USUARIOS
 MENU
europa

Europa

¡Feliz año! - Alba Morante - SVE en Finlandia

Moro!! Esta entrada corresponde al mes de noviembre y hasta que me fui por navidades a España de diciembre así que sorry y ánimo porque es un poco larga :D

Noviembre no pudo empezar de mejor forma: ¡¡NIEVA EN ESKOLA!! ¡Día 1 del mes y de nieve! Y no, no es como en Valladolid que la vez al año que nieva es para no durar más de un día, ensuciar todo, hacer que todo vaya mucho más lento y ¡ni cuajar ni nada! En Eskola ni comparación, toooodo se cubre de blanco y, a pesar de lo que yo pensaba porque pudieran estar acostumbrados, todo el mundo se vuelve un poco niño y se pone a jugar con la nieve. Y bueno, en cuanto a mí, como los que me conocéis imaginaréis...¡ME VOLVÍ LOCA! (sí, se puede más) ¡No daba abasto! Que si fotos, que si muñecos de nieve, que si ángeles, que si rebózate por aquí, a ver cuánto cubre por allá...

                                               

Por otro lado, en Noviembre se abrió la veda de los viajes, ¡yupi! El primero fue una escapadita de ida y vuelta a Oulu, ciudad a la que llegamos hace 3 meses pero no visitamos. Es la quinta ciudad con más población de Finlandia y primera de la mitad norte y bueno, teniendo en cuenta estos datos, esperábamos una ciudad con algo más de vidilla...porque donde más gente había era, cómo no, en un centro comercial. ¡Cómo les encanta! Aunque también podía ser porque llovía y no hacía muy bueno...

El segundo viaje fue un combo porque fuimos a Helsinki, Ahvenanmaa y, sin tenerlo planeado, a Turku. Fueron unos días geniales en los que nos reencontramos con muchos voluntarios del arrival training de Kokkola y en los que disfruté un montón. Después de pasar unos días en Helsinki fuimos a la isla donde viven Laurie y Mykola, dos voluntarios más majos que el pan con los que lo pasamos pipa :D Y el plan era ir desde la isla a Turku donde cogíamos un bus hacia Kokkola y de allí a nuestros pueblos peeeeero digamos que por obra del destino (pfff) perdimos el bus y nos tocó pasar la noche en Turku. Menos mal que mi compi fue rápido y contactó con un voluntario que vive allí, que nos alojó en su casa (súper ventaja EVS: no importa dónde nos quedemos tirados, estamos cubiertos en, por lo menos, techo bajo el que dormir prácticamente en toda Finlandia). Ya que nos había pasado eso, decidimos pasar también el día en Turku y visitarlo cogiendo el bus por la noche. Y, ¡menudo acierto! Tanto que hasta ahora es la ciudad que más me ha gustado, y eso que no había nieve... Eso sí, el castillo, viniendo de donde vengo, ¡un chufo!

                              

A finales de mes participamos en el International day en un colegio de Kannus, en el que personas de varios países hacíamos una pequeña presentación sobre nuestro país, con juegos o actividades lúdicas para los niños. Noelia y yo, además de hablar sobre España, hicimos, dependiendo de las edades, canciones con gestos sobre los animales y un bingo también de animales. A pesar de estar algo pochas y nerviosas, creemos que se lo pasaron bien y para qué engañarnos, ¿a quién no le gusta perderse un día de clase normal?

Ya para terminar noviembre tuvimos lo que se corresponde con nuestras cenas de Navidad de trabajo: Pikkujoulu. Fuimos a jugar a los bolos y a cenar, kiva!

¡Y llegó diciembre! Con más nieve y por supuesto, ¡la Navidad! Ahora sí que Eskola es el pueblo de cuento que siempre me había imaginado, todo blanco y con lucecitas, ihana. Y no es que cuando llegara no me encantara, porque la verdad es que todo tan verde y con tantos lagos y bosques también tiene muuucho encanto.

Y con diciembre también llegó el último viaje por Finlandia y con la mejor compañía posible: mis hermanas, Guille y mi primo :D Primero nos juntamos en Helsinki donde, para mi sorpresa, no quedaba ni un copito de nieve de la de hacía menos de un mes, pero, aunque nevó un día un poquitín, no desesperábamos porque en nuestro siguiente destino habría nieve para dar y regalar. Helsinki les gustó y toda una experiencia lo de salir de la sauna a la calle para bañarte junto al mar bajo las estrellas (si el frío, la nieve en los ojos y estar a punto de congelarte te deja verlas jaja).

Después, como broche final a nuestro viaje, pusimos rumbo al Norte, ¡a Rovaniemi, Laponia, donde está el pueblo de Papá Noel! Bueno, aquí ya mi entusiasmo empezó a desbordar...amazing! :D Aunque en mi familia siempre hemos sido muy de los Reyes Magos (¡Viva!), nos hacía ilusión conocer al auténtico Santa y ver su maravilloso pueblo. Sin embargo el culmen del viaje fue el paseo en trineo tirado por huskies, ¡qué pasada! Aunque cuando eres la que va sentada en el trineo y no conduciendo se pasa frío, merece la pena. Es algo que hay que hacer sí o sí porque es mágico. Por cierto, también es toda una experiencia que se te congele el pelo y las pestañas a -26º...en cuanto pestañeaba ¡pof! ¡Se pegaban y parecía que se iban a romper! ¡Qué sensación más rara!

Bueno, pues sí que me he explayado sí...Me despido hasta el año que viene, hyvää 2017!

¡Ah! ¡Se me olvidaba! Antes de irme a Helsinki nos trajeron a casa ¡NUESTRO PRIMER ÁRBOL DE NAVIDAD DE VERDAD! ¡Qué emoción! Además nunca había tenido ni adornado uno de más de 20cm. Y antes de que Noelia se fuera recibimos un montón de regalitos de la gente del pueblo así que me fui a España, con muchas ganas, pero súper contenta de tener que volver a Eskola. Ahora sí que sí, nähdään!

 

<< volver

Te interesa

Mi propio proyecto, vamos! - Kimi Karkulahti - Voluntariado en España

Finalmente he empezado mi propio proyecto personal esta semana! Estaba bastante nervioso antes y no sabía cuanta gente vendría. Al final, 22 personas vinieron y la habitación estaba totalmente llena. Pero las cosas nunca funcionan en la manera que las piensas, tampoco en este caso. Todo fue bien, pero no como había planeado.

Centollo, carnaval y Tenerife (1ª parte)-Cristian Mirto-Voluntariado en España

Estos siete días, a caballo entre febrero y marzo, han sido muy agradables. Se han marcado por ser días de nuevas aventuras y descubrimientos.

Un riesgo es también un chance - Kimi Karkulahti - Voluntariado en España

Honestamente esta semana nada muy especial pasó. Sólo trabaje el lunes hasta el viernes y hacía mucho sol. No era seguro que podría hacer el fin de semana, porque Cristian fue a Tenerife e iba a estar solo. El viernes fui a jugar beach-volley con la gente de la universidad y fue muy divertido!
ENLACES