USUARIOS
 MENU
europa

Europa

Marzo ¿Pero que demonios esta pasando?-Isabel Langa desde Austria

foto
Bueno, ese ha sido mi resumen del mes. Regresé de un viaje alucinante por el Tirol para encontrarme un caos curiosamente bien organizado. Por suerte, aquí en Viena todo fue bastante paulatino, especialmente si lo comparamos con la situación en España. La gente comenzó a tomar precauciones prontamente, desde finales de febrero, así que no cundió el pánico. Los supermercados siguieron ofreciendo sus productos y las calles se llenaron de bicicletas, mientras que en el metro iba quedando menos y menos gente.
A pesar de todo, fue un proceso extraño: primero se cancelaron los eventos públicos, y ahí comenzaron los rumores. "En Italia ya no se puede salir de casa... van a cerrar todos los kindergarten... teletrabajo....". Todo sonaba raro y lejano, como enterarse de que hay una guerra en otra parte del mundo. Para encima, los responsables de mi proyecto estaban convencidos al 100% de que los jardines de infancia no cerrarían y todo se quedaría en un pequeño susto. Cada vez que les sacábamos el tema, nos reiteraban que ellos no iban a cerrar a menos que les obligaran. Apenas una semana después, se anunció que no era posible seguir yendo al trabajo.

Resulta que tuve todo a mi favor en esta situación: al vivir en un distrito alejado del centro y rodeado de parques, pude seguir haciendo vida relativamente normal. Cerraron comercios y restaurantes, pero está permitido salir a dar un paseo o practicar deporte en solitario (también con compañeros de piso). Se puede pedir pizza a domicilio, gran ventaja. Desde nuestra asociación de acogida nos recomendaron que implantáramos una rutina y preguntásemos a nuestros proyectos que tareas se podían realizar a distancia. En mi caso lo tuve muy claro, puesto que ya me estaba haciendo cargo de remodelar la página web: dimos otro paso hacia delante y empecé a gestionar el plan de marketing digital al completo. Básicamente, home office por las mañanas con el ordenador, lo cual me deja montones de tiempo para estudiar alemán. La Universidad de Viena aplazó mi examen de acceso a los cursos, pero tan siquiera eso fue una mala noticia. Tendré más tiempo para subir al A2 y empezar en un nivel más alto.

En general, los días se han ralentizado. Cuando hace buen tiempo, salgo con la bicicleta o a correr con mi compañera de piso. Mi novio se vino desde Budapest cuando anunciaron que iban a cerrar las fronteras y también anda por aquí cerca. Todos tomamos muchas precauciones, por lo que llevo sin ver a los demás voluntarios (aquellos que no viven en la residencia) un tiempo. He conocido zonas de la ciudad que ni me imaginaba que existieran - el jardín oriental y latino -he recorrido todo Alte Donau e incluso me he adentrado en el city center una vez para conseguir piezas de la bici. Siento que tengo mucha suerte, porque mi vida no se ha desmoronado como la de muchos otros en esta crisis. Por otra parte, toda la ansiedad de finales del voluntariado, típico interrogante de los últimos meses respecto al futuro, se ha desvanecido. No merece la pena comerse el coco si sabes que todo puede cambiar de un día a otro. Me limito a hacer bien lo mío (¡tengo que ponerme con el SEO y con las redes sociales de mi Kindergruppe!), a estudiar y ha jugar mucho con la Nintendo Switch. Es una gran compañera en toda esta movida, jamás me he alegrado tanto de haberla comprado: puedo echar horas al Animal Crossing y a Zelda como si nada.

foto

 

Mi único miedo es lo que pueda pasar con el voluntariado en sí, ahora que anuncian medidas más fuertes. Se rumorea que no se abrirán los jardines de infancia hasta septiembre, lo cual rompería nuestros esquemas. Tan solo espero que no me echen a patadas (ahí otro rumor, dicen que a los voluntarios de Bratislava los han mandado a casa), para poder terminar lo que empecé. 
Así me despido, un poco nerviosa por lo que pueda pasar, cogiendo muchos kilos con la tontería de tener tiempo para cocinar y una despensa muy llena. Os dejo algunas fotos con comentarios, a modo "stories" del Instagram:
Viena en tiempos del corona virus, ¿habíais visto esta calle tan vacía?

 

    

Mis niños el día antes de que cerraran las guarderías: "entonces... el corona es como la caca?" //La primavera despuntando en los paseos al super:

Buenas noticias: To Good To Go sigue activo, ¡nos estamos atiborrando! 

El lago cerca de mi casa es oasis

 

Lo voluntarios de la resi nos mantenemos unidos - a un metro de distancia aprox

 

Parque Nacional, accesible en bici y muy vacio

    

Alte Donau, mi ruta para running habitual

  

¿Quién no ha encontrado un nuevo hobby?

  Mi bici es mi mejor amiga estos días (esta la compré de segunda mano en Willhaben, ¡50€ por una bici de montaña en buen estado! Gracias austriacos)

<< volver

Te interesa

Mi blog - 20.07 - 27.07

La última semana mi compañera, Brenda,  estaba de Vacaciones, así que tenía que sustituirla en sus clases.

Mi blog 12.07 - 19.07 - Denis T. Xixón

Empecé esta semana de vacaciones, porque resulta que todavía tenía vacaciones, ya que no tomé vacaciones durante el confinamiento. 

El verano sienta diferente-Isabel Langa desde Austria

¡Buenas! Se va acercando el final del voluntariado, lo puedo notar en la sensación de Déjà vu al recorrer las calles de Viena. La primavera y el otoño fueron espléndidos, los entretiempos son preciosos en una ...

ENLACES