USUARIOS
 MENU
europa

Europa

A mi ya me ha tocado la lotería: SVE en PANEVEZYS - Laura Rodriguez - SVE en Lituania

¡Hola de nuevo!

Ya voy por mi segundo mes en Panevezys, aunque esta vez esté escribiendo desde Gijón.

Este último mes, ha sido bastante movidito pero significativo. De esos que no te dan tiempo ni siquiera a pensarlos pero que sin embargo, los sientes y los vives con cada pedacito de ti.

Este mes he podido vivir una de las experiencias mas importantes del SVE, que sin duda ha marcado un antes y un después en esta nueva oportunidad.

No tendría palabras para describir esos días en el Arrival Training. Fueron muchos días de reflexión, de pensar en tu proyecto, en la gente que tienes a tu alrededor, de lo que dejaste en tu país y de lo que puedes ganar quedandote.

Conocí gente maravillosa esos cuatro días y los siguientes, y ya se puede decir que la fase deconfusión ya es historia.

 

 

Después del arrival todo empezó como a "mejorar". Aunque más bien diría que empecé a verlo con otros ojos.

Terminamos de ver todas las clases, y por fin elegí una en la que quedarme y ayudar en lo que queda de año. Siempre se hace duro tener que elegir, pero ahora no puedo estar mas contenta con mi elección. Tengo la certeza de que esos niños pueden darme más lecciones de vida que yo a ellos, y que van a darme muy buenos momentos.

También tenemos proyectos en común con el resto del equipo del colegio.

Decidimos montar una especie de actividad de villancicos con los niños para felicitar las navidades al resto de alumnos y a las familias. Con los pequeños dos villancicos en lituano (ahí es cuando comprendí que el lituano es dificil, pero no imposible) y con los mayores, el típico "feliz navidad" y otra canción navideña en lituano. La pena es que no pude estar en el día de la actuación, y aunque el último mes he tenido cascabales y maracas resonando en mi cabeza, los ensayos me brindaron la oportunidad de conocer más a fondo a los niños y pasar grandes momentos junto a ellos, algún que otro lloro y quizás unas cuantas travesuras, pero lo que predominó sin duda, fueron las sonrisas. Y cuando uno de esos niños sonríe, se me abre el alma de par en par. 

 

Los viajes por supuesto continuan, y las fiestas, también  jaja.

Riga (Letonia) está solamente a dos horas de donde yo vivo y es una ciudad que merece la pena visitar. Me recordó a Cracovia (Polonia) por eso yo creo que también me gustó jaja.

También tuve la oportunindad de visitar Kaunas, de reecontrarme con gente del Arrival y conocer a otras muchas personas.

 

Siempre se hace dificilillo escribir acerca de todo esto, porque nunca tienes las palabras suficientes para describir o contar lo grande e increíble que resulta esta aventura. Pero se hace lo que se puede. Y ahora que estoy escribiendo desde mi ciudad, puedo decir (y seguro que algún voluntario más se sentirá así) que aquí todo sigue igual, pero yo me siento distinta. Feliz sobre todo. 

Hoy es el día de la lotería de Navidad. Y puedo decir con la cabeza bien alta y una sonrisa de oreja a oreja que a mi me ha tocado el premio gordo: Vivir este SVE aquí, en Lituania.

 

¡Feliz Navidad y próspero año nuevo! Nos vemos. 

<< volver

Te interesa

El invierno en una isla griega- Elena Vega desde Grecia

Hoy hace tres meses que llegué a Lefkada, una pequeña isla situada en el mar Jónico. No miento si os cuento que escogí Grecia, entre otras cosas, porque estaba buscando el sol. Los inviernos en Gijón, la ciudad que me acogió los ultimos cinco años de mi vida, no son fáciles. La oscuridad y la falta de luz estaban...

 

Enero 2021- Maria Dominguez desde Alemania

Este mes fue un poco complicado, estuve en contacto sin mascarilla con un caso positivo de coronavirus en la escuela donde hago el voluntariado, ya que no sé está permitido usar mascarilla en la clase de deporte por tratarse de niños especiales, lo que aumenta las posibilidades de contagio. Estuve dos semanas en cuarentena pero... 

El comienzo-Maria Dominguez desde Alemania

Mi voluntariado es en  el norte de elamania en una escuela para niños especiales, en edades entre 7 y 18 años. Los primeros días estaba un poco confundida a cerca de los trenes que debía tomar para poder ir a la escuela...

ENLACES