USUARIOS
 MENU
europa

Europa

Queridos dos meses y poco, habéis pasado tan rápido que ni os vi - Andrea García Fernández - SVE en Bélgica

Querido Junio y Julio, habéis pasado tan rápido que ni os vi.

Estos dos meses y poco han sido casi como un relámpago. Iluminando cada día con algo nuevo que ofrecerme, jugando el tiempo a fugarse de mí, a escurrirse entre mis dedos, a intentar aterrarme con cada prueba de vida y llenándome al mismo por completo las manos de experiencias, de habilidades y oportunidades para aprender, para caer, para equivocarme, para fallar.

Pensé en contar mi primera toma de contacto con ONG Gigos una vez que fui seleccionada, con Bélgica, con mis nuevos compañeros de proyecto, con otros voluntarios de otros proyectos en el curso de formación, con mis compañeros de trabajo, con la ciudad de Genk y su "Fantástico Clima" (oh my god!, no he visto tiempo más impredecible...)  pero... para resumirlo un poco y que os pongáis rápido en mi piel: A o A1 de inglés. Que sí, que para viajar no tienes que tener mucho más, pero juro por dios que en más de una ocasión mis días hubiesen tenido más minutos, a veces más horas, si hubiese tenido ese MARAVILLOSO B1. Faltó poco para que mi compañera de piso (con la que he iniciado el proyecto) no acabara tirándose de los pelos tratando de comunicarnos...  

 

También podría contar como en el avión se equivocaron con mi nombre y me sentaron en primera clase, o el primer mini viaje que hice a Hasselt, o el momento de "pánico" que pasamos mi compañera que vive conmigo y yo cuando nos dirigíamos de Genk (casa) a Halle (donde se celebró el curso de formación) en el que el tren que teníamos que coger estaba a punto de salir y el staff solo le permitió la entrada a mi compañera que saltó al tren como si se le fuera la vida en ello y yo me quedé esperando al siguiente para reunirme con ella en Halle,  o de mi primera visita a Holanda,  en donde vivían algunos de los voluntarios con los que más cogí confianza, de mis primeras semanas de trabajo (trabajando con niños y adolescentes en situación de desventaja a través de actividades de deporte, arte, etc.) en los que pasaban los días sin que nadie me dijera en qué podía ayudar, qué actividades íbamos a hacer, o cualquier tipo de información que me ayudará a adaptarme más rápido.

 

 

Ahora mismo solo vivimos 3, incluyéndome a mí, de las cuáles 1 de ellas se irá en octubre y en noviembre llegarán una española que vino a visitarnos y que por tanto, ya conocemos y otra voluntaria italiana. Por otro lado, las cosas en el trabajo van mucho mejor después de mi "meeting" con la Coordinadora y pronto estaré mucho más integrada, en cuanto empiece mi curso de Holandés. Para terminar mencionar el último viaje que he hecho fue a Amberes con mi compañera y que por supuesto no será el último.

<< volver

Te interesa

Soy demasiado finés - Kimi Karkulahti - Voluntariado en España

Como ya dije en el blog anterior, el fin de semana fuimos a la playa y volví un dolor de espalda muy ‘'agradable''... Así que me levanté y casi no podía vestirme. De todas formas fui al trabajo, pero mi coordinadora me dijo que podía irme a casa. En realidad era lo mejor, porque en este momento era bastante difícil sentarme y estar en diferentes posiciones.

Ya cinco meses - Andrea Friera - Voluntariado en República Checa

Mi voluntariado empezó hace cinco meses en Zlin, una pequeña ciudad de la República Checa. Al principio cuesta un poco amoldarse al clima, los nuevos horarios y el estilo de vida en general, pero tuve la suerte de coincidir con otra española que me facilitó mucho la llegada y la estancia aqui.

Mi proyecto se acabó - Anabel Arias Pérez - Voluntariado en Italia

Mi proyecto se ha acabado, pero me ha cambiado la vida! Decidí hacer una experiencia de voluntariado, lejos de mi país, porque sentía que tenía que cambiar mi vida,crecer y hacerme independiente.

ENLACES