USUARIOS
 MENU
europa

Europa

El primer pasito - Jesús González en Alemania

En cada viaje que hago suelo tener una o dos canciones que no paro de escuchar, que encajan con la experiencia que vivo, ya bien sea por la música, por la letra o porque lo que me transmiten, en una mezcla de las anteriores, suele reforzar esos sentimientos de extrañeza y asombro que suelen adornar los viajes que he hecho. Mas tarde, esas canciones se convierten en fuentes vivas de nostalgia.

Creo que mi primer mes viviendo en Alemania ha sido protagonizado por una canción en concreto la cual escuché tras unas semanas estando en Alemania. Tras una odisea buscando piso -es bastante complicado encontrar una habitación en Alemania- en la ya mítica y por suerte olvidada WG-gesucht, y una vez acomodado correspondientemente en un barrio multicultural -así es como se llama ahora a los barrios pobres y con una fuerte población migrante- en Dortmund, en mi móvil comenzó a sonar "Everybody Wants To Rule The World" de Tears For Fears.

Lo dicho, ya tengo una canción de la que sacaré toda mi nostalgia pensando en estas primeras semanas. En este ahora, vaya. Nostalgia en diferido. Luego hay otro tipo de nostalgia que es mas bien una nostalgia por un tiempo no vivido, como es la de la canción "Only Love Can Break Your Heart" de Saint Etienne. ¡Y hasta en la nostalgia hay clases! Yo que vengo de familia obrera la nostalgia de lo vivido es rica en lo sentimental y humilde en lo material. Bueno, que me voy enrollando y se me acumulan los post. Vayamos a lo simple.

Mi voluntariado en Alemania consiste en trabajar en migration_miteiander, organización que se ocupa de la integración y movilidad de personas migrantes en Europa. En la asociación existen diferentes proyectos que se ocupan de diferentes áreas: la movilidad sensu estricto, la viabilidad legal de la misma (donde yo, casi-abogado, estoy mas metido), su inserción laboral, actividades de integración social así como actividades de difusión de los valores de solidaridad e integración con otras organizaciones de Europa. Simple, ¿no?

La verdad es que en este primer mes la experiencia se ha situado muy por encima de mis expectativas. He de reconocer que mis compañeros y mis compañeras son puro amor -y no lo digo porque alguno o alguna que tenga habilidades básicas de español, también llamado Google Traslator, pueda leer esto- y he recibido empatía, consideración y respeto desde el primer día. Viendo lo que hay que ver muchas veces, se agradece encontrar lugares así, confortables, hogareños.

Foto

A respecto esto último, quería reseñar una pequeña anécdota de un encuentro que mantuvimos en Bonn, en el marco de una serie de formaciones que varias personas de diferentes organizaciones y países que organiza mi asociación. La encargada del taller nos pasó una hoja donde diferenciaba una zona de ‘'peligro'' y otra zona ‘'de confort'', caracterizando esta última como un ‘'lugar donde decido quedarme, donde no aprendo'' y la primera como el lugar al que debo acudir. Claro, uno que está cansado de escuchar la tralla neoliberal en la educación secundaria y universitaria, y como buen veterano del movimiento estudiantil, salté. Con educación y todo, sea dicho. Solo quería aprovechar este breve espacio para que, quien me esté leyendo, sepa que los discursos sobre ‘'la zona de confort'' y todas demás cosas son basura neoliberal que incide en la alienación y en el individualismo de mercado, donde nosotros ya no somos personas buscando un futuro cierto, seguro y reconfortable, si no seres en constante movimiento -de consumo- y marcas hechas a sí mismo. Yo que quieres que te diga de la ‘'incapacidad de aprender en la zona de confort'' si no hay nada que mas me guste que coger un libro y estudiar tranquilamente a la sombra del parque San Francisco. Ya saben, un marxista, un ortodoxo, un admirador, un esclavo, un amigo, un siervo.  

En el próximo post os (o les, yo es que en lo de escribir prosa soy nuevo y ya no sé cómo trataros) escribiré más sobre mi vida aquí, ya dentro de una cotidianeidad que deje atrás este caos que tengo por entradilla a mi aventura personal, la cual cuenta con el apoyo de mi pareja que, por suerte, tengo muy cerca. Ah, y los supermercados turcos son la leche. Ya os contaré.

Un saludo, Chus.  

<< volver

Te interesa

Mucho carnaval-Lilli Martin Dominguez desde Gijón

Esta semana he hecho bastante, pero también porque era carnaval.

En Alemania, el carnaval empezaba el jueves y terminaba el martes, pero aquí en Gijón es un poco diferente...

La Ola española: semana 20 ☀️

¡Hola de Ola!

He descubierto una "huella polaca" en España muy rara. Polònia & Crackòvia... Vamos a investigarlo 🤔
Por cierto, tuvimos el carnaval 🎉 ¿Sabes qué pasa con la sardina durante el carnaval? 

Otra semana en mi vida-Lilli Martin Dominguez desde Gijón

Cada semana, cuando escribo esta entrada en el blog, necesito diez minutos para recordar todo lo que ocurrió al principio de la semana. No pasó gran cosa, pero aun así siempre se me olvida todo...