USUARIOS
 MENU
europa

Europa

La Nostalgia y la Primavera en Gijón-Layla Wood-SVE en España

14.05.2018 - 20.05.2018

 Pensaba que después de casi tres meses no tendría nostalgia. Desafortunadamente de momento la tengo y mucho. Echo de menos a mi madre y mi a hermana. Incluso hablar alemán. Sí, yo sé que tengo clases de alemán cada semana pero es muy diferente. Echo de menos hablar con gente en alemán. Echo de menos charlar en alemán. Eso me sorprende porque siempre he preferido hablar inglés (soy bilingüe). Echo de menos hablar inglés también, claro pero lo sabía. Nunca en mi vida hubiera dicho que iba  a echar de menos el alemán. ¡Qué equivocada estaba!

Cada día algo pasa que quiero contar a mi familia. Nunca puedo. La comunicación entre nosotros es muy fácil y regular pero muchas veces no tenemos mucho tiempo porque nuestros horarios son muy diferentes ahora. Por la tarde cuando quiero hablar mi familia cena. Después yo ceno y después ellos se acuestan. Ese es el problema con los horarios en España. O ese es el problema con el horario alemán. Depende a quien preguntes. Para mí el problema está en España, claro soy alemana. 

El miércoles por fin mi hermana y yo tuvimos mucho tiempo. Tenía mucho de contar. Tuvo sus primeros exámenes y algunas fiestas de cumpleaños y para ella cada día que estoy en España es emocionante e interesante. Por eso tuve mucho de decir. Creo que me echa de menos también porque charlamos casi tres horas. Sólo colgamos porque ambas queríamos cenar. Después de cocinar nos dijimos adiós. 

Me sentí mucho mejor después. Mi hermana es divertidísima.

El fin de semana otra vez tuve muchas actividades. Me encantan los ocios nocturnos. Lo único que me molesta es que son por la noche. Pero no debería ser una sorpresa. La pista está en el nombre. ¿Qué Ocios nocturnos serían por la mañana? Cada viernes tengo bailes latinos. Me encantan las clases pero desafortunadamente soy una mala bailarina. Entiendo los pasos cuando practicamos solos pero cuando bailo con una pareja me olvido de todo. Pobres hombres que tienen que bailar conmigo. No es fácil. 

Prefiero la danza del vientre los sábados. Es divertido pero duro al mismo tiempo. Sobre todo bailo sola y no tengo que tener vergüenza de olvidar los pasos y de arruinar el baile. La semana pasada fue la última clase y estoy muy triste. Espero que la próxima vez haya esta clase de nuevo.

Al contrario de la semana pasada hubo un tiempo buenísimo. Hizo sol y nunca vi una nube en el cielo. Para celebrar esta ocasión especial fui al rastro el domingo. Desde hace semanas he querido visitar el rastro pero con los viajes y el tiempo asturiano era imposible. Odio estar fuera con lluvia. Pero esta semana no hubo este peligro. 

Necesité bastante tiempo para encontrar el mercado porque como dije no tengo orientación. ¡Gracias Google Maps, mi salvación! Me encantó el rastro. A propósito no tenía dinero en efectivo conmigo porque siempre cuando me voy a mercados compro muchísimas cosas. Muchas veces cosas que no necesito. Esta vez solo quise ver que había allí. 

Después descansé por la playa. Es bastante duro caminar y estar al sol con el calor. Ahora entiendo porque hay la siesta en España. Pero estoy en Asturias. No quiero saber que es la vida en el sur con el sol... ¡un horror!

Por el calor y el sol estuve en la sombra. Era la única persona. Todo el mundo tomaba el sol, solo yo tenía miedo. Y por buenas razones. Era tan feliz que hubo sol este fin de semana que olvidé mi crema de sol. ¿Sabéis que significa eso? Con un padre de Inglaterra y la piel clara significa que ahora tengo una quemadura del sol. Eso es el precio por mi estupidez. No es muy mala pero no era necesario. 

 

<< volver

Te interesa

Soy demasiado finés - Kimi Karkulahti - Voluntariado en España

Como ya dije en el blog anterior, el fin de semana fuimos a la playa y volví un dolor de espalda muy ‘'agradable''... Así que me levanté y casi no podía vestirme. De todas formas fui al trabajo, pero mi coordinadora me dijo que podía irme a casa. En realidad era lo mejor, porque en este momento era bastante difícil sentarme y estar en diferentes posiciones.

Ya cinco meses - Andrea Friera - Voluntariado en República Checa

Mi voluntariado empezó hace cinco meses en Zlin, una pequeña ciudad de la República Checa. Al principio cuesta un poco amoldarse al clima, los nuevos horarios y el estilo de vida en general, pero tuve la suerte de coincidir con otra española que me facilitó mucho la llegada y la estancia aqui.

Mi proyecto se acabó - Anabel Arias Pérez - Voluntariado en Italia

Mi proyecto se ha acabado, pero me ha cambiado la vida! Decidí hacer una experiencia de voluntariado, lejos de mi país, porque sentía que tenía que cambiar mi vida,crecer y hacerme independiente.

ENLACES