USUARIOS
 MENU
europa

Europa

La aventura continua - Lidia Conejo desde Alemania

¡Hallo, Leute! No, no me secuestraron. Llevo sin escribir desde octubre porque no he parado de hacer cosas, tuvo que llegar el COVID para que encontrara el momento de sentarme delante del ordenador y actualizaros.

Si leísteis mi anterior entrada, contaba que no todo era bueno. Esta vez vengo a contaros que la situación ha cambiado. No todo es bueno, pero casi.

En octubre tuve el seminario de acogida de los voluntarios de nuestra región. Fue un fin se semana en el que pude conocer a los otros voluntarios con los que convivo en el día a día. En este seminario pudimos descubrir más de la cultura alemana, de nuestra organización de acogida y de las diferentes oportunidades de voluntariado que existen en Alemania.

Terminamos el primer seminario y con apenas unas horas de descanso pusimos rumbo a Oldemburgo, en el noroeste de Alemania, donde se celebraba nuestro seminario nacional de bienvenida. Había escuchado muchas cosas sobre los seminarios nacionales antes de ir y tuve la oportunidad de comprobar por mi misma lo que era. Fueron siete días en los que tuvimos tiempo para todo. Nos hablaron de nuestros derechos y obligaciones como voluntarios, nos dieron herramientas para poder solucionar los potenciales problemas en nuestros proyectos/organizaciones y resolvieron todas nuestras dudas con respecto al programa. También hicimos varias dinámicas, grabamos un podcast sobre la igualdad de género e hicimos una excursión al mar. En el tiempo libre pude conocer mejor a los otros voluntarios de Fürstenwalde y al resto de voluntarios que venían de diferentes puntos de Alemania, tuvimos un grupo genial que convirtió el seminario en un punto de inflexión en mi voluntariado.

 

 

El nuevo aeropuerto de Berlín es enorme y en el operan varias aerolíneas low-cost, así que decidí aprovechar la oportunidad y celebrar mi cumpleaños haciendo lo que más me gusta, viajar. Esta vez escogí como destino Kiev, la capital de Ucrania. Allí me encontré con mi mejor amigo y durante el fin de semana exploramos la ciudad con toda nuestra ropa abrigo, probamos comida ucraniana y georgiana y también pude poner en práctica las cuatro palabras en ruso (las que no eran tacos) que mis compañeras de piso me enseñaron. El viaje fue una sorpresa para ambos y la ciudad un gran descubrimiento.

  

En diciembre tuve la oportunidad de conocer mejor mi proyecto durante las dos primeras semanas, ya os contaré en otro momento de qué va con más detalle. La última parte del mes viajé a Asturias, para celebrar Navidad con mi familia. Este año fue diferente, ya que vino un amigo de la India de visita y además de enseñarle Asturias (con sol) pude pasar unas navidades diferentes. Me gustaría seguir contándoos más cosas, pero creo que se haría un rollazo. Así que lo dejo para la siguiente entrada sobre Enero y Febrero. Nos vemos!

<< volver

Te interesa

Un poquito de marzo y abril- Nora Carrero desde Dinamarca

¡Hola! Vengo otra vez por aquí y tengo muchas cosas guays que contar :) A finales de marzo, Lilli, Sofia y yo nos fuimos una semana a Londres y nos coincidió un tiempazo increíble. Nos alojamos en un hostal en el centro y...

Los últimos días - Lena Lackmann de vuelta en Alemania

Holi a todos! Este es mi último blog:(((

LLego abril- Marina Fernández desde Alemania

El primer fin de semana aproveché para reunirme con algunas de mis amigas de España en Nápoles, donde una está haciendo el Erasmus. Aprovechamos para visitarla a ella y la ciudad, y la verdad es que me encantó, y de momento se ha convertido en una de mis ciudades favoritas a pesar de...