USUARIOS
 MENU
europa

Europa

Febrero - Alba Morante - SVE en Finlandia

Moro! (esta es mi favorita)

Pues ya pasó febrero y como podéis intuir por la fecha en la que publico esta entrada, otra vez se me han acumulado los meses y las cosas que contar. Upsis! Pero es que, entre mi predisposición a entretenerme con cualquier otra cosa (si cada vez que me he puesto a escribir hubiera escrito de verdad tendría unos textos que ni Cervantes en sus mejores tiempos), la capacidad de Finlandia de distraerme  (ahora se pone a nevar, ahora sale el sol, ahora un precioso atardecer, que si pasa una ardillita, que si dicen que hoy hay auroras...), y que el tiempo sigue pasado escopetado, aquí estoy, casi abril ¡y yo con febrero!

No niin, ¡al lío! El mes empezó con finde de mi 1ª clase en la vida de flamenco...Sí, en Finlandia y con profesora húngara pero, ¿y por qué no? Como era de esperar me encantó y, aunque evité mencionar mi nacionalidad, he de decir que desde entonces pienso que este tipo de cosas sí se llevan en la sangre...ahí lo dejo jaja...que cada cual saque sus propias conclusiones.

También estrené la temporada de patinaje sobre hielo pero del de verdad y en una pista a unos pocos metro de casa...¡un lujo!

  

Más tarde tuvimos en Ylivieska comida española con tortilla de patatas incluida y luego vino Mykola, un amiluntario (sí, yo también alucino con mi perspicacia) que vive en Ahvenanmaa, a pasar unos días con nosotros, durante los cuales fuimos a un lago sobre el que anduvimos con raquetas y en el que hice mi segundo (y tercero y cuarto...) avanto, esta vez, mucho más tiempo y nadando un poco. Y para terminar, como no podía ser de otra forma, unas makkara (salchichas) al fuego.

Al finde siguiente, Noelia y yo cogimos el tren rumbo a Oulu para encontrarnos con Carmen, otra amiluntaria, para pasar el día, y la verdad es que me alegro mucho de haber vuelto a esta ciudad porque la impresión que tenía cambió por completo con esta visita. Supongo que tuvo mucho que ver que no llovía y había solazo, pero todo me pareció más bonito. Personalmente pienso que no me ha afectado mucho lo de tantas horas sin ver el sol, pero en detalles como estos me doy cuenta de que algo sí...será obvio pero es que todo cambia una barbaridad de verlo de noche a de día, ¡incluso la gente!

Y ya para terminar, fui con David a Sievi, a casa de una de las profesoras de su colegio, con quien pasamos unos días geniales acompañados también de su estupenda familia. Nos llevaron a Rovaniemi, donde volví a ver a Papá Noel, esta vez con menos espíritu navideño por mi parte y con asombro al ver que había ni más ni menos que ¡dos joulupukkis! ¡A menos de 50 metros el uno del otro! ¡¿Pero esto qué es?! (leedlo con el tono de Matías Prats y si no sabéis cuál es youtube ahora mismo) Me gustaría ver cómo lo explican los padres si por un casual los niños ven a los dos... También fuimos a Kemi, a ver el precioso castillo de hielo, Lumilinna y ya por ultimísimo y a petición de una servidora XD ¡cruzamos a Suecia! Que sí, que fue solo a la ciudad de Haparanda que está pegadita a la frontera con Finlandia...pero me hacía ilusión oye...además, me compré un kilazo de gominolas, así que más feliz que una perdiz.

                                                           

Ha sido un mes completito y que como todos ha pasado en un pestañeo pero que, también como todos creo haber aprovechado al máximo.

"Disfruta de las pequeñas cosas, porque tal vez un día vuelvas la vista atrás y te des cuenta de que eran las cosas grandes". (Robert Braul)

 

 

<< volver

Te interesa

Soy demasiado finés - Kimi Karkulahti - Voluntariado en España

Como ya dije en el blog anterior, el fin de semana fuimos a la playa y volví un dolor de espalda muy ‘'agradable''... Así que me levanté y casi no podía vestirme. De todas formas fui al trabajo, pero mi coordinadora me dijo que podía irme a casa. En realidad era lo mejor, porque en este momento era bastante difícil sentarme y estar en diferentes posiciones.

Ya cinco meses - Andrea Friera - Voluntariado en República Checa

Mi voluntariado empezó hace cinco meses en Zlin, una pequeña ciudad de la República Checa. Al principio cuesta un poco amoldarse al clima, los nuevos horarios y el estilo de vida en general, pero tuve la suerte de coincidir con otra española que me facilitó mucho la llegada y la estancia aqui.

Mi proyecto se acabó - Anabel Arias Pérez - Voluntariado en Italia

Mi proyecto se ha acabado, pero me ha cambiado la vida! Decidí hacer una experiencia de voluntariado, lejos de mi país, porque sentía que tenía que cambiar mi vida,crecer y hacerme independiente.

ENLACES