USUARIOS
 MENU
europa

Europa

Julio-Esperanza Fernández-SVE en Alemania

Este último tuvimos que hacer un proyecto con unos jóvenes artistas de un circo de Nicaragua. El proyecto trataba sobre el consumo responsable y el objetivo era que los del circo de Nicaragua y los del circo de Alemania hicieran un espectáculo conjunto en un festival de música y cultura que se celebraría en Karlsruhe el 22 y 23 de julio. Durante la primera semana estuvimos preparando todo el proyecto y lo que se iba a hacer durante los días en los que los chicos y chicas de Nicaragua estuvieran en el circo. Yo estaba encargada de organizar las comidas junto con otra chica y también de hacer un documental con fotos y videos de todo el proyecto, pero al final casi que solo me dediqué a el documental porque para mí era difícil organizar la comida y tener que llamar a los sitios de catering o ir a buscar la comida en coche.

El día 8 por la noche fuimos a buscar a los de Nicaragua al aeropuerto de Frankfurt y al día siguiente hicimos las presentaciones con los demás miembros del grupo del circo alemán que participaban en el proyecto. Los de Nicaragua eran 4 chicos y 4 chicas de entre 15 a 30 años. Eran muy alegres y simpáticos y me encantó estar con ellos desde el principio. Además, tan solo dos de ellos hablaban inglés y era muy gracioso ver como todos, tanto los alemanes como los nicaragüenses, se trataban de comunicar con gestos y mezclando idiomas. También eran muy profesionales haciendo números de circo y en el circo estaban flipando con sus habilidades.

Durante los siguientes días hicimos actividades con ellos en el circo y en otros sitios de la ciudad en las que hablamos sobre le consumo responsable, la ecología y la contaminación. Los primeros días fueron de reflexión sobre el tema y también para conocerse y ya la siguiente semana comenzaron a preparar un show conjunto entre todos. Yo me pasé los días grabando y haciendo fotos y también ayudando a preparar alguna que otra vez la comida.

La última semana estuvimos todo el día en un local cultural ensayando el espectáculo que iban a hacer en el festival. En general me gusto mucho participar en el proyecto porque me gusta mucho tratar con gente de otros sitios y además hablaban español por lo que para mi fue un respiro también poder hablar en mi idioma, pero también fue un poco estresante y tuve muchos sentimientos encontrados, pero no fui la única a la que le pasó porque muchos en el proyecto se sentían igual. Además, tenía dolor de espalda y gripe y tuve que quedarme en casa algún que otro día a descansar por lo que me sentí más mal porque también quería tener tiempo libre para mí y estando así apenas podía hacer nada.

 

Aun así, fue muy agradable y simpático estar con los chicos y chicas de Nicaragua y lo pasé genial con ellos. Y por fin llegó el fin de semana del show. Ellos se pasaron todo el finde allí, pero yo como estaba mala solo fui el domingo. ¡Y lo pase genial! Me encantó el festival porque estaba lleno de gente, de conciertos y también había una zona cultura. Estuvimos todo el día allí y yo como estaba trabajando con el circo pude entrar gratis a los conciertos en los que había que pagar. ¡Me lo pasé genial!

 

 

Después de ese gran día todavía quedaba algo mejor: ¡mis padres y mi hermana vinieron a visitarme a Karlsruhe la semana siguiente! Durante la semana estuvimos visitando la ciudad y también Estrasburgo, la zona de Alsacia y pueblos de Alemania ¡Fue genial! Por una parte, no quería que se fueran porque los iba a echar mucho de menos pero también estoy contenta de volver a estar a mi bola un poco.

En resumen este mes fue un poco agobiante y con muchas emociones opuestas pero estoy segura que los siguientes meses serán muchísimo mejor porque ¡voy a estar de vacaciones!

 

<< volver

Te interesa

Soy demasiado finés - Kimi Karkulahti - Voluntariado en España

Como ya dije en el blog anterior, el fin de semana fuimos a la playa y volví un dolor de espalda muy ‘'agradable''... Así que me levanté y casi no podía vestirme. De todas formas fui al trabajo, pero mi coordinadora me dijo que podía irme a casa. En realidad era lo mejor, porque en este momento era bastante difícil sentarme y estar en diferentes posiciones.

Ya cinco meses - Andrea Friera - Voluntariado en República Checa

Mi voluntariado empezó hace cinco meses en Zlin, una pequeña ciudad de la República Checa. Al principio cuesta un poco amoldarse al clima, los nuevos horarios y el estilo de vida en general, pero tuve la suerte de coincidir con otra española que me facilitó mucho la llegada y la estancia aqui.

Mi proyecto se acabó - Anabel Arias Pérez - Voluntariado en Italia

Mi proyecto se ha acabado, pero me ha cambiado la vida! Decidí hacer una experiencia de voluntariado, lejos de mi país, porque sentía que tenía que cambiar mi vida,crecer y hacerme independiente.

ENLACES