USUARIOS
 MENU
europa

Europa

Julio - Emma Quintana - SVE en Croacia

Este mes de julio aproveché para viajar por Croacia y reunirme con otros voluntarios. Estuve en Opatija y Rijeka con David, Paula y Yann; creo que os sonarán, ya que probablemente leáis los blogs de Paula y David. Fue agradable hablar asturiano con David y notar las diferencias de acento y palabras con Paula. Nos presentamos en inglés porque Jann no entiende español, y cuando la oí hablar en español tiempo después fue como ¡wow cómo cambia tu acento!  En Opatija disfrutamos de una fiesta de los años veinte. Paula y yo fuimos en un descapotable de hace 49 años, una pasada de coche, los chicos fueron en otro. Hicimos algo de senderismo, fuimos a la playa... En Rijeka visitamos un precioso castillo iluminado con 3000 velas.

 

El fin de semana siguiente fui a visitar a Laura por su cumpleaños y a su compañero Burhan, otros voluntarios que conocí en el arrival. Fue un largo viaje en diferentes autobuses hasta llegar a Sibenik. El de ida fueron unas 10h entre esperar buses, ir en bus, hacer mil paradas en el camino... En fin, mereció la pena por pasar unos días en compañía de gente tan maja. La vuelta fue algo más amena porque no tuve que hacer tantos cambios de autobús, (tres para ir, dos para volver). Recorrimos Sibenik, visitamos la catedral (el día de la misa, que si no hay que pagar) y fuimos a un pueblo vecino, Primosten, a pasar uno de los días. Es un pueblo pequeño, costero,  con unas vistas preciosas y ¡había olas! Se echan de menos aquí las olas y la arena.

 

También fue el mes de los festivales. Estuve en uno cerca de Pula Seasplash y  en el festival de cine de Motovun. Allí vimos una película de Álex de la Iglesia, El bar, y estuvo muy bien. Una de la cosas que pude apreciar al entrar en el castillo y al asistir a los festivales es como aquí respetan el espacio. Éramos muchísima gente para entrar en los lugares y no hubo ni un empujón ni nadie te metía prisa para ir más rápido, simplemente esperas en tu zona y te mueves cuando avanzan los de delante, dejando un pequeño espacio entre unos y otros, algo totalmente agradable.
 
 

<< volver

Te interesa

Vaya, fiebre... - Kimi Karkulahti - Voluntariado en España

Por una razón desconocida esta semana me desperté el lunes y tenía 39 grados de fiebre. Os juro, no me había sentido tan malo desde hace mucho tiempo, tampoco durante los primeros meses en España cuando estuve enfermo (o al menos así me sentía).

Santiago de Compostela - Cristian Mirto - Voluntariado en España

Durante ese periodo lo que ha sido más fuera de lo ordinario fue mi viaje a Santiago de Compostela durante el fin de semana. 

Primavera checa - Laura Casaiz - Voluntariado en Republica Checa

Después del duro invierno que hemos pasado aquí a -15º grados, ahora toca la primavera (POR FIN) Ahora que ya puedo salir a la calle sin 15 capas de abrigos y bufandas, se está bien y se puede empezar a viajar otra vez. Estos meses he estado muy ocupada entre viaje y viaje, por lo que no he parado.    

ENLACES