USUARIOS
 MENU
europa

Europa

¡Y seguimos aprendiendo!-Cristina de la Fuente-SVE en Eslovaquia

Ya hemos cumplido tres meses, tres textos que llevo escritos para el blog de voluntarios europeos, y la verdad creo que con cada entrada que elaboro voy mejorando algo en mi narrativa, al menos a mí se me hace cada vez menos difícil...

La verdad que este Noviembre me lo he tomado con mucha calma en cuanto a viajes, ya que he tenido unos días bastante agitados a nivel de trabajo en el proyecto. Aún así no he dejado tampoco de hacer planes por la ciudad y de descubrir cositas nuevas, allá vamos.

Este mes estuve preparando unas charlas/ conferencias para los alumnos de inglés, en las que hablo de España, del EVS y en Diciembre moderaré unos debates sobre los diferentes estilos de educación de los niños según el país o la cultura. Además también se me ocurrió que podría preparar algo de comida española sobre las conferencias sbre España, ya que hablaba de turismo (sitios que visitar, historia, naturaleza, fiestas y gastronomía), y también para hacer un poco más distendida la charla y que los alumnos se animasen a participar (en este país son como setas los pobres). La verdad que dio un resultado estupendo, ya que al ir picando algo mientras yo hablaba estaban más relajados que en otras charlas y participaron bastante más. Eso sí, estuve dos semanas haciendo tortillas de patata día sí día también; yo no sé para qué tengo ideas... ¬¬

 

En mi tiemo libre este mes, además de salir por "Partyslava" con los amiguos voluntarios (sí, ya somos amigos y no simples compañeros jajaja!) y no voluntarios (hay muchos españoles trabajando aquí en sedes de empresas multinacionales)

 

He hechoo muchos planes con mi supervisora de la uni. Se llama Stefka y la verdad que me considero una afortunada total por tenerla en mi vida, es una señora adorable, que me ayuda en todo lo que puede, me apoya en mis ideas sobre el proyecto y a la cual le he cogido un cariño inmenso en el poco tiempo que llevo aquí... Además se parece a Rafaela Carrá, eso me dió buena espina desde el principio...¡jajajaja!.

El caso es que un día me fui con ella a un concierto de música clásica, en la casa-museo del compositor eslovaco Ján Cikker. Fue muy bonito porque al ser un museo muy pequeño, teníamos a los músicos y a la soprano a sólo un par de metros.

A la semana siguiente me invitaron todos los profes del departamento de idiomas a ir con ellos a su cena anual de navidad, y yo como me apunto a un bombardeo pues para allá que me fui, con mi nueva pandilla de años el más joven ¡jajaja!. Cenamos a las seis y media, la hora normal en Eslovaquia de cenar (yo directamente ni comí para tener hambre a esa hora porque si no...) y tomamos pato que es el plato típico del pais durante el otoño y navidad, iba a compañado de unos crépes hechos de patata muy tradicionales de aquí llamados "loksa" y como no, de „kapusta", la col agria típica eslovaca (en serio aquí le ponen kapusta a todo). Yo estaba feliz de comer algo de carne decente desde que estoy aquí, porque en el super es bastante cara, así que sobrevivo a base de pechugas de pollo. 

 

También este mes le comenté a Stefka que quería prepararle a mi familia el plato nacional eslovaco durante las navidades, y en su adorabilidad habitual, en lugar de pasarme un receta, decidió hacer una quedada el domingo pasado, invitarme a su casa y enseñarme in situ cómo preparar "halusky" (una especie de ñoquis de patata con queso de cabra Bryndza y panceta frita, una delicia no apta para estómagos sensibles o gente con colesterol). Así que allí me fui, hicimos los halusky y nos zampamos los halusky, estaban estupendos, otro mes que tenga menos que contar os dejo la receta paso a paso que hice fotos y todo =)

 

Y así ha ido mi mes de Noviembre, tranquilito en cuanto a viajes, decorando la casa de Navidad,  y sobre todo muy centrada en el proyecto y haciendo planes por la maravillosa Bratislava. La verdad que hacía tiempo que no iba tan contenta a trabajar, casi no me cuesta ni salir a la calle con -3ºC a las ocho de la mañana (es broma, eso siempre será horrible). Un abrazo a todos y nos vemos en el próximo blog.

 

Desde BratisLOVE,

Cristina.

<< volver

Te interesa

Vaya, fiebre... - Kimi Karkulahti - Voluntariado en España

Por una razón desconocida esta semana me desperté el lunes y tenía 39 grados de fiebre. Os juro, no me había sentido tan malo desde hace mucho tiempo, tampoco durante los primeros meses en España cuando estuve enfermo (o al menos así me sentía).

Santiago de Compostela - Cristian Mirto - Voluntariado en España

Durante ese periodo lo que ha sido más fuera de lo ordinario fue mi viaje a Santiago de Compostela durante el fin de semana. 

Primavera checa - Laura Casaiz - Voluntariado en Republica Checa

Después del duro invierno que hemos pasado aquí a -15º grados, ahora toca la primavera (POR FIN) Ahora que ya puedo salir a la calle sin 15 capas de abrigos y bufandas, se está bien y se puede empezar a viajar otra vez. Estos meses he estado muy ocupada entre viaje y viaje, por lo que no he parado.    

ENLACES