USUARIOS
 MENU
europa

Europa

Octubre-Eleina Reiriz - SVE en Eslovaquia

Ahojte! Parece mentira que ya haya pasado un mes más, y en retrospectiva ha sido bastante movidito.

¡Por fin tengo una rutina de trabajo! De lunes a jueves voy a la Facultad de Ciencias Naturales, donde soy algo así como la bibliotecaria del departamento de idiomas. Mi labor principal es supervisar el trabajo que los alumnos realizan en la biblioteca, llevando un registro de las horas que pasan allí, y a veces dirigiendo charlas o debates sobre los temas que tienen asignados. También ayudo a los profesores en las clases de Alemán y Comunicación oral (Inglés profesional).

 

           

                                                                                        Mis dominios: el antes y el después

El resto de mis horas las hago en una residencia de ancianos, a la que voy dos días por semana a ayudar con el desayuno, dos con la cena, y los viernes durante 8 horas a todo lo que sea necesario. La verdad es que es un trabajo un poco duro, no física sino mentalmente, ya que ni las enfermeras ni los clientes suelen hablar inglés y mi eslovaco (¿de momento?) no da como para comunicarse muy efectivamente... pero nuestro supervisor siempre hace hincapié en la diferencia que supone nuestra presencia en el ambiente y en la vida de los clientes, y a veces sí se ve que aprecian el cariño o nuestros intentos de organizar veladas temáticas (como una fiesta de los años 20 hace unas semanas).

                                                                        

                                                                                            Óscar y yo intentando bailar charleston delante de los pobres ancianos

Tener una jornada de trabajo "de verdad" hace que los días pasen más rápido; además, hace una semana fue el cambio de hora, lo que significa que aquí ahora mismo anochece... antes de las 16:30, lo cual para una española es bastante deprimente. Entre eso y el frío que se acerca (ya solemos estar por debajo de 10º), estoy un poco asustada por lo que el invierno me depare.

Intento aprovechar el tiempo todo lo posible y hacer al menos algo diferente cada semana, ya que esta ciudad tiene mucho que ofrecer. He tenido la suerte de encontrar a un grupo de gente que suele apuntarse a algún plan turístico (sobre todo los domingos, ¡quién me iba a decir que iban a ser mi día de socializar!). Repasando fotos, veo que realmente he hecho bastante este mes: ir a la Biela Noc (Noche Blanca), visitar el interior del castillo de Bratislava (pista: entrada gratis el primer domingo del mes), cantar en el coro de una iglesia, encontrar una tienda de productos españoles (y conseguir que el dueño me regale jamón), ir al Festival Internacional de Jazz (una pasada), a un recital de poesía en una librería, a una exposición de fotografía en el Antiguo Ayuntamiento... y todavía queda mucho en mi lista.

Además, un día hice de guía por la ciudad para un grupo de participantes del Training Course "All for INclusion". Fue un día sin trabajar, rodeada de gente internacional interesante, visitando organizaciones que trabajan en el campo de la inclusión y siendo invitada a cenar. ¿Qué más se puede pedir?

           

                                     Mi grupo de la visita guiada de All 4 INclusion

Por último, pero no menos importante: en la última semana tuvimos doble visita familiar. Estuvieron aquí a los padres de mis compañeras de piso alemanas (técnicamente solo una de ellas vive conmigo, pero como la otra es su hermana gemela pasa más tiempo aquí que en su casa y la consideramos como tal) y el novio de una de ellas, y un día nos fuimos con ellos de excursión a Hainburg an der Donau, un pueblo austriaco que está al otro lado del Danubio y al que se puede llegar con tan solo 20 minutos en bus (me encanta eso de poder ir a pasar unas horas en Austria como quien no quiere la cosa). Y además, también vinieron mis padres durante unos días, con lo que pude enseñarles todos mis rincones de la ciudad y algunos que yo sola no me puedo permitir, como el restaurante situado en lo alto del Most SNP (UFO), con unas vistas que realmente merecen más la pena que la comida de diseño.

 

 

     Hainburg an der Donau y comida típica austriaca // Con mis padres en el castillo // Las vistas desde lo alto del UFO


¡Veremos qué nos depara el próximo mes! Dovidenia!

 

<< volver

Te interesa

Septiembre 2020 - Luzia Carrero desde Alemania

Nuestro objetivo de este mes era por fin visitar Praga. Ya teníamos todos los billetes y el alojamiento reservado y cosa de 5 días antes se decretó zona de riesgo, así que...

Mes de septiembre en los Países Bajos- Alexandra Vilana desde Holanda

Septiembre ha sido un mes de vuelta a la rutina en 's-Hertogenbosch: las escuelas han vuelto a la normalidad, las nuevas voluntarias han llegado y nosotras hemos retomado nuestros horarios aquí, tras haber pasado el agosto con la familia.

Julio, un punto y final (casi)-Isabel Langa desde Austria

Desde el momento en el que decidí quedarme un año más en Viena, las despedidas se volvieron surrealistas. Mi cerebro no terminaba de computar que volvía a España tan solo de vacaciones...

ENLACES