USUARIOS
 MENU
europa

Europa

El último capítulo: Santander, Carmín y la despedida - Hauke Schneider - SVE en España

Santander y Examen DELE

El viernes 14 por fin tenía mi examen de español del Instituto Cervantes DELE C1. Como no había este nivel en Gijón u Oviedo, combiné lo serio con lo divertido e hice un pequeño viaje a Santander. Fui en blablacar, poco a poco llego a acostumbrarme a este medio de transporte tan conocido en España y la experiencia ha sido muy positiva. Santander está situado en la costa cantábrica a dos horas de Gijón. Es una ciudad donde hubo el incendio más grave de los años 40 que destruyó mucho del casco histórico. Sin embargo la zona remodelada al lado de la bahía es muy bonita, me encanta que la cuidad está rodeado de agua, hay el puerto y la bahía a un lado y las playas al otro.

 

Mi examen tuvo lugar en la Universidad Internacional de Menéndez Pelayo, empezó a las nueve y  llegué con bastante antelación. Era menos formal de lo que imaginaba, ni tan siquiera querían ver mi ficha de inscripción, y el aula no tenía mesas, solo sillas con escritorio plegable (muy incómodas). Solo cuatro personas hicieron la prueba de mi nivel. Las primeras dos tareas (compresión de lectura y compresión auditiva) salieron muy bien, me parecían menos difíciles que en mi libro el "Cronómetro". Parece que han quitado el tema de los refranes del examen; una buena noticia para todos los estudiantes de la lengua, porque el español tiene tantos que por más que estudies simplemente no puedes aprenderlos todos.

Eso sí, a veces los acentos de los conferenciantes son difíciles de entender porque te ponen hablantes de todos los países hispanohablantes: Argentina, Bolivia... Eso me presentó  dificultades en la tercera prueba (expresión escrita), donde tienes que escuchar una ponencia y tomar apuntes para luego redactar un artículo sobre el tema. Pero al final si no has comprendido todo, no pasa nada, céntrate en lo que sí has comprendido, porque de todas maneras 250 palabras no te dan para mencionar cada aspecto de la conferencia. Luego el segundo texto que debía escribir era una carta al Ayuntamiento quejándome sobre la reducción de frecuencia en las líneas de autobuses.La prueba oral se hace más tarde, tuve tres horas de descanso en los que charlamos con los otros estudiantes y comimos algo en la cafetería. Luego cuando te llaman tienes 20 minutos para preparar una pequeña presentación sobre un artículo. Solo tienes 4-5 minutos para hablar, así que no tuve tiempo para terminar. Me queda solo esperar que valoren más tu forma de hablar que hacer un buen resumen. Después te preguntan tu opinión sobre el artículo. En la última parte, tenía una discusión informal sobre cómo mejorar el transporte público en la cuidad. Lo importante es llegar a un acuerdo con el examinador, eso lo hice muy bien, creo. Bueno, sabremos más en tres meses - tanto tiempo necesitan para mandarte los resultados.Conocí a un chico canadiense muy simpático que también vive en Asturias y fuimos a descansar en la playa después del examen estresante. Por la noche fuimos a cenar con otros alumnos del español en el barrio pesquero y comí chipirones (bebe calamares :(). Parece que en Santander el botellón todavía no está prohibido, porque por la noche se llenan las calles y plazas de jóvenes bebiendo y divirtiéndose. Nos juntamos a la multitud y después salimos a bailar a una discoteca demasiado petada. 

Al día siguiente tenía mi viaje de vuelta, pero antes me daba tiempo echar un vistazo al Palacio de la Magdalena (sobre todo el parque merece la pena), bañarme en la playa, y visitar el Centro Botín, un edificio muy moderno a lado del agua, que alberga un museo de arte contemporáneo. También había una exposición con dibujos de Goya que me gustó mucho.

Semana Negra 

                                                                

En Gijón también pasé una semana movida. Fuimos a la Semana Negra dos veces, una feria de libros con tiendas y atracciones que en Alemania llamaríamos Kirmes. Dimos dos vueltas en el "Cyclone", comimos pizza y también encontré un libro de un autor chileno que me gusta mucho: Antonio Skármeta.    

Continúan mis clases de baile y sigo aprendiendo muchas cosas. Hasta me han dicho que tengo sentido de ritmo, ¡algo que normalmente se me da fatal! Con Alba y Jorge del curso de baile e Irina fuimos a jugar trivial en un bar de juegos de mesa que se llama la Corrada.

El Carmín 

El lunes 17 fue el Carmín de la Pola, mi primera experiencia con las famosas fiestas asturianas de "prau" (prado). Un montón de jóvenes van en autobús a un pueblo, llevan mantas, comida y bebida y se instalan en un campo. Todos llevan camisetas blancas que se rotulan a lo largo del día con lemas más o menos bobos. Algunos también se mojan con pistolas de agua. ¡Los que viven en el pueblo traen tiendas de campaña e incluso marcan con cinta su territorio privado! Al final del día el campo está hecho una catástrofe, lleno de vidrio y basura. Personalmente preferí la segunda parte del Carmín: cuando se hace noche, la gente va al centro del pueblo donde había música y baile en la calle. En el camino es la tradición de ponerse debajo de las ventanas de las casas y gritar "Agua por favor", con lo que los vecinos te vierten cubos de agua encima. Los más valientes de nuestro grupo, Irina y Javi, ¡incluso lo hicieron!

Covadonga 

Con Agne y Pablo hice una excursión muy guay a los Lagos de Covadonga. Aunque no hizo sol tuvimos mucha suerte con el tiempo. Los lagos se hallan en el Parque Natural de los Picos de Europa, y para subir el autobús tiene que coger una calle muy estrecha y con muchas curvas, siempre es una aventura cuando dos buses tienen que pasarse. Los prados alrededor de los lagos están habitados por vacas marrones, que tienen campanas como en Suiza, suben a la montaña como cabras y no se dejan molestar en absoluto por los turistas que todos quieren una foto con ellas. También se puede ver una antigua mina, la roca es de color rojo donde salen al aire los minerales de hierro.

   

El bus también nos llevó al Santuario de Covadonga donde se encuentra una cueva santa con una virgen y una fuente, y en medio de las montañas, una iglesia bonita. Cuenta la leyenda que en este sitio fue que el Rey Pelayo ganó la primera batalla contra los musulmanes. La última estancia fue Cangas de Onís con su famoso puente romano donde hicimos una pequeña degustación de queso.

    Por la noche tuvimos nuestra cena de despedida de Christina y Barbora, que en este momento están de formación en Andalucía. Recibí regalos, ¡muchas gracias chicas!: una taza y un libro del autor checo Kafka. ¿Contenta por fin, Barbora? El domingo fue un evento que se llama la Folixa pola Paz, un picnic en el recinto del museo del Pueblu d'Asturies. Tomamos el sol y bailamos un baile tradicional. Después fuimos a una feria con productos de Portugal al lado de la Iglesia San Pedro donde probamos pasteles.

La última semana 

Esta semana había un último taller de prevención de drogas, con los chicos de Mar de Niebla en la Calzada. Una novedad: el circuito que había ideado Luis: carrera de sacos, slalom, y limbo; pero ojo: ¡todo eso llevando las gafas especiales que simulan los efectos del alcohol! Lo que complica bastante la cosa y era causa de mucha risa.

 

¿Qué más? Bueno, ya no sirve negarlo: Nuestro SVE en Gijón ha llegado a su fin. Hoy es mi último día de trabajo y estoy sacando fotos de cada esquina para llevarme todos los buenos recuerdos a casa. He retrasado mi vuelo a casa lo más posible y así me queda una última semana despreocupada en Gijón que pienso aprovechar del máximo.Sin embargo, ahora ha llegado el momento para despedirme. Gracias sobre todo a Nanús, nuestra supertutora y mami sustituta, que siempre sabía cómo funcionan las cosas y que asumió la lucha contra la montaña de papeleo para hacer nuestra estancia posible; pero también a todo el resto del equipo de la oficina: A Álvaro, por su tranquilidad de presidente, a Adolfo por librarnos la sala para los grupos de inglés y ayudarnos cuando falló la tecnología, a Marián por las conversaciones sobre las rarezas de la lengua española, a María por la sonrisa cada día en la entrada y a Sandra, ¡por el dinero! ;)

Gracias a Luis por sus imitaciones del general alemán y a Ari por no matarnos en su coche y a todo el resto del Grupo de Salud ¡sois muy chachi! A Katy por su influencia friki, a Ángela porque las personas altas tenemos que unirnos, y a Víctor por los partidos de billar. Gracias a nuestros alumnos de los grupos de idiomas, a Agne y Sarah, mis compis de trabajo favoritas, y por último, a mi mentora Carlota, sin quien mi estancia en Gijón no hubiera sido la misma, por todos los momentos guay que vivimos juntos, tu ayuda y cariño y mi dosis diario de drama.

Gracias a ti, querido lector, y adiós,

Hauke

<< volver

Te interesa

Celebrando mi cumpleaños- Judith Alvarez en Alemania

 Hallo!

Abandonar el verano siempre cuesta un poco, pero desde pequeña siempre hubo dos cosas que me motivaron para volver a la rutina: una volver a ver a mis compañeros de clase y otra mi cumpleaños!

Llegada a Eskola (septiembre)- Alba Villa desde Finlandia

Sinceramente llevo muchos días dándoles vueltas a esta primera entrada, no tengo muy claro qué contar ni cómo resumir este mes, así que creo que simplemente voy a empezar a escribir y veremos que sale de ahí.

Together in Diversity-Intercambio juvenil en Bulgaria (Karlovo)

Septiembre vino cargado de novedades y una de ellas consistió en que parte del Grupo de Salud e Igualdad participó en un Intercambio Juvenil en Karlovo, Bulgaria. En esta actividad participarón entidades de otros países como Rumania, Croacia, Portugal y la propia Bulgaría.

ENLACES