USUARIOS
 MENU
europa

Europa

Mi proyecto se acabó - Anabel Arias Pérez - Voluntariado en Italia

Mi proyecto se ha acabado, pero me ha cambiado la vida!

Decidí hacer una experiencia de voluntariado, lejos de mi país, porque sentía que tenía que cambiar mi vida,crecer y hacerme independiente.

Mi vida, antes de hacer este proyecto, siempre buscaba la moda y lo que la sociedad me ofrecía: lo más importante para mi era el dinero y la felicidad instantánea.

Pero dentro de mí sentí un vacío que ni la ropa que compraba ni las fiestas ni los chicos llenaban. Fue difícil tomar esta decisión, pero sentí que quería hacerlo para ser una mejor persona; Quería limpiar mi alma entregándome a los más necesitados en lugar de seguir eligiendo el placer fugaz.

Al comienzo de mi servicio voluntario en Cittadella Cielo, cuando visitábamos a las familias a los que le llevábamos bolsas llenas de comida y artículos de primera necesidad, sentí que eran como extraños; Sí, los ayudé, pero fue una simple ayuda material.

Después de un período y ser más consciente, comencé a sentir emociones nuevamente. A partir de ese momento, estos encuentros cambiaron: ya no sentía que estaba con personas desconocidas, sino con hermanos cuya historia hablaba a la mia.

Estoy agradecido de vivir esta experiencia con el equipo de Micors di Nuovi Orizzonti, porque me hizo consciente de una realidad, me abrió los ojos y me hizo ver que los pobres no se quedan tan lejos: la verdadera pobreza es lo que tenemos dentro de nosotros Ahora puedo ver las cosas realmente necesarias, dejar de ver mis únicas necesidades que no son tan urgentes. Cada vez que entro en una casa, más allá de la bolsa que llevamos, aunque es muy útil, ahora siento que no estamos allí por casualidad, estamos con ellos para escuchar ese llanto muchas veces inaudito, somos el consuelo que encuentran una vez en el mes.

Lo más importante que traemos a estas familias es el amor, el hecho de que se sienten amados a pesar de lo que nos dicen.

Mi experiencia con los niños en las escuelas comenzó como algo habitual. Pensé que era fácil jugar con niños, pero al principio estaba muy lejos de ellos, vivía una relación pasiva. Poco a poco comencé a hablar con ellos, pero de otra manera, descubrí lo increíbles que estos pequeños son y todo lo que te pueden dar.

Entonces comencé a ponerme a su altura aunque era una figura de referencia. Esto me permitió entender que es más fácil establecer reglas si te pones a la par.

También descubrí que a veces no se sienten escuchados, pero lo que me sorprendió fue que al darles abrazos y caricias, me di cuenta de que se los estaba dando a mi niña interior.

Por eso aprendí a entender a los niños a través de la escucha, las miradas. La experiencia que llegó a mi corazón fue cuando una niña pequeña me miró y sentí como si sus ojos me estuvieran diciendo: "¡Sálvame!" Como si hubiera mucho sufrimiento en esos ojos; o la alegría que sentí cuando un niño de tres años me dijo: "¿Sabes que te quiero?"

¡Algunos niños realmente han cambiado mi vida!

Mi experiencia con el SVE acaba de terminar, pero este año aprendí cosas que no se enseñan en la escuela: aprendí cómo un abrazo puede curarte, cómo puedes sentirte amado cuando simplemente te escuchan; Aprendí que no estamos en esta vida por casualidad, sino porque lo poco que podemos dar puede cambiar el mundo para mejor.

Puedo decir que mis objetivos se han cumplido, aunque todavía tengo un largo camino por recorrer para conocerme mejor. En resumen, este proyecto representó el comienzo de un viaje de conocerme para aprender a escucharme y amarme como soy.

Gracias a todas las personas que encontré en este viaje, descubrí lo que el amor real y gratuito puede cambiarte, pero también me di cuenta de que siempre debemos pedir ayuda a las personas que nos rodean: es importante que los jóvenes sepan que son especiales y únicos. Esta experiencia me hizo darme cuenta de que soy único y que tengo un gran potencial: mis sueños.

¡Hoy estoy aprendiendo a soñar y a creer que nada es imposible! Los sueños pueden convertirse en realidad. GRACIAS POR HACER POSIBLE ESTA EXPERIENCIA, QUE PUEDE CAMBIAR LA VIDA A TANTOS JÓVENES, A MI ME LA HA CAMBIADO.

foto foto

<< volver

Te interesa

Celebrando mi cumpleaños- Judith Alvarez en Alemania

 Hallo!

Abandonar el verano siempre cuesta un poco, pero desde pequeña siempre hubo dos cosas que me motivaron para volver a la rutina: una volver a ver a mis compañeros de clase y otra mi cumpleaños!

Llegada a Eskola (septiembre)- Alba Villa desde Finlandia

Sinceramente llevo muchos días dándoles vueltas a esta primera entrada, no tengo muy claro qué contar ni cómo resumir este mes, así que creo que simplemente voy a empezar a escribir y veremos que sale de ahí.

Together in Diversity-Intercambio juvenil en Bulgaria (Karlovo)

Septiembre vino cargado de novedades y una de ellas consistió en que parte del Grupo de Salud e Igualdad participó en un Intercambio Juvenil en Karlovo, Bulgaria. En esta actividad participarón entidades de otros países como Rumania, Croacia, Portugal y la propia Bulgaría.

ENLACES