USUARIOS
 MENU
europa

Europa

Moverse por Copenhague (I): La bicicleta -Irene Míguez-SVE en Dinamarca

foto

Tal y como os prometí en mi anterior artículo, os voy a explicar la importancia de disponer de una bicicleta en Copenhague. Antes, debo explicaros alguna formalidad sobre el transporte durante nuestra estancia SVE en Dinamarca. En mi caso, la organización coordinadora o de acogida pone a disposición del voluntario una bicicleta o paga su abono mensual, si es necesario. Esto significa que muchos voluntarios trabajando en zonas rurales o ciudades pequeñas no recibirán abono mensual gratuito sino solo una bici*.

Puede que para algunos pensar en la bicicleta como único modo de transporte pagado se os haga raro, pero la verdad es que se puede decir que la bici es indispensable y forma parte del paisaje y “paisanaje” daneses. Los sensores instalados en los carriles bici de Copenhague lo constatan: en noviembre de 2016, el número de bicicletas que entraron a la capital superó al de los automóviles por primera vez desde 1970. Lo cual se puede considerar un indicio de la importancia de tener una bici cuando se vive en este país. No solo porque es muy cómoda, sino porque Dinamarca tiene carriles bici en casi toda la totalidad de su territorio, lo que invita a irnos de paseo o excursión a bosques y otras zonas si el tiempo acompaña. El problema viene cuando llega el invierno, con el viento, frío, nieve, lluvia incesante, hielo, niebla, etc. Pero a los daneses no parece importarles: muchos van en bicicleta al trabajo llueva (con traje de agua, obviamente) o haga sol. Además, tienen la facilidad de poder ducharse al llegar si están empapados (muchas compañías disponen de una ducha para sus empleados) 

imagen

Cuando digo que las bicicletas forman parte del paisaje danés, no estoy exagerando. Las infraestructuras están totalmente adaptadas para bicicletas, no solo los carriles bici sino también los trenes, aparcamientos, escaleras, etc. En los trenes de cercanías (“S-Tog” en danés) es posible transportarla de forma gratuita durante todo el año. Sin embargo, en los trenes regionales (“Regionaltog”, se los suele identificar como Re), metro y autobús hay que pagar, pero el precio no es muy alto. Si además disponéis de una Rejsekort (una tarjeta de transporte público de la que explicaré más en el próximo artículo), el precio baja considerablemente. Aunque los autobuses disponen de un espacio diseñado para transportar bicicletas o carricoches, los daneses harán uso de esta posibilidad para su bici en contadas ocasiones y, por lo general, es algo que está mal visto (según me han explicado). Así que si tenéis una bicicleta, montaos en ella y ¡adelantad al autobús!

Como con los coches, en Copenhague también hay horas punta para las bicicletas. Si a esto le añadimos el hecho de que los turistas caminan por los carriles bici sin darse cuenta, el paseo en bici o el camino al trabajo se pueden complicar un poco. No obstante, una vez que os acostumbréis a ello, será coser y cantar. Otro factor importante a tener en cuenta son los personajes a los que yo llamo “bici-vikingos”. Alguien muy acertadamente me dijo una vez que los daneses son personas muy calmadas hasta que se montan en una bicicleta (y no es nada exagerado). Así que, tanto si sois peatones como ciclistas, estad atentos a cualquier bicicleta que se encuentre adelantando a otra en un carril congestionado.

 

imagen
Aparte de toda la infraestructura para bicicletas, por desgracia también existen las “bandas de ladrones de bicicletas organizadas”. Es tan común que te roben la bici y la revendan, que la policía ha ideado una herramienta tanto para denunciar el robo de tu bicicleta como para comprobar si la bici que estás comprando de segunda mano es robada. La herramienta es una app o sitio web en el que puedes introducir la matrícula de la bici (“Stelnummer” en danés; literalmente significa “número de cuadro”). Para los que no tengan mucha idea del tema, el Stelnummer suele encontrarse debajo del sillín (en la tija) o en la parte inferior del cuadro, entre los pedales. Pero me puedo imaginar que esto cambia de país a país y de fabricante a fabricante. La web oficial de la policía danesa donde podéis comprobar el estado de una bicicleta es esta: https://stelnummer.info/ 
 

Aunque me guste mucho que la bicicleta forme parte de mi día a día, tengo que reconocer que la mía lleva ya unos meses aparcada en el garaje. Una de las cubiertas no está en muy buenas condiciones y en cuanto empieza a helar por las mañanas no tengo mucha confianza. También he oído decir que los daneses tienen al menos dos bicicletas: una para la primavera y el verano (la de los paseos) y otra para el otoño y el invierno (la de “batalla”). Y no me extraña, teniendo en cuenta las condiciones climatológicas y “de riesgo” a las que se enfrentan los velocípedos dánicos.

 

En el próximo artículo os hablaré sobre el transporte urbano en Copenhague: los diferentes tipos, abonos mensuales y alguna cosa más que se me ocurra. 
 

 

*Esta cuestión depende de la organización coordinadora o, en su defecto, de la de acogida. En un artículo posterior me gustaría hablaros de las diferentes organizaciones coordinadoras y algunas organizaciones de acogida sin intermediarios que conozco aquí en Dinamarca.

<< volver

Te interesa

Octubre 2019- Isabel Langa desde Austria

Buenas de nuevo!

Este segundo mes de voluntariado ha sido muy intenso en todos los aspectos. Por una parte, he aprovechado cada fin de semana para viajar o recibir visitas...

Mi primer mes en Constanza- Sara Sierra desde Rumanía

El día cinco de octubre, tras una semana llena de planes pre-viaje, llegué al aeropuerto de Santander para coger un avión dirección Bucarest. Rumanía no era un país del que tuviese mucha información (que tampoco es que tenga mucha más ahora que estoy aquí...), pero lo que todo el mundo me decía era: "Ay, es un país precioso, ya lo verás". Así que con esas palabras en la cabeza llegué a Bucarest.

La pequeña Eskola- Alba Villa desde Finlandia

Holaa a todas y todos!! Ya estoy aquí otra vez para hablaros un poquito del pequeñito pueblito de Eskola y mi segundo mes de voluntariado. Tal vez os estéis preguntando por qué esta entrada va con algo de retraso...

 

ENLACES