USUARIOS
 MENU
europa

Europa

Volviendo a mi vida de Erasmus - Manon Claire en España

Estos 10 últimos días fueron geniales. Volví a ver amigos, conocí a personas nuevas y descubrí lugares desconocidos.

A finales de enero, fui a Santander para visitar a unos amigos franceses que volvían a nuestro sitio de Erasmus durante el finde. Viajé en Blablacar el viernes, y la perrita de la otra pasajera se quedó pegada a mí las 2 horas de coche: era la más feliz del mundo, porque me encantan los perros y echo mucho de menos al mío. Cuando llegué en Santander, mi amiga Yarina, que había viajado desde Nantes, me esperaba: cuándo nos vimos, no podíamos creerlo. Estábamos reunidas en esa ciudad que fue la nuestra durante 5 meses, hace casi un año ya... No teníamos mucho tiempo porque tenía que marchar al día siguiente por la mañana, pero aprovechamos todo lo que pudimos. Con nuestra amiga española Raquel, fuimos a tomar algo y nos contamos todo lo que no habíamos podido contarnos antes, compensando el tiempo perdido. Fue una noche muy chula, y disfrutamos mucho de  esos momentos de reencuentros.

 

Al día siguiente fue un nuevo día de reencuentros, esa vez con mis amigos de la escuela de turismo, Lucas y Ana. Lucas había viajado desde Toulouse para volver a Santander el finde y visitar a sus amigos. Como estaba también estos días, ¡eso quedaba muy bien! Fue un día en plan "Ana y sus franceses", y la verdad que todos estábamos muy contentos de reunirnos. Comimos, paseamos por la ciudad, nos contamos nuestras cosas, sacamos fotos,... Siempre me hace mucha ilusión ver de nuevo a personas que formaron parte de esa experiencia inolvidable, y de ver lo que están haciendo ahora. Es como si estuviéramos conectados por esos cinco meses para toda la vida, y que de una manera u otra, siempre tendremos este sentimiento de compartir algo único.

  

   

El domingo por la mañana, paseé por la península de la Magdalena con mis amigas Raquel y Celia, y con dos amigos suyos.  El tiempo era tan bueno que no hacía falta llevar chaqueta. Nos sentamos un rato y jugamos a juegos de mesa: Rummy, Dooble, Virus,... Fue un momento muy guay y nos reímos mucho. Después, me despedí de Raquel y Celia y comí en un restaurante una última vez con Ana. Dimos una última vuelta a la ciudad, vimos una última vez a Luquis, y ya era el momento de regresar a Gijón. Ese finde me recargó energía para la siguiente semana.

  

Y energía... ¡Sí que la necesitaba! Hicimos mogollones de cosas nuevas con Lena: no tuve tiempo para pararme, y la verdad que me encantó tener una semana tan dinámica en el trabajo. Acompañamos a Paloma para dar unas charlas sobre la corresponsabilidad en el hogar en el instituto Rosario Acuña en Gijón. La actividad consistía en un juego para demostrar a los chavales la importancia de repartir las tareas domésticas entre todas las personas del hogar, no solo por cuestión de igualdad, sino también por cuestión de salud mental y física. Tuvimos grupos muy dinámicos, que se comprometieron en el juego al 100%, y me gustó mucho ver sus reacciones a medida que pasaba la hora. Vamos a continuar los talleres de corresponsabilidad allí dos semanas más, y ya tengo muchas ganas de ver lo que vamos a hacer después, porque me encanta estar al contacto de grupos de jóvenes así. También, hicimos videos para el Instagram del Conseyu, a fin de dar más visibilidad a las plazas de voluntariado propuestas por las entidades asociadas con el CMX en el extranjero. Nos eímos mucho, aunque me costó un poco hacer esos videos: estoy cómoda con el idioma, pero ser grabada y saber que tengo poco tiempo para comunicar muchas informaciones es un poco destabilizador. Pero la verdad que a mí me mola mucho hacer cosas así, y estoy segura de que voy a acostumbrarme y que iré mejorando.

 

Para terminar esa semana, decidí conocer a nuevas personas con la asociación Erasmus de Gijón. Sabía que existía la ESN, pero estaba segura de que todas las actividades tenían lugar en Oviedo, y que entonces no iba a conocer a nadie en Gijón... Pero, por casualidad, cuando volví de Santander en Blablacar, me encontré con un chico que conocía porque formaba parte de la ESN de Santander el año pasado. Lo gracioso es que también forma parte de la ESN de Oviedo/Gijón, así que me animó a involucrarme en las actividades. Por consiguiente, el viernes por la tarde, fui al jardín botánico con la asociación. Conocí a nuevas personas muy simpáticas, y decidimos ir a tomar algo juntos por la noche. Al final, no me quedé con ninguna de las personas que había conocido por la tarde, sino que quedé con otros Erasmus gracias a los grupos WhatsApp. Conocí a un grupo de franceses con el que me reí mucho, y me hizo mucha ilusión disfrutar de esa pequeña burbuja de Francia. Lo pasé genial, y seguro que vamos a repetirlo esta semana.

 

También, el domingo, caminé hasta la Camocha con Victor y Ana. Hacía tiempo que quería hacer esa ruta, ya que lo había escuchado varias veces estos últimos meses. Me gustó mucho esa senda, por su carácter más rural y cerca de la naturaleza. Tuvimos un tiempo precioso que nos permito aprovechar la mañana. Después, comimos juntos y jugamos algunas partidas de cartas: me sentía en un ambiente muy familiar, y tengo que admitir que tener ese sentimiento en el extranjero es algo de lo que me siento muy agradecida y afortunada.

   

Terminé mi semana paseando por Gijón al atardecer con mi amigo Carmelo de los talleres de conversación, y dos amigos que conocí el viernes. Ahora, estoy lista para empezar esta nueva semana, ¡y tengo muchas ganas de ver lo que vamos a hacer!

 

<< volver

Te interesa

Un poquito de marzo y abril- Nora Carrero desde Dinamarca

¡Hola! Vengo otra vez por aquí y tengo muchas cosas guays que contar :) A finales de marzo, Lilli, Sofia y yo nos fuimos una semana a Londres y nos coincidió un tiempazo increíble. Nos alojamos en un hostal en el centro y...

Los últimos días - Lena Lackmann de vuelta en Alemania

Holi a todos! Este es mi último blog:(((

LLego abril- Marina Fernández desde Alemania

El primer fin de semana aproveché para reunirme con algunas de mis amigas de España en Nápoles, donde una está haciendo el Erasmus. Aprovechamos para visitarla a ella y la ciudad, y la verdad es que me encantó, y de momento se ha convertido en una de mis ciudades favoritas a pesar de...