USUARIOS
 MENU
europa

Europa

12º mes: Y ahora... ¿qué? - Sergio Devesa Gutiérrez - SVE en Reino Unido

tt
12 meses ha sido el tiempo que ha durado este proyecto. 12 meses en los que he cumplido sueños que hacía años tenía, pero que siempre retrasaba. 12 meses llenos de alegrías, de atreverme a ilusionarme, y a vivir.
Comenzaré abril brevemente con una pequeña visita a Northumbria, en la frontera de Inglaterra con Escocia, para detenerme en el castillo de Bamburgh, un monumeto precioso y a pie de playa. Eso sí, el agua helada como la que más. Desde su costa se puede ver the Holy Island que se parece un poco al St. Michael Mount (situado en Cornwall) en que para llegar a la isla se ha de pasar por un camino que descansa al nivel del mar.
Un año de recuerdos.
ddd
De esta forma, cuando la marea sube, la isla queda inaccesible por varias horas hasta que las aguas vuelven a despejar el camino, dejando charcos de agua salada a los lados de la carretera. Además fue Easter, y en la residencia pintamos y decoramos huevos por doquier con adornos, pintura o pintauñas, y hubo un par de sorteos de peluches. Aparte, por supuesto, de una gran raffle con montañas de chocolate.
El resto del mes estuvo más centrado en terminar el voluntariado. Tuvimos una pequeña comida con los compañeros y compañeras de trabajo en un italiado de Crook, y una fiesta en el centro de día para despedir a los usuarios. Empaquetar las cosas, despejar la habitación, despegar las postales de la pared y descolgar las luces que la adornaban. Porque, inevitablemente y tras un año entero, Bradbury House era more than a house, a home.
vcvv
Todo esto me hace preguntarme: ¿Qué he aprendido? Al solicitar en voluntariado me lo planteaba como una oportunidad que me valiera a nivel profesional para coger experiencia.
Quería conocer el funcionamiento de una residencia en su día a día. Eso lo he tenido pero he terminado valorando más otras cosas. La gente que he conocido, el relacionarme en otro idioma, el conocer otra cultura; sentir el Erasmus+ en toda su extensión, los trainings, hacer networking con jóvenes de toda Europa; explorar una nueva región, un nuevo país, viajar y ampliar mi mirada.
Pero, si hay algo que destaque sobre todo lo demás, es lo siguiente:
He aprendido a atreverme. A de verdad decir "si no hago esto, quizás no vuelva a tener la oportunidad" y, por consiguiente, lanzarme.
Llamadlo ser más valiente, si queréis, más "echado para alante". Porque, seamos claros, si estás haciendo SVE es que aún eres joven, y laboralmente te puedes permitir un tiempo para ti y para colaborar con una ONG.

 

ddd
Otra de las preguntas que me hacían antes de venir era "¿de qué te va a servir?". La respuesta más obvia es el idioma ya que no me sobraba un poco de práctica en cuanto al inglés. No obstante y, de nuevo, el aprendizaje que me llevo es en mi vida. Por una parte, de no dar nada por supuesto. Si hay algo que amo de Erasmus es la oportunidad que da de luchar contra todos y cada uno de los prejuicios y estereotipos que tenemos por lo que bebemos de los medios. Una vez aterrizas en otro país la deshumanización se evapora, y ya no son "los ingleses", "los alemanes", "los griegos". Todos somos personas a los que nos preocupan las mismas cosas. Que sí, que las raíces, las tradiciones, el contexto (y la situación económica, y los recursos, y la situación laboral, y la demografía...) serán diferentes; incluso las maneras de relacionarse, y esto lo aprendí especialmente por mis amiga de Tokyo. Sin embargo, tras todas las barreras, encuentras... gente.
Y qué gente. Gente que nunca habría imaginado conocer si no hubiera sido por este proyecto.

Por todo ello, doy gracias. Y también gracias a ti, ya me hayas seguido desde que empecé el voluntariado, o hayas aterrizado en esta entrada sin saber muy bien porqué. Gracias por estar ahí, y gracias por última vez. Oh! Gracias al CMX, porque hacen un estupendo trabajo, y sin ellos (en particular Nanús) no habría sido posible. Y a Leonard Cheshire Disability, por acogerme, y por enseñarme que disability is just another kind of ability.
                                                                                                           
                                                                                               Yo me quedo en North Yorkshire.

Por mi parte, a modo de epílogo, decir que me he mudado a York, porque como trabajador social he visto que el sector en Reino Unido está muy desarrollado y me apetece coger experiencia. Deseadme suerte, que la voy a necesitar.

Gracias por leer, y hasta siempre :)

<< volver

Te interesa

Mi primer mes en Constanza- Sara Sierra desde Rumanía

El día cinco de octubre, tras una semana llena de planes pre-viaje, llegué al aeropuerto de Santander para coger un avión dirección Bucarest. Rumanía no era un país del que tuviese mucha información (que tampoco es que tenga mucha más ahora que estoy aquí...), pero lo que todo el mundo me decía era: "Ay, es un país precioso, ya lo verás". Así que con esas palabras en la cabeza llegué a Bucarest.

La pequeña Eskola- Alba Villa desde Finlandia

Holaa a todas y todos!! Ya estoy aquí otra vez para hablaros un poquito del pequeñito pueblito de Eskola y mi segundo mes de voluntariado. Tal vez os estéis preguntando por qué esta entrada va con algo de retraso...

 

Llegó el otoño-Paula Bernal desde Holanda


Hola de nuevo! Desde la ultima vez que escribí han pasado cosas nuevas. Los últimos meses de colegio se pasaron volando, aunque a veces un poco cuesta arriba debido a la ola de calor que tuvimos aquí durante algunas semanas. Los alumnos de...

ENLACES