USUARIOS
 MENU
europa

Europa

Todo lo bueno se acaba - Noelia López - SVE en Croacia

Después de las largas vacaciones de navidad, tocó volver a la "rutina". A diferencia de los meses anteriores, enero fue un mes más relajado en la oficina. No así en cuanto al tiempo. El famoso viento bora nos hizo una visita durante un par de días y nos obligó a quedarnos en casa todo el día. Pero eso no nos impidió seguir viajando.
Aprovechando que el día 6 de enero era festivo, mis compañeros de piso (Xavi y Robert) y yo decidimos ir a Belgrado para conocer de primera mano cómo se celebra la Navidad Ortodoxa. Xavi, además, quería llevar alguna ropa a los refugiados que se amontonaban en las calles de Belgrado ya que el invierno estaba siendo especialmente duro en la región.

Antes de llegar a Belgrado, hicimos noche en Vukovar, un pequeño pueblo cerca de la frontera que podría pasar desapercibido de no ser por  la tragedia que vivieron sus vecinos durante la guerra de Independencia, allá por los años 90. Juliana, otra voluntaria, nos acogió en su casa y nos enseñó el pueblo a la mañana siguiente. Fue sobrecogedor ver los restos que las balas, o la metralla quizás, dejaron en las fachadas de muchas casas y edificios.

Tras el paseo rápido por las calles de Vukovar, pusimos rumbo a Belgrado. Una vez allí y tras pasar algunos apuros para encontrar un hostal, salimos a la calle a conocer la ciudad pero ¡qué frío! Estábamos casi a -15 ºC. No podíamos pasar más de horas en la calle sin refugiarnos en algún bar para tomar algo caliente. Esa misma noche, nos acercamos al templo de San Sava, uno de los más famosos de la ciudad, para ver la quema de los "badnjaks", ramas de roble. Fui muy interesante contemplar toda la liturgia en torno a esta festividad y entrar, para mí por primera vez, en una iglesia ortodoxa. A pesar del frío y la nieve, la visita mereció la pena.

  

Entre viaje y viaje, hicimos un hueco para irnos todos a cenar por mi cumpleaños. Aunque no era el primero que celebraba estando lejos de casa, si que fue un momento especial ya que me sentía rodeada de amigos (aunque solo nos conociéramos desde hacía dos meses y medio).
La nieve también nos acompañó a Robert y a mí el fin de semana siguiente en Ljubljana (Eslovenia), sin embargo, el viento fue más benevolente. Esta ciudad, mucho más pequeña pero también más "europeizada" que Belgrado, fue una grata sorpresa por lo acogedora que es y por el encanto que desprende.

Sabíamos que nuestro voluntariado llegaba a su fin pero no queríamos irnos de Croacia sin visitar una de sus joyas naturales, el Parque Nacional de los Lagos de Plitvice. Ese fue nuestro plan para el tercer fin de semana del mes. Es imposible describir la belleza de este paisaje. Mejor que lo veáis por vosotros mismos.

         

La última semana del mes estuvo cargada de trabajo. Había que acabar los proyectos empezados y el tiempo se nos echaba encima. Equipados cuales montañeros, nos fuimos al bosque a rodar un spot promocional para el proyecto Zelena čistka (limpieza verde). Nos lo pasamos genial y creo que eso se aprecia en el resultado.

https://www.youtube.com/watch?v=Rf6tulpJRDc

En esa última semana también aprendimos a cocinar "bureks" gracias a Loren, un chico de Opatija que también colabora con nuestra asociación puntualmente. Estaban riquísimos. Ahora solo falta hacer la prueba en casa.

                                                         


sve

Sabiendo que viví una de las mejores experiencias de mi vida, empecé el camino de vuelta a España, no sin antes hacer varias paradas por el norte de Italia. Quién me iba a decir a mí hace tres meses que reuniría el valor suficiente para viajar sola. Supongo que esas cosas solo pasan después de haber viajado y, sobre todo, haber conocido a tanta gente inspiradora durante mi voluntariado. Hvala.

          

<< volver

Te interesa

Julian Gonzalez - Abril - Voluntariado en Austria

Este mes ha sido un mes de locos por Viena. El tiempo es prueba de ello, hace dos semanas iba a trabajar en manga corta temiendo quemarme al sol y estos últimos 3 días, no ha dejado de llover.

Descubriendo Sajonia - Judith Alvarez García - Voluntariado en Alemania

Hällo! ☺

Mi mes de Abril empezó con un fin de semana de relax en la naturaleza, en concreto en el parque natural de Sächsischen Schweiz, situado a unas tres horas de Leipzig. 

Seminario en Berlin - Judith Alvarez García - Voluntariado en Alemania

Hällo! ☺

El mes pasado os contaba que iba a tener mi primer seminario. A modo de introducción, explicar que durante el proyecto de voluntariado tienen lugar dos seminarios, uno al inicio y otro a mediados/finales, y su duración es de 5 a 7 días. 

ENLACES