el nuevo año con churros después de la fiesta ⤴️

<< volver

Te interesa

Sonrisas y Lágrimas - Elisabeth Pérez desde Republica Checa

¡Hola a todxs! Me llamo Elisabeth, tengo 29 años y hace 5 meses dejé mis dos trabajos en España para mudarme a la República Checa como voluntaria europea...

Mi aventura como voluntaria - Miriam Pulido desde la República Checa

¡Hola! Mi nombre es Miriam y llevo siendo voluntaria en otro país 4 meses. En esta entrada os contaré un poco de todo, intentando centrarme en las cosas que más os pueden interesar si estáis pensando en realizar un voluntariado pronto.

A veces me asusta el azar... - Claudia Hahn desde España

Pregunta capciosa: ¿Qué tienen los Alamarcianos, los calvos, las estrellas y los ajopuerros en común?