USUARIOS
 MENU
europa

Europa

Madrid y Las Fallas en Valencia - Hauke Schneider - SVE en España

               

Una semana llena de acontecimientos ha pasado. Me marché a Madrid para encontrar allí a mi amiga alemana. Tras seis horas de bus y una parada en medio de la nada en Castilla y León llegué por fin a la capital. Encontré a mi amiga en la Plaza de España donde esperamos juntos a David, el americano al que conocimos durante nuestro último viaje a Barcelona y que nos había invitado a quedarnos con él en Madrid. Su piso está situado muy cerca del centro y tras conocer a todos los compañeros de piso nos instalamos en el salón en sus sofás. Como era la noche de St. Patrick's Day salimos a un bar irlandés donde tomamos Guinness y comimos un perrito caliente "Chicago", lo que le hizo mucha gracia a David, quien es de Chicago y nos dijo que no tenía nada que ver con el original.

El día siguiente dimos un largo paseo por todos los sitios turísticos de Madrid: El Palacio Real, la Plaza Mayor, Mercado de San Miguel, Sol... Aunque ya conocía todo eso, habiendo vivido un mes allí el año pasado, gozé de poder visitar otra vez mis lugares favoritos y enseñarlos a mi amiga. Comimos churros con chocolate y después, ya que hizo buen tiempo, un helado en el Parque del Retiro. Por la noche fuimos a un bar con otros amigos de David. Como queríamos ir de fiesta decidimos ir a Kapital, la discoteca más grande de Madrid. Lo pasamos genial y quedamos hasta la madrugada. Había bailarinas, un saxofonista y un violinista que se alternaron en el podio para entretener a la gente, además de mucho confeti y un cañón de aire horriblemente fuerte que te disparaba cuando menos lo esperabas. Debo admitir que estaba decepcionado porque en vez de las 7 plantas que promocionan en la publicidad solo había dos pistas de baile abiertas, ¡y eso por un precio muy caro!

                             

Con pocas horas de sueño cogimos el bus a Valencia, donde habíamos quedado con los voluntarios europeos que viven allí para visitar Las Fallas, el famoso festival donde queman grandes estatuas de madera. Fue guay ver otra vez a la gente de la formación a la llegada del diciembre pasado, ¡y también es muy útil tener un lugar para dormir en otras ciudades de España! Ellos y unos amigos españoles suyos nos enseñaron la cuidad y las fallas más bonitas y con mejores premios. Había un mogollón de gente y fue un verdadero reto no perderse. Teníamos que encontrar huecos para cruzar las calles que estaban cerradas por los numerosos desfiles de charangas y mujeres en vestidos tradicionales valencianos, evitando al mismo tiempo los niños que tiraban petardos. ¡Una locura!

   

En Alaquàs, el suburbio de Valencia donde viven los voluntarios, todo fue más pequeño, pero también había fallas y petardos por todos lados. ¡Incluso vimos cómo se cocina la paella en la calle en grandes sartenes encima de una hoguera! Por desgracia la paella solo fue para los falleros, pero aun así disfrutamos de comida riquísima que nos preparó nuestra amiga italiana en su casa.

   

La noche del domingo, cuando culminan Las Fallas y se queman las estatuas, quedamos otra vez con los americanos. Otra vez nos teníamos que abrir paso a través de la multitud de gente y esperar mucho. Empezaron con las estatuas pequeñas hasta que a medianoche también quemaron las grandes. Fue una experiencia impresionante, el humo negro que rellenaba el cielo, las chispas rojas bailando en el aire y las llamas ardientes que revelaron la estructura de madera bajo las estatuas como si fuera el esqueleto de un animal. Como podéis ver en la foto la cuidad entera parecía transformada en una escena de guerra.

Ahora estoy de vuelta en Gijón. Mi amiga me acompañó y va a quedarse unos días. Hay muchas cosas que enseñarle de Gijón y tenemos suerte que no llueve, así que ¡a por ello!

Hasta luego, Hauke

<< volver

Te interesa

Septiembre 2020 - Luzia Carrero desde Alemania

Nuestro objetivo de este mes era por fin visitar Praga. Ya teníamos todos los billetes y el alojamiento reservado y cosa de 5 días antes se decretó zona de riesgo, así que...

Mes de septiembre en los Países Bajos- Alexandra Vilana desde Holanda

Septiembre ha sido un mes de vuelta a la rutina en 's-Hertogenbosch: las escuelas han vuelto a la normalidad, las nuevas voluntarias han llegado y nosotras hemos retomado nuestros horarios aquí, tras haber pasado el agosto con la familia.

Julio, un punto y final (casi)-Isabel Langa desde Austria

Desde el momento en el que decidí quedarme un año más en Viena, las despedidas se volvieron surrealistas. Mi cerebro no terminaba de computar que volvía a España tan solo de vacaciones...

ENLACES