USUARIOS
 MENU
europa

Toma un tinto de verano en Madrid – Theresa Schmid

28-5-2014

…entonces salí de mi pequeño Gijón y llegué en Madrid, la capital de España, una ciudad que tiene más de 3 millones habitantes. Ya sabía que no se puede ver toda la ciudad en sólo un fin de semana. Así que decidí que en Madrid sólo estaría para ver mis amigas y que iría a Toledo para el verdadero  turismo.

 

Sin embargo, también  en Madrid vi muchos sitios de interés pero sin estrés. El viernes cuando llegué mi amiga alemana me enseñó sus bares favoritos y el tinto de verano (que fue la bebida de mi viaje). El sábado paseamos por el centro: vi el Palacio Real, la Plaza Mayor, la Plaza de Sol, el Templo, el Mercado de San Miguel y mucho más. Fuimos a un café que se llama “Jardín Secreto” y todo parece como si fuera de un cuento infantil: hay peluches grandes, antigüedades y jaras para infusiones que levitan en el aire como en el cuento de Alicía en el país de maravillas. De verdad es un sitio maravilloso tanto como el café que te sirven allí.

Luego empezó el evento histórico ¡el Real Madrid contra el Atlético de Madrid en la final de la Champions League! Los finalistas no sólo vienen del mismo país sino también de la misma ciudad así que los madrileños se volvieron locos. Yo vi el partido tranquilamente con otros voluntarios que ya conocía de la primera formación, pero nadie era muy entusiasta del fútbol, el asado nos interesaba más. :D Luego fuimos a la Plaza de Cibeles donde los fans esperaban a sus héroes pero nosotras preferimos ir a un bar a bailar un poco.

El domingo Anna, la chica alemana, tenía que trabajar así que yo me fui con Voula (la griega) al Retiro donde nos esperaban sus amigos: Hicimos un picnic vegetariano, jugamos Voleibol y cantamos un poco porque vino un chico que tocaba la guitara. Como el Museo Reina Sofía queda cerca fui por allí pero no esperaba que existieran museos en España que cierren a las 19 horas. Así que sólo tuve tiempo para ver algunas obras de Picasso (como el Guernica), Miró y Dalí antes de que me echaron del museo. Después quedé con Anna y tomamos el último tinto de verano de mi estancia en Madrid. 

El lunes por la mañana fui a Toledo, allí también tuve muy poco tiempo, pero ya sé que me gusta muchísimo la ciudad. Pude ver la mayoría de los edificios importantes como la Puerta Principal, la Puerta de Alonso VI, la Iglesia San Tomé, la Catedral, el Monasterio de San Juan de los Reyes (que me encanta), la Iglesia San Idefonso (que tiene un mirador), la sinagoga Santa María la Blanca (que también me gusta mucho y las calles estrechas de la Judería. Salí del centro por el Puente de San Martín donde puedes ver el río y la ciudad. ¡Quiero volver a Toledo ya!

 

 Hice experiencias fenomenales con Blablacar puesto que tenía cuatro viajes planificados: A Madrid fui con un Heavy simpático con pelo largo, a Toledo con un ortopeda que nos dio consejos turísticos. Cuando tenía que volver a Madrid fui con una profesora que viaja por todo el mundo y en mi última etapa con cuatro asturianos locos. La conversación nuca paró. Recomendaría a todos viajar con Blablacar, es fácil barato y conoces a personas muy amables. ;)

Háganos llegar su comentario

ENLACES