USUARIOS
 MENU
europa

Europa

Diario de una Asturiana en Finlandia- Olaya Bayón- Finlandia

"Hei!" Por fin logro sentarme y ponerme a escribir este blog y si os soy sincera no se ni por donde empezar... Escribo, borro, escribo, borro... Y así una y otra vez. ¿Qué tal si empiezo presentándome?, sí, realmente creo va a ser lo mejor.

Me llamo Olaya, tengo 23 años y vivo en Candás, un pueblecito marinero que está al norte de Asturias. Soy maestra de educación infantil y venir a Finlandia era un sueño que tenía desde que empecé mi primer año de carrera en la universidad ¡y por fin lo he logrado!

  

Estoy en Eskola, un diminutísimo pueblo de Finlandia, que se encuentra a 13 km de Kannus y 30 de Ylivieska. Al parecer y según me han contado, este pueblo tiene alrededor de 400 habitantes, aunque si os soy sincera nunca he llegado a ver a más de 30 personas juntas. Supongo que será porque es más extenso de lo que pienso y aún no me ha dado tiempo a explorarlo del todo bien.

      

Llegados a este punto, puede que os preguntéis como he llegado hasta aquí... Bien, estoy en Finlandia gracias al SVE, y una beca "Erasmus+", vi la oferta en internet y rápidamente me puse en contacto con el CMX, el cual me informó como eran y en qué consistían estos proyectos, y acto seguido no lo dudé un segundo, me puse manos a la obra a redactar mi "europass" y mi carta de motivación para enviar a esta organización Finlandesa y...  voilá, fui una de las seleccionadas.

Pero para llegar hasta aquí, casi tuve que hacerle la competencia a Willy Fog, autobuses, aviones, escalas y coche, pero una vez puse un pie en Eskola, el pueblo hizo que me olvidase de todo. El paisaje, los lagos, los bosques repletos de pinos... ¡Pura naturaleza!. Del mismo modo la gente del pueblo y del cole no pudo darnos mejor recibimiento. La frase "you are more than welcome in Eskola" fue trending topic durante los primeros días.

  

El colegio en el que me encuentro, es un centro privado creado por los padres y personas del pueblo, que eligen, crean y llevan a cabo su propia metodología. No todos los responsables de la educación de los niños son personal docente, si no que los propios padres, madres y familiares de los alumnos se encargan también de las clases. Es conocido por todos el increíble sistema educativo de Finlandia, pero sin lugar a dudas, creo que este centro es uno de lo más innovadores del país.

Pero no todo va a ser trabajo, por ahora no he conseguido moverme demasiado, es verdad que solo llevo aquí una semana, sin embargo todo tiene una pinta estupenda. Miles de destinos están rondando por mi cabeza, ¡espero que a lo largo de este año pueda tachar muchas ciudades del mapa!¡Fingers crossed!

 

Sin embargo, el primer fin de semana decidimos pasarlo en Ylivieska. Aprovechando que celebraban la "shopping night", nos fuimos de tiendas y la verdad... ¡fue todo un éxito! Conseguimos hacernos con pantalones y abrigos de precios inimaginables ¡por tan sólo 20€! Espero pueda encontrar esos precios en muchas más ocasiones.

Además, de paseo por el centro del pueblo nos encontramos con una orquesta, eso sí, nada que ver con España, no sólo porque bajaron el telón a media noche si no porque todo lo que tocaron no fueron más que éxitos finlandeses.

Sin más, me voy a ir despidiendo, esta aventura sólo acaba de empezar y pinta muy, pero que muy bien, así que ya os seguiré contando... Sólo os puedo adelantar una cosa, NEXT STOP: ¡OULU!.

<< volver

Te interesa

Septiembre 2020 - Luzia Carrero desde Alemania

Nuestro objetivo de este mes era por fin visitar Praga. Ya teníamos todos los billetes y el alojamiento reservado y cosa de 5 días antes se decretó zona de riesgo, así que...

Mes de septiembre en los Países Bajos- Alexandra Vilana desde Holanda

Septiembre ha sido un mes de vuelta a la rutina en 's-Hertogenbosch: las escuelas han vuelto a la normalidad, las nuevas voluntarias han llegado y nosotras hemos retomado nuestros horarios aquí, tras haber pasado el agosto con la familia.

Julio, un punto y final (casi)-Isabel Langa desde Austria

Desde el momento en el que decidí quedarme un año más en Viena, las despedidas se volvieron surrealistas. Mi cerebro no terminaba de computar que volvía a España tan solo de vacaciones...

ENLACES