USUARIOS
 MENU
europa

Vacaciones en casa – Theresa Schmid

31-12-2013

Decidí volver a Alemania para pasar la navidad con mi familia. En los últimos días antes de mi vuelo estuve muy nerviosa y en casa no pensé en otra cosa que no fuera ver a mis padres. El sábado fui al aeropuerto y después de dos vuelos y una hora de estancia en Barcelona llegué a Düsseldorf dónde mis padres me esperaban - pero cuando salí por la puerta no vi a nadie que me esperaba. Luego encontré en mi móvil un mensaje de mi padre que decía que me estaban esperando en otra puerta. Yo tomé la primera salida que vi porque no tuve que buscar mi maleta - viajé sin ella

Nos alegramos mucho de vernos pero me sentí un poco extraña viviendo en casa como antes. Ya pasaron 3 meses desde que vivo sola en España. Mi madre dice que estoy cambiando pero de una manera buena. Yo también lo noté en conversaciones por la manera de hablar y comunicar.

En la semana en Alemania pasé mucho tiempo con mi familia (también con mi hermano y su novia que vinieron para Navidad) y además mis amigos quisieron verme. Al final no hubo suficiente tiempo para todos pero en seis meses ya volveré otra vez.

  

Lamentablemente no hubo nieve sino lluvia en la Nochebuena pero sin embargo lo pasamos muy bien. Por la mañana decoramos el árbol de navidad que sacamos este año de nuestro jardín. Después algunos vecinos y amigos nos visitaron y mi hermano y yo preparamos algunos dulces para la cena. Por la tarde nos juntamos para beber vino caliente, comer galletas, escuchar canciones de navidad y jugar a unos juegos. Normalmente damos una vuelta antes, pero llovió todo el día y por eso lo dejamos. A las seis fuimos a la iglesia pero cada año es una decepción por algo o porque la pastora estuvo nerviosa, porque las canciones no nos gustan o por otros aspectos pequeños.

Cuando volvimos de la iglesia abrimos los regalos y después cocinamos. En mi familia cada uno prepara un plato. A mi me tocó el postre este año y preparé una crema con uvas y galletas y además "Christstollen" pequeños.

  

Comí demasiado cada día pero la comida en los tres festivos de navidad siempre está buenísima y los otros días mi madre cocinó lo que me apetecía.

Al final el sábado de mi partida llegó muy rápido, pero si vi a muchas personas queridas y también tuve tiempo un día de ir a los mercadillos (necesario porque los eché de menos). Me parece como si ahora tengo dos casitas - una en Alemania y otra en España.

Mi llegada aquí también fue motivación pura: Llegué al aeropuerto de Asturias y pensé que tenía que ir a Gijón en autobús, pero no. Un amigo me esperó en el aeropuerto me invitó a cenar y fuimos de bares un rato. Cuando al final volví a mi piso mi compañero de piso se alegró muchísimo verme y me dijo que contó los días hasta mi vuelta.

 

Ahora estoy aquí otra vez y voy a seguir pasándolo bien. ;)

Háganos llegar su comentario

ENLACES