USUARIOS
 MENU
europa

Europa

Game Over - Aida Fernández - SVE en Estonia

GAME OVER  

Lamentablemente, mi SVE ha terminado este mes. Atrás se queda un año increíble, lleno de vivencias únicas, nuevas experiencias y descubrimientos e innumerables aventuras. En esta, mi última entrada quisiera hacer un pequeño balance de mi año y también dar algunas pautas o consejos para los nuevos voluntarios.   Sobre mi año, la única palabra que puede describirlo es intenso. Podríamos comparar esta experiencia con participar en Gran Hermano, todo es más fuerte y apasionado en tu voluntariado. Cuando estas alegre no estas simplemente alegre, estás eufórico; las cosas no te gustan simplemente, te encantan o, por el contrario, las odias; los amigos que haces no son simples amigos sino que se convierten en familia... No hay palabras que lo describan, hay que vivirlo. No es la primera vez que paso un tiempo viviendo en el extranjero, ya había estado de Erasmus hace 3 años en Lituania pero la experiencia no puede ser más distinta. Durante el erasmus lo más común es que vivas en tu burbuja internacional y tus amigos sean todos otros erasmus (y más que probablemente de tu mismo país), el voluntariado te fuerza a integrarte mucho más a la sociedad de tu país de acogida, ya que trabajas casi diariamente con personas de ese país, vivirás seguramente en un piso o en una zona normal de la ciudad, no una residencia de estudiantes, no en pisos para estudiantes, sino en un piso normal, alquilado... Hay muchas cosas que recordaré sobre diferentes partes importantes en el voluntariado:

PAÍS DE ACOGIDA

Estonia se ha convertido en mi segundo hogar. No conocía casi nada sobre el país antes de llegar pero tras estos meses puedo decir que me tiene enamorada. Es un país increíble con unas tradiciones geniales. En mi memoria quedará para siempre el frío que pasé durante casi todo el año, lo difícil que es hacer amigos del país pero lo entrañables y buenas personas que son una vez que lo consigues, lo silenciosos que son, lo mucho que les gustan las normas, sus paisajes de ensueño, lo fácil que es hacerte ciudadano en el país y que te den un DNI estonio pero lo difícil que es su idioma, lo orgullosos que están de ser estonios, su tradición folk, su respeto por la naturaleza... Tuve la suerte además de vivir en su capital, Tallin. Esta ciudad se quedará con mi corazón para siempre. No se me ocurre nada mejor que pasar una tarde caminando por sus preciosas calles llenas de música, ver su festival del baile y la canción, comer pancakes en Kompressor, leer sentada en la colina de Freedom Square, ir a pasear al lado del mar por Pirita, ver toda la ciudad desde Saint Olav, comerme alguna de las maravillosas tartas que tienen en Koomet... Estoy muy orgullosa de mi elección, no hubiera querido haber vivido en otro lugar.

EL TRABAJO

Qué decir de mi "trabajo". He trabajado muchísimo, durante muchas horas de lunes a viernes con descansos muy breves, he cuidado a los niños, pintado paredes, fregado suelos, he hecho llamadas para organizar excursiones, he aprendido a plastificar, he creado miles de materiales para el colegio... También he reído mucho y he llorado también. Trabajar con niños es maravilloso, muy gratificante pero súper cansado y demandante. Sumas además el tener una jefa rusa cuya ética de trabajo es "trabajar hasta reventar", y obtienes lo mucho que al final necesitaba unas vacaciones. El voluntariado para mí no ha sido nada similar a un año de vacaciones viajando, no. Ha sido un año de muchísimo trabajo pero con el que he aprendido infinitas cosas. Una de las cosas más dolorosas que me han pasado en esta vida fue mi despedida del colegio. He creado muchas conexiones con las profesoras, los niños e incluso algunos padres y doy gracias a la maravillosa existencia de FB para que podamos mantenernos en contacto.

NIVEL PERSONAL

Muchas cosas pasan en muy poco tiempo, lo que por supuesto te afecta personalmente. Sé que hablo muchas veces de "aprender" pero es que realmente es lo que me ha sucedido. Aprendes sobre muchas culturas y sobre la tuya, te autodescubres, conoces tus límites (tienden a estar mucho más lejanos de lo que pensabas), creces, te ayuda a descubrir qué cosas quieres en tu futuro y qué cosas no...

Otro punto clave es la gente. He conocido algunas de las personas más maravillosas del mundo durante mi voluntariado, que espero sigan en mi vida por muchos años (a sabiendas de que es muy probable de que no sea así), llegué sola y me he vuelto sintiéndome muy querida y apoyada siempre. He hecho amigos de todo el mundo: de España, claro; de Estonia, de Georgia, de Alemania, de los Estados Unidos, de Rusia... Aprovechando el tirón, ¡tendré muchos sitios a los que ir de vacaciones!   Estos tres puntos han hecho de mi experiencia lo que ha sido, maravillosa. Me da una pena infinita que se haya acabado pero la vida sigue y nuevos retos vendrán.   A los que comienzan este reto les daría los siguientes consejos y avisos:

1. No tengas miedo: intenta hacer algo nuevo con tanta frecuencia como te sea posible, sé osado en tus decisiones, rétate a ti mismo diariamente...

2. No son unas vacaciones pagadas: trabaja, no seas uno de esos voluntarios que no pasan por el trabajo ni para saludar, has ido a ayudar así que ayuda, tendrás tiempo libre para hacer lo que quieras.

3. Aprovecha el tiempo: aunque suene a cliché, el tiempo vuela. No te quedes en casa porque haga frío/llueva/vivas lejos de la ciudad... Día que te quedas en tu casa al skype o viendo GOT es un día que pierdes de ver o aprender algo nuevo. 

4. Sé abierto de mente: vas a estar rodeado de gente con culturas muy diferentes de la tuya, intenta aprender de ello y no crees conflictos sin sentido por pensar diferente. 

5. No compares tu voluntariado con el del resto: vive tu propia experiencia sin tener en cuenta a cómo es el del resto. Todos somos diferentes 6. Disfruta: es lo más importante. ¡Disfruta de todo! De tu trabajo, de tus amigos, de los viajes, de la ciudad...  

Podría dar muchos más pautas pero no soy ninguna entrenadora de vida ni gurú, así que cada cual que viva su experiencia como quiera y pueda, como yo he hecho.   Y con todo esto me despido. Ha sido un placer participar (aunque muy esporádicamente, lo sé) en este blog y agradezco a Nanús por toda su ayuda.  

 

Bendiciones y buena suerte,

Aida

<< volver

Te interesa

Mi proyecto se acabó - Anabel Arias Pérez - Voluntariado en Italia

Mi proyecto se ha acabado, pero me ha cambiado la vida! Decidí hacer una experiencia de voluntariado, lejos de mi país, porque sentía que tenía que cambiar mi vida,crecer y hacerme independiente.

Pueblos marítimos - Cristian Mirto - Voluntariado en España

En este periodo, después de volver a Gijón desde el viaje a Barcelona, retomé mi rutina de vida. Los cursos de inglés y italiano siguen yendo como la seda. Además, en mi tiempo libre tuve la oportunidad de explorar los alrededores de Gijón y descubrir nuevos lugares en las cercanías.

Julian Gonzalez - Abril - Voluntariado en Austria

Este mes ha sido un mes de locos por Viena. El tiempo es prueba de ello, hace dos semanas iba a trabajar en manga corta temiendo quemarme al sol y estos últimos 3 días, no ha dejado de llover.
ENLACES