USUARIOS
 MENU
europa

¿Cómo unir las dos vidas? – Theresa Schmid

11-4-2014

Sí, no es fácil tener dos vidas - una en Alemania y otra nueva en España. Cuando llegaron mis amigos alemanes empecé a notar que hay mucho que echo de menos pero que al mismo tiempo me encanta vivir aquí y enseñarles lo que considero como mi vida actual.

El tiempo no fue suficiente y no quiero despedirles, quiero que se queden, que me cuiden y que nos reíamos juntos. Hicimos lo más posible y lo pasamos bien. 

 

El sábado pasado fuimos al Parque de la Naturaleza de Cabárceno que es muy bonito. Es un zoo con jaulas muy grandes en un alrededor natural y hay todo tipo de animales: Osos, tigres, leones marinos, cebras, búhos, jirafas, monos.... El área es tan grande que nos perdimos un poco y encontramos el mejor mirador de los leones. Pero como vimos tigres y leopardos no hizo falta ver más gatos peligrosos. Cuando volvimos a Asturias fuimos de bares y luego de fiesta. A Nastja, le encanta la música española y Jan es un poco tímido y necesitaba mucha animación de los demás. Vino un chico marroquí que le habló todo el tiempo y le enseñó cómo se baila. Hubo muchos que vinieron para hablar con nosotros porque se notaba que somos extranjeros. Estuve traduciendo las conversaciones de mis amigos (que no hablan ni entienden castellano) así que casi no tuve conversaciones propias. Fue divertido. :D

El domingo fue el día para relajarnos un poco. Dormimos hasta las tres, fuimos al Mercado del Ferrocarril y luego a la playa donde mi amigo fue a bañarse en el mar. No quería irse de España sin entrar al mar. El lunes fuimos a Avilés donde nos esperaban la voluntaria turca y una amiga suya de Polonia. Nos enseñaron la ciudad un poco pero luego empezó a llover (como siempre cuando estuve allí) y fuimos a algunas sidrerías. Las chicas son muy divertidas y mis amigos participaron mucho en la conversación porque por fin pudimos hablar inglés. Perdimos el último autobús y tuvimos que volver en taxi. Pero ese día mereció la pena.    

 

El martes fueron al Museu del Pueblu d'Asturies y al Parque de Isabel  La Católica  con un amigo mío mientras yo estaba trabajando. Por la tarde di clase de alemán y me acompañaron y apoyaron. Les gustaron las clases porque son muy familiares, no hace falta tener miedo ni vergüenza  y cada uno apoya a los demás. El miércoles  tenía un día de vacaciones así que pudimos ir a Oviedo tranquilamente, quedamos con la voluntaria que vive allí y vimos todos los puntos de interés. Para la cena fuimos a Tierra Astur para que mis amigos pudieran probar la comida asturiana como Sidra, Fabada, Mariscos y postres típicos.  Luego vimos una película en casa y nos dormimos demasiado tarde. :D

Llegó el último día entero, el jueves, y mi amiga quería ir de tiendas. Así que mi amigo siguió durmiendo y nosotras fuimos a la calle corrida, a las tiendas de recuerdos, a unas tiendas de la Avenida Schultz y por último al centro comercial de los Fresnos. Llegamos muy cansadas a casa pero quedaba sólo una hora para descansar y tomar un té; después fui a dar clase de inglés con Tomi y mis amigos fueron a Avilés y Salinas. La clase de inglés fue guay pero  sólo nos quedó tiempo para un juego y una pequeña conversación. Hubo un visitante especial: Vino Pablo, un chico que solía venir a clase de alemán pero se fue a Alemania. Ahora está aquí una semana de vacaciones y quería saludarnos y contarnos. Para brindar por este tiempo juntos mis amigos y yo fuimos a un bar donde mis visitantes alemanes se quedaron con la boca abierta por la cantidad de tapas. 

 

Sí que hay diferencias entre Alemania y España pero ya estoy acostumbrada y mucho no me sorprende. La compañía de mis amigos me enseñó a ver todo a lo que estoy acostumbrada y cuanto cambié. La semana que viene llegarán mis padres a Asturias, a ver si les gusta mi nueva vida tanto como a mis amigos. :) 

Háganos llegar su comentario

ENLACES