USUARIOS
 MENU
europa

Europa

Último blog-Emma Quintana-SVE en Croacia

Este blog es un poco triste y difícil de escribir ya que es el último y el resumen de dos meses, es el final de una etapa que espero de comienzo a otra igual o mejor.

El mes de diciembre ya que era el último aproveché para visitar algunos sitios que estaban pendientes. Fui a Liubliana con otros voluntarios y tuvimos la suerte de que mientras dormíamos cayó la primera nevada y al levantarnos nos vimos sumergidos en un paisaje blanco y precioso. Como estuve pocas veces en la nieve disfruté como una niña de ella mientras recorríamos la ciudad.

 

  

Otro de los sitios que visité fueron los lagos Plitvice una pasada de parque natural que os recomiendo visitar y del que voy a llenar el blog de fotos porque no me decidía por cuáles no poner jajajajajj.

 

 

Las navidades fueron un poco diferentes ya que fueron las primeras que pase fuera de casa. Por destacar algo en Croacia no celebran Noche Buena, al menos no como nosotros ese día las personas creyentes si que tienen una misa de tarde/noche, pero no quedan a cenar con sus familias ni nada. Navidad (25) nos invitó Edita (mi jefa) a Daria (mi compañera) y a mí a comer con su familia y como en todas las comidas de Navidad todo estaba muy rico y en cantidad desmesurada. Después de la comida dimos un paseo por Pazin. Con Edita y su familia fuimos a ver una representación de Belén viviente en la que participaban todos los habitantes del pueblo. Nochevieja también la pasamos con Edita y algunos de sus amigos, nada de uvas este año, fue una nochevieja muy tranquila en la que salimos a la calle a celebrar el nuevo año viendo los fuegos artificiales que los vecinos tiraban.

 

Con el nuevo año llegaron las despedidas, parecía mentira que ya fuera el momento de volver a casa. En la residencia me hicieron una pequeña fiesta de despedida el último día de trabajo, que estuvo llena de abrazos, besos y buenos deseos.

Que contar de la vuelta, es raro estar en casa otra vez, caminar por tu ciudad natal, es la misma, pero la veo con otros ojos como si fuera diferente pero tan guapa como siempre y se echan de menos cosas de allí ahora claro como la ancianita que aprendió a decir "buenas noches" en español solo para despedirse de mi después de la cena y siempre se levantaba, venía hasta mi mesa y me lo decía. Echo de menos trabajar con ellos o simplemente sentarme a su lado y pasar el tiempo y las personas que me ayudaron a hacer de mi estancia y mi trabajo mas ameno, mis chicas de la cocina, alguna de las trabajadoras y sobre todo Edita que fue mucho más que una jefa, fue una gran amiga. Aquí os dejo algunas fotos con ellas y con mis ancianitos/as.

 

Como últimos consejos si os embarcáis en esta experiencia, o estáis planteándoos hacerla, aunque haya momentos complicados y difíciles o incluso de soledad intentar aguantar hasta el final porque hay momentos de "¿yo que hago aquí?"  pero cuando os encontréis con otros voluntarios os daréis cuenta de que no es tan extraño sentirse así, es más normal de lo que parece y no estáis locos, pero si no superáis esos momentos os perderéis otros muy geniales, conocer gente con la que si que tienes feeling y te quedarás con ella al acabar esta aventura, risas, viajes, momentos inolvidables, pero sobre todo ser más fuerte personalmente, superar tus propios miedos y enfrentarte a la vida de pleno, te dará una satisfacción contigo mismo que es muy difícil de conseguir. 

Con todo esto doy por finalizada esta experiencia y los blogs.
¡Hasta pronto Croacia!

 

<< volver

Te interesa

Despedida - Alejandro Alonso Llopis - Voluntariado en Belgica

Ha llegado el tan temido momento, esta es la última vez que me dirijo a vosotr@s. Mi SVE ha llegado a su fin.

Tenerife (2ª parte) - Cristian Mirto - Voluntariado en España

Terminé mi entrada anterior del blog contando mi sábado en Tenerife. En esta entrada hablaré de los días que le siguieron.

Mi propio proyecto, vamos! - Kimi Karkulahti - Voluntariado en España

Finalmente he empezado mi propio proyecto personal esta semana! Estaba bastante nervioso antes y no sabía cuanta gente vendría. Al final, 22 personas vinieron y la habitación estaba totalmente llena. Pero las cosas nunca funcionan en la manera que las piensas, tampoco en este caso. Todo fue bien, pero no como había planeado.
ENLACES