USUARIOS
 MENU
europa

Europa

Preparándome para mi último mes - Alejandra Soria desde Francia

Este mes no hubo muchas novedades. Como mi voluntariado está llegando a su fin me he centrado en terminar todos los proyectos que tenía que hacer este año, dejándolo todo listo para la próxima persona voluntaria que coja mi puesto.

Como la época grande de bodas y eventos ya terminó, llegó la hora de desmontar la marquesina que colocamos en abril. Es interesante ver cómo todo va cambiando conforme van pasando los meses. En esta época hace mucho más frío, las hojas de los árboles cambian de color y las flores se marchitan y caen, haciendo que los paisajes cambien. Los colores de los atardeceres, que aquí siempre son preciosos, son aún más intensos. También empieza a llover de forma constante, lo cual es de agradecer porque, como vengo contando desde el verano, tenemos problemas por la falta de agua. Pero, sin duda, en lo que más noto esos cambios es en el hecho de que ahora hay menos gente viviendo aquí. Durante los meses más cálidos siempre hay voluntarios que vienen a echar una mano. Sin embargo, ahora solo estamos las 2 voluntarias y 7 personas del equipo permanente viviendo aquí. 

El 12 de noviembre marchó Clément, un chico que llegó en abril para hacer algo que se llama "servicio cívico", que es una especie de voluntariado que pueden hacer los franceses menores de 25 en una asociación o empresa y reciben una ayuda económica. Le hicimos una pequeña fiesta de despedida. Fue duro decir adiós después de tantos meses, en especial para Elena, él y para mí, que siempre estábamos juntos. Incluso cayó alguna lagrimilla al despedirnos. Eso sí, no podía irse sin que le enseñara a jugar al duro con un clásico calimocho. He de decir que a ningún francés le hizo gracia verme mezclar su preciado vino con coca cola, y pocos lo probaron, pero bueno, ya me lo esperaba, ¡jajajaja!

Al marchar él, llegó Marie para cubrir su puesto. Se va a quedar aquí 8 meses para hacer su servicio cívico. No lleva mucho tiempo aquí, pero he de decir que es muy maja. Otros que se fueron son Sarah y Chris, una pareja que vivía y trabajaba con nosotros en el centro. A él le salió un buen trabajo en Mentón, una pequeña ciudad que está en el límite con Italia. Nos invitaron a cenar a su casa y visitamos la ciudad. Elena y yo estamos pensando en hacerles un regalo para felicitarlos por esta nueva etapa en su vida. Mentón es precioso, como todos los lugares que he visitado aquí, y puedes ver claramente las influencias italianas en cada rincón.

 

 

A finales de noviembre todos empezaron a ponerse malos. Parecía una especie de gripe y todos decían que era por los cambios de temperatura, pero no, ¡era COVID! Y sí, lo pillé otra vez. En fin, esta vez se pasó más rápido que la primera y con síntomas menos graves.

 También estoy pensando en qué hacer para navidades y año nuevo porque no voy a volver a España en estas fechas. Es muy caro ir, solo para volver a Francia 4 días en enero y marchar de nuevo. Tengo varias ideas en mente, pero nada concreto. Será la primera vez que no lo pase con mi familia, lo cual puede parecer triste, pero en realidad estoy emocionada por explorar otras ciudades durante mi época favorita del año. Me gustaría ir a un sitio en el que haya mercadillos de navidad, eventos, decoraciones con luces, árboles de navidad, y tal vez hasta nieve. La típica estampa navideña. El próximo mes, mi ultimo aquí, os contaré qué decidí. 

<< volver

Te interesa

Una semana más en mi vida-Lilli Martin Dominguez desde Gijón

El sábado fui a Lastres con unos amigos. Había estado allí hace 5 años con mis padres y mi hermana. Es un pueblo precioso al lado del mar...

La Ola española: semana 21 ☀️

¡Hola de Ola!

¿Has oído sobre "Operación triunfo"? Si no, por supuesto que vas a oír sobre esto muy pronto...

Mucho carnaval-Lilli Martin Dominguez desde Gijón

Esta semana he hecho bastante, pero también porque era carnaval.

En Alemania, el carnaval empezaba el jueves y terminaba el martes, pero aquí en Gijón es un poco diferente...