USUARIOS
 MENU
europa

Europa

En medio de Finlandia-Noelia S. Veira-SVE en Finlandia

Hei!!

 

Se ha cumplido ya algo más de un mes desde que llegamos a este pueblito perdido en medio de Finlandia y aún me sigo sorprendiendo día a día con un montón de cosas.

 

Me sorprende la gente todo el tiempo. Quizás porque la idea que yo tenía sobre los fineses era la típica de altos, rubios y fríos cual témpano de hielo. Y lo cierto es que nada más lejos de la realidad. No sé si es sintomático solo de este pequeño pueblo de cuento de hadas o si es algo más generalizado, pero hasta la fecha todo el mundo ha sido increíblemente amable y cercano con nosotras. Me he sentido muy arropada en todo momento, lo que ha hecho sin duda mucho más fácil el proceso de adaptación a esta nueva vida. La gente de Eskola, en definitiva, es encantadora.

 

Por otro lado, el pueblo es muy muy bonito. Vivimos podría decirse casi en medio del bosque. Y para alguien que adora profundamente la tranquilidad y la paz que proporciona la naturaleza como yo es muy reconfortante.

 

 

Luego está el colegio. Aún me estoy adaptando a cómo se funciona aquí. Es una gran maquinaria que se sustenta en la energía y el esfuerzo de todo el pueblo, que son como una gran familia. Tanto en términos relativos como reales, porque aquí casi todos están emparentados. Tanto que aún no tengo muy claro quién es familia de quién en este lugar.

 

El trabajo con los niños es maravilloso, pese a que existe una barrera comunicativa muy importante. Pero poco a poco vamos aprendiendo alguna que otra palabra para poder comunicarnos un poquito más con los peques.

 

Y hasta aquí la crónica de los primeros días en Finlandia. Los días aún son claros y no demasiado fríos, así que ¡todo bajo control por el momento!

 

 

Saludos y abrazos desde este pequeño pueblo de cuento.

 

Noelia.

 

<< volver

Te interesa

Vaya, fiebre... - Kimi Karkulahti - Voluntariado en España

Por una razón desconocida esta semana me desperté el lunes y tenía 39 grados de fiebre. Os juro, no me había sentido tan malo desde hace mucho tiempo, tampoco durante los primeros meses en España cuando estuve enfermo (o al menos así me sentía).

Santiago de Compostela - Cristian Mirto - Voluntariado en España

Durante ese periodo lo que ha sido más fuera de lo ordinario fue mi viaje a Santiago de Compostela durante el fin de semana. 

Primavera checa - Laura Casaiz - Voluntariado en Republica Checa

Después del duro invierno que hemos pasado aquí a -15º grados, ahora toca la primavera (POR FIN) Ahora que ya puedo salir a la calle sin 15 capas de abrigos y bufandas, se está bien y se puede empezar a viajar otra vez. Estos meses he estado muy ocupada entre viaje y viaje, por lo que no he parado.    

ENLACES