USUARIOS
 MENU
europa

Europa

Artículo nº 1 - Irene Míguez-SVE en Dinamarca

              

Me llamo Irene y este año estoy realizando mi SVE en Copenhague, capital verde, de las bicis, el hygge y, hasta hace un mes, de la felicidad. Tengo 29 años y para mí es una oportunidad muy importante y especial poder realizar mi SVE este año, ya que me estaba quedando sin convocatorias, y aquí, pues mi pareja también vive en Dinamarca.
 
Esta es una de las primeras cosas que me gustaría explicar. Cuando contacté con Nanús para obtener información sobre el SVE, yo estaba casi completamente segura de que la reglas no iban a permitirme hacer mi voluntariado en Dinamarca. Dejé Asturias en el año 2009 para irme a vivir Alemania y, desde ese momento, no he vuelto a vivir en España. Llegué a Dinamarca a finales del año pasado y mi primera duda era si iba a poder solicitar un SVE sin estar viviendo en España y la segunda, si iba a poder hacerlo estando ya en el país de acogida. Obviamente las respuestas a estas dos preguntas fueron positivas. Ahora, después de haber podido comentar mi situación con otros voluntarios europeos, me he dado cuenta de que no soy la única, aunque no deja de sorprenderle a todo el mundo que haya decidido hacer mi SVE en el país donde vivo.
 
                                                              
  

Son muchas las cuestiones a tratar sobre Dinamarca pero en este primer artículo me gustaría explicar un poco los pasos, digamos, burocráticos a seguir cuando se llega al país.
 
Lo primero que me gustaría explicar es el número CPR o CPR-nummer, en danés. Las siglas vienen de la expresión danesa Centrale Personregister que significa Registro Central de Personas. El número viene a ser un número de identificación, parecido al que nosotros tenemos en nuestro DNI: personal e intransferible. El número está formado por la fecha de nacimiento y 4 números secuenciales en los que está cifrada la información sobre nuestro sexo o el siglo en el que hemos nacido. Este número es imprescindible para poder hacer vida normal en Dinamarca, pues todos los procesos oficiales y muchas inscripciones de carácter privado están ligadas a él. Por ejemplo, para poder adquirir un contrato para el teléfono móvil, apuntarse al gimnasio o abrir una cuenta del banco es necesario tenerlo.
 
El proceso de solicitud del CPR-nummer se compone de diferentes pasos, los cuales voy a intentar explicar a continuación:

1. Para poder solicitarlo, lo primero que tendremos que hacer es obtener un permiso de residencia (para ciudadanos no comunitarios) y un certificado de registro (para ciudadanos comunitarios). Para conseguir este documento, tendréis que hacerle una visita (bien temprano) a la Administración del Estado (Statsforvaltningen) y entregarles toda la documentación pertinente que pruebe la razón por la que estáis en el país y que disponéis de los fondos necesarios para poder subsistir allí. Vuestra organización coordinadora o de acogida se encargará de proporcionaros estos documentos.

2. Después de una semana o un máximo de 10 días, os llegará la carta con el permiso de residencia y con ella podréis ir a la oficina más cercana del servicio de atención al ciudadano (Borgerservice) en vuestro municipio (Kommune) y solicitar vuestro número CPR. Para ello, aparte de la carta de la Administración del Estado, tendréis que llevar también vuestro contrato de arrendamiento. Desde junio de este año, el proceso se puede hacer en línea, pero como voluntarios europeos, recomiendo ir en persona, pues facilita mucho las cosas. En el caso de la gente que viva en la ciudad de Copenhague, la International House es la que se encarga de hacer este trámite.

                                                                                           

3. Después de haber solicitado el número CPR, el cual os entregan en el momento, tendréis que esperar a recibir por correo postal la tarjeta amarilla o de la seguridad social (Sundhedskortet). Dinamarca es uno de los países que carecen de documento nacional de identidad, así que esta tarjeta hace las veces de documento de identificación.

                                            

Otro tema importante que también va ligado al número CPR es el NemID. El NemID es un sistema de inicio de sesión común para los sitios web de entidades públicas y bancarias y de algunas compañías. Este se puede solicitar a la vez que el número CPR y después de habernos registrado en el sistema escogiendo un nombre de usuario y contraseña, nos llegará a casa una especie de cartilla con una serie de códigos. Estos códigos son unos números TAN (números de autenticación de transacciones) que tendremos que usar cada vez que queramos iniciar sesión en nuestra banca en línea, reservar un libro en la biblioteca o pedir cita para hacer algún trámite, por ejemplo. Al introducir nuestro nombre de usuario y contraseña, el sistema nos pedirá el código correspondiente a un número de la lista de códigos en nuestra “cartilla”. De esta manera, todo es más seguro y nuestros datos están mejor protegidos.

Para finalizar, una cosa más: Nunca escribáis vuestro número CPR en ninguna comunicación que no esté cifrada. Esto es algo en lo que hacen mucho hincapié cuando llegas aquí, pues se han dado casos de suplantación de identidad.

 

Espero haberme explicado bien y en el próximo artículo me gustaría hablaros del transporte en Copenhague y la importancia y comodidad de hacerse con una bicicleta.

 

¡Hasta la próxima!

  

<< volver

Te interesa

Vaya, fiebre... - Kimi Karkulahti - Voluntariado en España

Por una razón desconocida esta semana me desperté el lunes y tenía 39 grados de fiebre. Os juro, no me había sentido tan malo desde hace mucho tiempo, tampoco durante los primeros meses en España cuando estuve enfermo (o al menos así me sentía).

Santiago de Compostela - Cristian Mirto - Voluntariado en España

Durante ese periodo lo que ha sido más fuera de lo ordinario fue mi viaje a Santiago de Compostela durante el fin de semana. 

Primavera checa - Laura Casaiz - Voluntariado en Republica Checa

Después del duro invierno que hemos pasado aquí a -15º grados, ahora toca la primavera (POR FIN) Ahora que ya puedo salir a la calle sin 15 capas de abrigos y bufandas, se está bien y se puede empezar a viajar otra vez. Estos meses he estado muy ocupada entre viaje y viaje, por lo que no he parado.    

ENLACES