USUARIOS
 MENU
europa

Europa

Perdida en el medio de la nada - Agne Dainauskaite - Prácticas Erasmus +

No sé por qué, pero esta vez mi estancia en Asturias está marcada por varios problemillas. Todo empezó ya en el avión, cuando el vuelo llegó con retraso y perdí el tren para Gijón... Luego problemas con el compañero de piso, con la compañía telefónica, preocupaciones del futuro, etc. Hace falta mencionar también que el cielo casi siempre está nublado, lo que impide aprovechar del verano al máximo. Esta vez os voy a contar otra "aventura" que me pasó la semana pasada.

 

Era un día soleado y caluroso, lo que no pasa muy a menudo, así que había que aprovecharse de ello: quedé con una amiga mía que la conocí hace un par de años, cuando estuve estudiando en Oviedo. No la había visto mucho tiempo, así que decidimos ir a Salinas, ya que el pueblo tiene una playa preciosa que me encanta. Lo pasamos muy bien, tomando el sol, bañándonos, paseando por el museo de las anclas. Sin embargo, cuando llegó el tiempo de regresar a casa, el tren para Gijón simplemente no vino. O sea, vino algún tren que no ponía a qué dirección iba, así que subí pensando que igual es el mío que llega con retraso. Claro, dentro vi que iba hacia Oviedo, así que bajé en la siguiente parada, Raíces, que está en el medio de la nada. Me di cuenta que mi tren ya no iba a venir, y el siguiente solo era en dos horas, a las 10 de la noche. Y tampoco sabía si podía fiarme de los horarios... Se estaba oscureciendo, nadie a quien llamé contestó, mi móvil se estaba muriendo, se fue el internet, así que me asusté bastante. No había nadie alrededor, pero al final vino una señora, le conté qué me había pasado y me dijo que aquí problemas con trenes es algo diario. Me aconsejó ir en bus, así que bajé para buscar una parada de bus preguntando a todo el mundo adónde ir. Al final cogí un bus hasta Avilés, de allí hasta Gijón, y a las 22:30 ya estaba en casa, cansada y estresada, pero orgullosa de que supe regresar sola. Aunque creo que sola no voy a ir a ningún sitio remoto nunca más.

 

A pesar de esta experiencia bastante desagradable, los otros días fueron tranquilos: fui a Avilés para pasear por la ciudad y encontré probablemente la cafetería más bonita que he visto, todo de color rosa y azul, con muchos adornos, una gran selección de repostería, chocolate y cafés, un paraíso... Se llama "Chocolatería La Serena". Seguro que voy a regresar para probar algo más y sacar más fotos del interior.

 

También espero que en los dos meses que me quedan el tiempo mejore y pueda descubrir sitios nuevos y aprovechar el sol. Cruzo los dedos.

Hasta la próxima,

Agne

<< volver

Te interesa

Mi voluntariado-Martino Ariel desde Polonia

Desde el momento inicial Kraków me pareció una ciudad fantástica, llena de oportunidades. El comienzo fue muy suave y... 

En un lugar de la República Checa...- Nerea Enríquez desde Rep. Checa

Dos meses y siete días han pasado desde que llegué a este lugar del mundo en el que el tiempo pasa volando sin darse una de cuenta. Dos meses y siete días que se sienten como el doble, incluso el triple...

Empieza mi experiencia de voluntariado-Andrea Barrientos desde Alemania

Me presento soy Andrea una joven peruana - canaria que desde hace muchos años quería hacer el voluntariado europeo, pero no encontraba cuando, hasta que llegó la pandemia y considere que era un buen momento para aprender un nuevo idioma y tener una experiencia en el extranjero...

ENLACES