USUARIOS
 MENU
europa

Europa

El mercado medieval y gafas rotas - Agne Dainauskaite - Prácticas Erasmus +

Cuando os digo que no tengo suerte lo digo muy en serio: parece a veces que no puedo hacer nada sin que me pase algo. Por ejemplo, la semana pasada fui capaz de romper mis gafas accidentalmente. Y se rompieron sin la posibilidad de arreglarlas, así que ese día lo pasé por las ópticas buscando soluciones pero al final tuve que comprar unas gafas nuevas. Siempre me cuesta mucho cambiar gafas porque, primero, no me gustan ningunas, y segundo, es difícil acostumbrarme cuando ya las tengo: al principio siempre parece que estoy mareada y me voy a caer caminando. Pero ahora ya todo bien, espero no se me rompan.

Otra cosa un poco mala que pasó fue que Pablo y yo nos fuimos al mercado medieval de Avilés pero de repente empezó una tormenta eléctrica con lluvia muy fuerte. Me puse bastante triste porque habíamos llegado hace poco y tenía muchas ganas de pasear por el mercado; me gusta mucho, tiene un ambiente muy medieval. Era mi segunda vez en el mercado medieval; me gusta que no solo sea un mercado, sino que también haya orquestas y mini espectáculos en las calles y que la gente esté vestida con ropa de esa época.  Afortunadamente, la tormenta pasó muy rápido y pudimos aprovechar el mercado. Allí nos encontramos con Christina, mi compañera de trabajo, y luego con otro Pablo, el mejor amigo de mi novio. De noche todos fuimos a tomar algo, nos reímos muchísimo y lo pasamos genial. Tuve la oportunidad de tomar hidromiel otra vez que me gusta un montón pero que, por desgracia, no es tan fácil de encontrar. Christina la probó por primera vez y le gustó también.

 

 

Hay que mencionar que tampoco tuve suerte en que mi universidad me escogiese para estudiar un master gratis, pero hay lo que hay, sabía que iba a ser difícil y no lo esperaba mucho. Por otro lado, tengo una noticia muy buena: ¡una amiga mía y mi compañera de clase de la universidad va a venir a visitarme! Será la primera persona que me va a visitar en Asturias, jaja. Espero que al menos no llueva... porque últimamente el tiempo ha estado fatal L Fingers crossed!

Un abrazo,

Agne

<< volver

Te interesa

Mi primer mes en Constanza- Sara Sierra desde Rumanía

El día cinco de octubre, tras una semana llena de planes pre-viaje, llegué al aeropuerto de Santander para coger un avión dirección Bucarest. Rumanía no era un país del que tuviese mucha información (que tampoco es que tenga mucha más ahora que estoy aquí...), pero lo que todo el mundo me decía era: "Ay, es un país precioso, ya lo verás". Así que con esas palabras en la cabeza llegué a Bucarest.

La pequeña Eskola- Alba Villa desde Finlandia

Holaa a todas y todos!! Ya estoy aquí otra vez para hablaros un poquito del pequeñito pueblito de Eskola y mi segundo mes de voluntariado. Tal vez os estéis preguntando por qué esta entrada va con algo de retraso...

 

Llegó el otoño-Paula Bernal desde Holanda


Hola de nuevo! Desde la ultima vez que escribí han pasado cosas nuevas. Los últimos meses de colegio se pasaron volando, aunque a veces un poco cuesta arriba debido a la ola de calor que tuvimos aquí durante algunas semanas. Los alumnos de...

ENLACES