USUARIOS
 MENU
europa

Europa

Restos de Abril - Clara Abellan Beltran - Voluntariado en Italia

¡Hola a todos de nuevo! Vuelvo para contaros un poco como ha sido este mes de Abril, lleno de visitas, viajes...He estado un poco en todos sitios, un poco en ninguno. Si tuviese que definir este mes, diría que ha sido un punto entre el pasado, presente y el futuro. Pasado porque he recibido visitas de amigos, de familia que forman parte de mis experiencias pasadas. Presente, porque sigo aquí en Génova, inmersa en miles de proyectos y formando parte de esta familia que sigue creciendo. Y futuro, porque estoy algo desorientada, reflexiva, valorando las diferentes posibilidades y abriendo nuevas ventanas.

Comienzo por el inicio. Un mes lleno de luz, con un tiempo maravilloso para descubrir nuevos lugares como Le Cinque Terre, tierras de agricultores, viticultores, con sus terrazas escarpadas y años de tradición entre el mar y la montaña. Un vida tranquila para sus habitantes hasta el comienzo de la primavera, momento en el que se convierte en una atracción turística, llena de gente proveniente de todas partes del mundo que quiere llenarse de esa esencia de sabores, colores y olores. En mi caso, me siento afortunada de haberlo compartido con personas tan importantes para mí como son Noelia y Chano, cántabros que llevo en mi corazón y que son recuerdos de mis años en el norte de España.

Continúa el mes, saliendo del continente europeo, adentrándome en el continente africano, desconocido hasta ahora para mí. Viajar a Fez, una de las cuatro ciudades imperiales de Marruecos, llena de vida, de gente humilde, artesana, comerciantes por naturaleza. Su color marrón, color que describe la procedencia de su gente, de su entorno desértico, de sus edificios, para después llenarse de color, azul, verde, rojo y deslumbrarte con sus palacios, universidades y  mezquitas, representantes de su cultura. El olor a carne, a especias dentro de sus zocos, que conforman la ciudad peatonal más grande del mundo. Perderse en sus calles donde retumba el sonido de los niños jugando en la calle. Este viaje me conecta con el ser humano, el intercambio con las personas y su modo de vivir de puertas afuera, donde verdaderamente se produce el contacto con el otro del modo más sencillo que existe, estando y sintiendo a los demás. Sin embargo, el contraste cultural es tan grande que me hace plantearme preguntas como: ¿sería capaz de vivir aquí? ¿Hasta dónde estaría dispuesta a renunciar como persona para vivir? En cualquier caso, es un viaje que me ha hecho un clic, sea a la hora de qué tipo de turismo estamos dispuestos a promover, sea a nivel de inmersión y aceptación cultural.

foto

Otra visita, he de decir que entre todas, la más importante, la de la guía de mi luz, la que me hace florecer, sonreír, reafirmarme como persona, la que es imprescindible en mi vida, la que no importa la distancia siempre siento cerca, la que me llena el alma de energía para continuar con mis sueños, a pesar de que nos echemos tanto de menos, la que me enseña verdaderamente lo que significa la palabra amor. Mi madre. Ella siempre llega en el momento preciso en el que necesito un poco de impulso para seguir, en el que necesito un abrazo de mis raíces. Y esta semana juntas ha sido de las mejores de mi vida. Hemos reído tanto, hemos conectado con lo más profundo de nosotras, sin necesitar nada más que tú y yo. Gracias por iluminarme cada día.

foto

Y si de iluminar se trata, estamos en la estación perfecta. El sol está presente en nuestros días, y es una maravillosa oportunidad para comenzar con mis peques a hacer talleres en la naturaleza. Manos a la obra con nuestro huerto, explorar con la tierra, el agua, las flores. Comenzar proyectos con las frutas y verduras de temporada, acercando a los más pequeños, esos investigadores a pequeña escala, la posibilidad de sentir, oler, tocar, explorar con todos los sentidos todo lo que nos rodea y enriquece nuestro mundo.

Y para terminar este mes tan intenso, emprendo un viaje hacia el sur de Italia, ¡nada más y nada menos que Sicilia! Y os preguntaréis ¿otro? Pues sí, pero en este caso se trata del futuro. Viajo hasta Catania para realizar una entrevista para desarrollar un proyecto de educación por la paz en Lima, Perú.

foto foto

Como decía, abriendo nuevas puertas de cara al futuro, siempre en el ámbito que más me apasiona como es la educación, el hacer germinar en los más pequeños sus mayores virtudes y capacidades. Desde siempre he sentido una conexión especial y una curiosidad inmensa por el conteniente latinoamericano, y desde el momento que leí este proyecto, me tocó, y algo dentro de mí me dijo que era el momento de intentarlo. No tengo nada que perder, solo ganar en experiencia y desarrollo personal.

Os dejo un poco con la miel en los labios, ya que hasta el mes de Mayo no sabré el resultado.

¡Buena primavera y hasta pronto!

<< volver

Te interesa

Octubre 2019- Isabel Langa desde Austria

Buenas de nuevo!

Este segundo mes de voluntariado ha sido muy intenso en todos los aspectos. Por una parte, he aprovechado cada fin de semana para viajar o recibir visitas...

Mi primer mes en Constanza- Sara Sierra desde Rumanía

El día cinco de octubre, tras una semana llena de planes pre-viaje, llegué al aeropuerto de Santander para coger un avión dirección Bucarest. Rumanía no era un país del que tuviese mucha información (que tampoco es que tenga mucha más ahora que estoy aquí...), pero lo que todo el mundo me decía era: "Ay, es un país precioso, ya lo verás". Así que con esas palabras en la cabeza llegué a Bucarest.

La pequeña Eskola- Alba Villa desde Finlandia

Holaa a todas y todos!! Ya estoy aquí otra vez para hablaros un poquito del pequeñito pueblito de Eskola y mi segundo mes de voluntariado. Tal vez os estéis preguntando por qué esta entrada va con algo de retraso...

 

ENLACES