USUARIOS
 MENU

Marzo

Día Internacional de la Mujer Trabajadora - Sergio Arce - SVE en Hungría

mujer

Hola a todas.


Toca empezar así porque este fin de semana se celebra el día Internacional de la Mujer trabajadora. Estos dos últimos días de la semana, he estado hablando con los alumnos y alumnas del Fazekas sobre este tema. Me ha parecido interesante por dos motivos, el primero, la diferente perspectiva que tienen sobre el tema, el segundo, por las noticias que nos llegan desde España, donde el clero pide que no vote la mujer. Sí, en pleno siglo XXI.Aquí no hay manifestaciones, por lo menos en Debrecen, supongo que en Budapest sí. Lo que hacen es regalarles algo a sus novias o madres. Les pregunté por qué hacéis esto, me contestaron,  porque hay que ser galanes. Sin meterme con su tradición, porque no creo que en España podamos presumir de igualdad, les he dicho que por regalar algo a su novia, no solucionan nada. Lo que se busca con este día,  lo que se busca en general todos los días es concienciarnos de que la mujer y el hombre somos iguales. Algo que la iglesia y gran parte de la sociedad no acaba de entender. Gracias al obispo de Alcalá y sus salidas de tono, les he contado la primera de las dos historias que compartiré también con vosotras.

Muchos, incluidos yo, creíamos que Eva fue la primera mujer que habitó la tierra. Pero no, Dios creó antes a Lilith, una mujer que no quiso seguir los dictados de Dios, ni de Adán y que por eso fue expulsada del paraíso. Desde ese momento Lilith, es el símbolo de la mujer rebelde, de esa mujer que busca la igualdad, que se no se resigna a ganar menos que el hombre teniendo el mismo puesto de trabajo, de esa mujer que no es media naranja de nadie, es fruta entera y madura, como dice Ismael Serrano en una canción.

La segunda historia es muy curiosa también, y la he tratado también tanto a clase, como en mis grupos de conversación. Todo el mundo conoce a Martin Luther King, su lucha por la igualdad racial en EEUU. Pero no tanta gente sabe, yo me incluía, que la persona que desencadenó todo el movimiento fue una mujer. Su nombre, Rosa Parks. El uno de diciembre de 1955 en Montgomory, ella estaba sentada en un autobús, el conductor del autobús la obligó a dejar su asiento a un hombre de raza blanca, ella se negó y fue detenida. Hubo una manifestación hasta los autobuses públicos de Montgomory, y se consiguió acabar con la práctica de la segregación racial en los autobuses, y empezó a cambiar la historia del país. Y fue Rosa Parks la que comenzó todo, y creo que es otro símbolo de la mujer, de esa mujer que no se entrega a los designios, que lucha contra las adversidades. 

No hace falta recurrir a figuras literarias como Lilith o a heroínas como Rosa Parks, más cerca, tenemos a unas mujeres que nos han educado, nos han sacado adelante, nos han desesperado, porque saben cómo hacerlo, y son nuestras madres.  Esas heroínas cotidianas y que en muchas ocasiones sin la ayuda de su compañero, nos han sacado adelante.

De esto hemos estado hablando estos días, porque creo que el lugar donde tiene que empezar todo y donde tenemos que concienciarnos de la igualdad es la escuela, el instituto. Si como decía Fernando Fernán Gómez en la Lengua de las mariposas, conseguimos que una sola generación pueda crecer libre, con ideales como la solidaridad o la igualdad, si conseguimos esto, seremos una sociedad civilizada, una sociedad igualitaria. En este caso ha sido la mujer, porque estoy viendo todos los actos que vamos a tener estos días en mi ciudad, en Gijón, y los echo de menos aquí. Porque en Gijón no regalamos nada, "sólo" salimos los hombres y mujeres a la calle, para manifestarnos por esa sociedad igualitaria que algún día conseguiremos.

Como he dicho, este día toco hablar de la mujer, otro día fueron los Derechos Humanos, otro el racismo. Está siendo una experiencia increíble, conocer otros puntos de vista, y también trasladar mi forma de pensar a los alumnos y alumnas del instituto, hacerles pensar y hablar con ellos de temas interesantes y de actualidad.Feliz 8 de marzo a todas y que la próxima heroína no sea una persona. La próxima heroína tendremos que ser la opinión pública, ganando la batalla por la igualdad entre el hombre y la mujer.    

<< volver

Te interesa

Una parte de mí- Sergio Arce-SVE en Hungría

Nunca imaginé que iba a dejar Gijón, mi familia, mis amigos, en definitiva mi ciudad. Pero ahora estoy aquí, en Hungría, Debrecen, y empiezo a sentirme como en casa...

Montpellier-Adrian M.-SVE en Francia


En este mes se prolongo la aventura en Montpellier. He decido dejar el lugar de acogida y volver al punto de partida..

Los alemanes aman a España-Artem Schakbasian-SVE en España


El viernes llegaron las chicas de Galicia, todos voluntarias europeas en Santiago de Compostela, pensábamos que 2 chicas iban a dormir en mi piso y dos en el de Vicky. Pero cuando fui a recoger a  mis huéspedes...

ENLACES