USUARIOS
 MENU
europa

Europa

Vuelve el sol-Noelia S. Veira-SVE en Finlandia

Hola a todas y todos!!!!

 

Aquí viene la entrada de febrero (aunque con un poco de retraso, perdonad!!!).

Para ser sinceros este mes ha transcurrido sin demasiadas novedades: los niños siguen igual de encantadores y abrazables, sigue haciendo frío (aunque por suerte lo peor ha pasado... o al menos eso espero), la nieve sigue ahí, pero POR FIN los días se hacen más largos. Ha pasado el punto de inflexión y ya se le vuelve a ver la cara al sol más a menudo. Es increíble como el sol, el buen tiempo, la luz, afecta al ánimo de las personas; cada vez que el sol, "aurinko", aparece, todo el mundo parece estar de mejor humor y más alegre. Ya se empieza  derretir el invierno poco a poco...

Este mes he visitado Berlín! Mis amigas de España y yo decidimos encontrarnos en la capital alemana y pasar unos días visitando una ciudad francamente inabarcable. He de decir que no tenía ningún tipo de expectativa respecto a Berlín, y sinceramente no era la ciudad que más me apetecía visitar, pero ha sido increíble. Berlín es muy impresionante, hay historia pintada en cada pared y cada adoquín. Muy muy recomendable.

 

Y por lo demás, poco más que añadir sobre este mes... Espero traer noticias más nuevas en la entrada del mes que viene!! Que ya tocará dentro de muy poquito... jaja

 

Abrazos!!!! Nos leemos pronto!

 

Noelia.

<< volver

Te interesa

Septiembre 2020 - Luzia Carrero desde Alemania

Nuestro objetivo de este mes era por fin visitar Praga. Ya teníamos todos los billetes y el alojamiento reservado y cosa de 5 días antes se decretó zona de riesgo, así que...

Mes de septiembre en los Países Bajos- Alexandra Vilana desde Holanda

Septiembre ha sido un mes de vuelta a la rutina en 's-Hertogenbosch: las escuelas han vuelto a la normalidad, las nuevas voluntarias han llegado y nosotras hemos retomado nuestros horarios aquí, tras haber pasado el agosto con la familia.

Julio, un punto y final (casi)-Isabel Langa desde Austria

Desde el momento en el que decidí quedarme un año más en Viena, las despedidas se volvieron surrealistas. Mi cerebro no terminaba de computar que volvía a España tan solo de vacaciones...

ENLACES