USUARIOS
 MENU
europa

Europa

Más alla de Budapest, Volumen 2 - Beatriz  Barbero- SVE en Hungría

Dicen que nunca es tarde si la dicha es buena. Y aquí estoy, después de unos meses, escribiendo de nuevo.

Pues bien, ya son casi seis meses de proyecto, todo sigue igual, con sus vaivenes, con sus más o menos, con sus, de vez en cuando, una de cal y quince de arena, y con sus cosas y momentos buenos.

Como llevo tiempo sin escribir -siento no hacerlo más a menudo, de verdad que a veces me cuesta encontrar el momento o estado adecuado para hacerlo, y otras veces no tengo tiempo- os empezaré a hablar desde unos meses atrás.

Regresar de España en navidad no fue tarea fácil. Sin embargo, tampoco fue difícil. Último mes de muchos de los voluntarios que nos acompañaban en la organización, entre ellos mis compañeras de piso, la  georgiana, Helene y Lela. Con muchas, y diferentes, actividades hicimos del mes de enero, un buen mes. 

 

                                                                  

Llegó el 31 de enero, y con ello, el fin de su proyecto, pero no sólo eso, también con nuestra mudanza, nuestro cambio de ciudad. Dejé Nyíregyháza para decir "HOLA" a Debrecen. No todo iba a ser malo.

 

Me instalé en Debrecen, diferente ciudad, casa, y diferentes compañeros. Acababa de llegar una nueva re-adaptación. Fue rápida, pero ni fue, ni es, ni será lo mismo que mi primera casa. Mis nuevos compañeros son dos trabajadores -no voluntarios- de la organización.

En cuanto a mi proyecto, seguiría siendo el mismo, y lo sigue siendo, después de alguna que otra discusión. Dependiendo de la semana y del día, tengo clases en los institutos de Nyíregyháza, o de Debrecen; entre las dos ciudades, suman un total de cinco institutos. ¡Impresionante la de gente interesada en aprender español! A mi actividad en los institutos, se suma un nuevo grupo de conversación de español en la oficina, no sólo con estudiantes de instituto sino también de universidad, profesores y trabajadores. También se suma alguna que otra actividad extra, presentaciones en su mayoría, bien y no tan bien organizadas.

Debrecen ha traído muy buenas cosas. Es la segunda ciudad más grande de Hungría -aunque nada tenga que ver con Budapest-. Nuevas cosas, nuevas actividades y lo más importante, nueva gente. He tenido la suerte de conocer a muchos otros voluntarios -aunque algunos de ellos ya han finalizado su corto SVE de dos meses-, y muchos otros "no voluntarios".

  

Para ir finalizando, os contaré que mi proyecto de conocer nuevas culturas y países continúa. En estos meses, he podido visitar un poquito de Eslovaquia, -Bratislava en concreto-, el sur de Polonia -Cracovia, Zakopane, y mejor aún, Auschwitz, con su triste historia-, y alguna ciudad y rincón escondido de Hungría.

 

Me voy despidiendo sin olvidar lo más importante, las visitas de aquellas personas que aún estando tan lejos, parece que están aquí. Por ellas, y por las que están a punto de llegar.

Un saludo, y como en Hungría se celebra mucho -tanto que hoy he estado pintando huevos-, feliz día de Pascua.

Bea.

PD: Nos volveremos a ver 

<< volver

Te interesa

Pensando en Vacaciones- Alejandra Soria desde Francia

Este mes escribo con retraso ya que hemos tenido problemas con el internet y además tuve COVID, pero eso os lo contaré en la próxima entrada. A principios de mayo fuimos a Saint Paul de Vence, una villa que esta como a media hora de donde vivimos. Es un sitio muy turístico lleno de galerías de arte, tiendas de souvenirs, bares, restaurantes y, como no pueden faltar, creperías y...

Deseando empezar una nueva aventura, ¿verdad?- Carlos Madariaga desde Italia

Primero de todo, darte la bienvenida a mi blog, y presentarme como es debido; Soy Carlos, un chico de Avilés de 26 años, y que hace ahora aproximadamente 4 meses decidí irme a otro país y embarcarme en el mundo del voluntariado, tras llegar a un punto muerto en mi vida en el que no sabía por dónde seguir.

En la recta final-Nora Carrero desde Dinamarca

¡¡Bueeenas!! Ya estamos en junio, a menos de un mes de acabar mi voluntariado y me da mucha pena... aunque también tengo muchas ganas de volver a casa y encontrarme con los míos :)