USUARIOS
 MENU
europa

Europa

No podía estar en mejor sitio - Jesús González desde Alemania

La verdad es que este mes de diciembre está dando para mucho. O mejor dicho, ha dado para mucho puesto que, otra vez, me retraso en el envío del artículo mensual sobre mi voluntariado aquí, en Alemania.

Pasar las navidades en Alemania es toda una experiencia. Los mercadillos de navidad, el vino caliente - ¡ay, el vino caliente! - y las repetitivas canciones de George Michael y Michael Bublé. Claro está que yo soy más de la recopilación de villancicos de Manolo Escobar, la zambomba y los pesebres. Pero oye, todo sea por la integración. Me adapto a esa sobriedad de los adventskranz y de las luces frías, que tampoco lo llevo tan mal -e incluso recomiendo para la sobrecargada de luces Oviedo-.

Foto 

Los mercadillos de navidad alemanes son diferentes a los que podemos ver en España o, al menos, en Oviedo. Todos siguen un mismo estilo de caseta navideña, de madera, serpenteando las calles y las plazas con olores a patata con mantequilla -y una buena salsa de ajo-, dulces centroeuropeos, bollos con queso, currywurst -afamadas salchichas con curry, una mezcla alemana y oriental, quien si no para hacer eso que este país- y vino caliente con especias, glühwein.

En definitiva, estas navidades fueron un poco distintas a las anteriores. Principalmente porque en las anteriores estaba tomando cervezas en el Manglar -prometo que casi no tengo videos- y en estas estuve en un pequeño pueblo de los Alpes austriacos, en Vorarlberg. La experiencia fue única, como no podía ser de otra forma. Bajar en trineo, celebrar el fin de año con fuegos artificiales, visitar el Lago Costanza, los pueblos alpinos... Bueno, casi nada.

 

¿Y el resto de diciembre? Pues no me puedo quejar. Lo cierto es que no podía estar en mejor sitio. Me siento cuidado y respetado en mi organización y eso lo aprecio de sobremanera. Tengo que reconocer que no he echado de menos casi España. A lo sumo en los últimos días de trabajo, cuando me dio por escuchar ‘'Emborracharme'' de Lori Meyers. Joder, no podía dejar de recordar alguna noche en la Radio, con mis amigos, brincando, sudando, bebiendo. "¿Habrá sitio en el Noise? ¿Y en la Luna". Vaya, que me he puesto así, con la tontería, algo triste. Una novedosa melancolía navideña. Nada que un vino caliente, la reconfortante compañía de mis compañeros de trabajo y la cercanía de mi pareja no pudiesen, rebajar. Sigue siendo más lo que gano que lo que pierdo.  

Foto 

<< volver

Te interesa

Una semana más en mi vida-Lilli Martin Dominguez desde Gijón

El sábado fui a Lastres con unos amigos. Había estado allí hace 5 años con mis padres y mi hermana. Es un pueblo precioso al lado del mar...

La Ola española: semana 21 ☀️

¡Hola de Ola!

¿Has oído sobre "Operación triunfo"? Si no, por supuesto que vas a oír sobre esto muy pronto...

Mucho carnaval-Lilli Martin Dominguez desde Gijón

Esta semana he hecho bastante, pero también porque era carnaval.

En Alemania, el carnaval empezaba el jueves y terminaba el martes, pero aquí en Gijón es un poco diferente...