USUARIOS
 MENU
europa

Europa

Diciembre-Clara Miguélez-SVE en Eslovaquia

La primera semana, Johanna y yo, fuimos a Bratislava a una especie de fiesta preparada para les voluntaries de Eslovaquia. Además, aprovechamos para pasar una mañana en Viena, recorriendo los mercadillos navideños.

foto 

Básicamente me pasé el mes de diciembre deseando que acabara, con unas ganas locas de volver a casa. La realidad es que el tiempo aquí pasa muy rápido así que pronto me encontré en el último día en el pueblo. Ese día (20 de diciembre) fue la primera gran nevada del año y recuerdo estar con algunes niñes jugando a tirarnos bolas de nieve. Es súper reconfortante sentir que tienes una conexión con elles y, la verdad, es lo que compensa las muchas cosas negativas. Viajé a Londres con mi novio y estuvimos allí hasta el 24, justo volvimos a casa para la cena de Nochebuena. Como consejo para futures voluntaries: no hagáis planes para antes de navidad. Nosotres planeamos este viaje en septiembre pero al final, a pesar de que nos prestó, hubiéramos preferido ir directamente a casa y aprovechar los días, que tampoco eran tantos.

foto

foto 

Nueve días tuvimos en casa. Y nada, muy bien, rápido. Y sin ganas de salir de allí. Alguna llorera cayó, la verdad. Pero bueno, aquí estamos otra vez. A ver qué nos depara el nuevo año. He hecho un vídeo de los dos primeros meses de EVS: www.youtube.com/watch?v=KJTLCV4IgEE

<< volver

Te interesa

Septiembre 2020 - Luzia Carrero desde Alemania

Nuestro objetivo de este mes era por fin visitar Praga. Ya teníamos todos los billetes y el alojamiento reservado y cosa de 5 días antes se decretó zona de riesgo, así que...

Mes de septiembre en los Países Bajos- Alexandra Vilana desde Holanda

Septiembre ha sido un mes de vuelta a la rutina en 's-Hertogenbosch: las escuelas han vuelto a la normalidad, las nuevas voluntarias han llegado y nosotras hemos retomado nuestros horarios aquí, tras haber pasado el agosto con la familia.

Julio, un punto y final (casi)-Isabel Langa desde Austria

Desde el momento en el que decidí quedarme un año más en Viena, las despedidas se volvieron surrealistas. Mi cerebro no terminaba de computar que volvía a España tan solo de vacaciones...

ENLACES