USUARIOS
 MENU
imagen
imagen
imagen
imagen
imagen
imagen
imagen
imagen
imagen
imagen

diciembre 2007

Bajo la sotana

FOTO: Jordán Súarez Garea
JORDÁN SUÁREZ GAREA Muchos se lo preguntan, pero nadie lo dice. Qué esta pasando en este país con la santa institución, hacia dónde camina. Tantos años de contradicciones, tantas sombras que siguen sin deslumbrar cuál es la verdadera trama que ocultan esos telones negros bajo los que se asientan, tantas divinas cuestiones que todavía no han podido resolver.

Hay que tener valor, y tragaderas, para poder salir públicamente a contarnos a fieles e infieles que los menores son unos provocadores que piden e incluso desean el abuso sexual. Hay que tener mucha fe para no pararse a analizar lo que nos dice el obispo de Tenerife desde el púlpito de la sagrada verdad, de la divina y casta pureza de la Iglesia. Hay que tener verdaderamente fe ciega para no contestarle y explicarle que bajo la sombra, la penumbra y el misterio de una sotana se esconde la más repugnante de las miserias de esta sociedad.

No me puedo resistir a decirlo, sé que muchos se contienen, pero por qué hacerlo. Hay que tener algún reparo para contestar a la palabra divina de la boca de un obispo. Creo que no, que éste es uno de esos momentos tan ansiados por los que quieren y nunca se atreven a decirles a estos señores del telón oscuro que ya está bien, que tienen que adaptarse a los nuevos tiempos que marca esta sociedad o que están destinados improrrogablemente a su fin, a su desaparición. Hay que decirles que ya no pueden seguir ocultos tras las sombras de la santa institución, que ya no tienen excusas, que tienen que dar la cara y pedir perdón al mundo por todo aquello que llevan años escondiendo. Que ha llegado el momento de la última cena, aquella en la que tendrán que rendir cuentas de sus culpas.
Pervierten la verdad y hacen pervertida a la realidad. Osan acusar a los homosexuales de enfermos, sin poder reconocer aún que son ellos los verdaderamente enfermos, son ellos los que guardan rencores y perversas frustraciones bajo sus hábitos. Son ellos los que llevan años excluyendo a muchos de los hijos del Señor de su divino cobijo. Ellos son los que hacen de la Iglesia cada día más minoritaria y sola. Son los que vacían los templos de fieles y llenan manifestaciones de infieles. Son los que manejan con el poder eclesiástico una falsa fe que ya nadie puede profesarles.
Tantas miserias, tantas vergüenzas, tantas mentiras, tantas violaciones de los derechos ajenos, tantas incomprensiones, tanta debilidad sepultada sobre el gran telón negro que los esconde.

Bajo esas sotanas sólo hay la propia resignación de no querer ser lo que realmente son.

Salgan ya de su frustración y de su eterna penitencia, sean libres y dejen a los demás serlo también. Y no se olviden: la pederastia es un delito que castiga la ley, y la homofobia es una miseria que castiga su propia conciencia.

<< volver

Te interesa

Taller didactico en ASTRAGAL

FUENTE: DIARIO El comercio 07.12.2007

Red de apoyo contra el acoso escolar

Cinco estudiantes de Secundaria elaboran un proyecto para romper el aislamiento y reforzar la autoestima de las víctimas de «bulling»

FUENTE: DIARIO La Nueva España 08.12.2007