USUARIOS
 MENU
europa

Europa

DIARIO DE UNA ASTURIANA EN FINLANDIA - Olaya Bayon- SVE en Finlandia

11. Finlandia, I LOVE you!

Heippa! A casi nueve meses de estar inmersa en este proyecto, no puedo evitar echar la vista atrás y que millones de recuerdos aparezcan en mi mente. Primeras sensaciones, primeros encuentros, primeras experiencias...

Si algo tenía claro antes de poner un pie en el frío y gélido reino del hielo es que viviría esta aventura al máximo del máximo. Los que me conocéis o simplemente habéis sido followers del diario ya os habréis percatado que aquí la Frozen no es “de medias tintas”, o todo, o nada.

Cierto es que a veces la vida te sorprende, que nunca sabrás donde puedes llegar a acabar o los planes tan increíbles que pueden surgir por casualidad. Y en realidad esa es la “salsa” de la vida, ¿no?.

¿Qué pasará mañana?, ¿a quién conoceré? o que cosa nueva aprenderé que desconocía por completo. Y yo que soy una intensa y mística del destino, del “todo pasa por algo” y de “lo mejor siempre está por llegar”, pues os podréis imaginar como he estado viviendo durante estos casi nueve meses, un “non stop”.

“Sí a todo” fue la frase que se repetía una y otra vez en mi cabeza antes de empezar este viaje. Tener amigas tan sabias como las que tengo hace que al final tengas remordimientos si decides no tener el valor a vivir esto o aquello. Así que girls, que sepáis que en ciertas ocasiones hay un algo que hace click in my mind y pienso, “esto, por mis ladies”. I miss you!

 

Pero como siempre y pasada la parte reflexiva del capítulo, vayamos al grano del asunto, VAPPU. ¿Va.. qué? ¡VA-PPU! O como bien es conocido en España “el día del trabajo”, vamos, el famoso 1 de mayo.

Para que nos entendamos, VAPPU es una celebración donde todo disfraz, globos, pinturas y maquillaje es válido. Una fiesta a lo grande donde los finlandeses abandonan su época de hibernación y deciden de una vez por todas salir a la calle y celebrar la llegada de la primavera. ¡Aleluya!

Todo comenzó con una llamada del international grupito de voluntarios que aún seguimos dando guerra por este país después de haber sobrevivido al frío invierno finlandés, ¡ahí es nada!

-¿Olaya? El próximo finde hay un evento importante en Helsinki. ¿Te vienes no?

-¿Muy importante?

-¡VAPPU! Algo más que muy typical finnish, creo que es una de las mayores celebraciones del año.

Espera, ¿algo más que muy typical finnish?. ¡Imposible decir que no!

Al explicarme que era algo cultural, una celebración estudiantil y con una gran importancia en Finlandia, me fue imposible negarme. Ya sabéis que a mi lo de la inmersión cultural me gusta más que a un tonto un lápiz, así que Helsinki, here I go!

 

Durante ese fin de semana, los finlandeses desempolvan sus gorras de graduación y lucen sus “pantalones universitarios”, ¿pantalones universitarios?. Efectivamente, habéis leído bien queridos lectores, ¡pantalones universitarios! Y es que aquí en Finlandia, a cada facultad se le asigna un color. Por ejemplo, que se trata de un pantalón de color verde, es un estudiante de medicina, ¿qué es azul? de derecho... (En realidad me acabo de inventar los colores y su significado ahora mismo, pero no me lo tengáis en cuenta, es simplemente por explicarme, sorry!).

La ciudad y los parques se llenan de gente bebiendo champagne y haciendo picnics y las calles se embrujan de un ambiente festivo al que es difícil no unirse, believe me!

 

Pero no todo va ser la capital y sus glamurosas celebraciones. Mi pequeño repueblo me ha ofrecido también sus planes muy typical finnish y que no tienen nada que envidiarle a la gran ciudad y sus celebraciones internacionales.

¿Qué me decís de un baño en un lago congelado, sesiones de sauna que parecen no terminarse nunca o barbacoas de salchichas en el medio del bosque al más puro estilo finés?. ¿De cuento verdad?.

Puedo prometer y prometo que nunca había pensado que fuese capaz de sumergirme en un lago completamente helado. Si os soy sincera, no sabía ni siquiera que había esa posibilidad y gente tan insensata que lo disfrutase. Pero para todo hay una primera vez y siguiendo el “sí a todo”, ¡al agua patos!.

La sensación de miedo al bajar las escaleras, el frío que hacía que se te durmiese cada parte del cuerpo que rozaba el agua y las miradas de la gente que me acompañaba al ver como la “extranjera” vivía esa experiencia, hizo que fuese un momento que sin ninguna duda recordaré toda mi vida.

 

Porque desgraciadamente esta aventura va llegando a su fin. A tan solo tres meses de poner el punto y final, hago balance y cada cosa que he vivido, cada lugar que he visitado y cada persona que he conocido ha hecho que en cierto modo vuelva diferente a como llegué.

De repente un día, sin saber por qué, algo cambia, algo te hace click y comienzas a darle vueltas a todo. Empiezas a comprender que es tu momento, que es tu oportunidad y que o la coges o no volverá a pasar. Llevas años en una misma dirección, sin saber ni si quiera si es la correcta, y entonces es cuando piensas, paras y decides hacer un stop.

Supongo que cada experiencia, ya sea buena o mala hace que crezcas, que madures y que veas los problemas y las oportunidades desde no solo un único punto de vista.

Pero no me voy a poner sentimental, hoy no... Afortunadamente aún quedan tres meses por delante y cruzo dedos para que vengan cargados de millones de sorpresas.

“The best thing in life are... the people that we love, the places we have been and the memories we have made along the way”.

<< volver

Te interesa

Pamplona - Cristian Mirto - Voluntariado en España

En esta entrada de mi blog os quiero hablar sobre mi viaje a Pamplona que decidí visitar durante las célebres fiestas de San Fermín. Esto es uno de los eventos de lo más conocidos a nivel mundial que se tiene en España. De hecho, por la fiesta de San Fermín son muchos los extranjeros, incluso procedentes de fuera de Europa, que viajan a Pamplona para disfrutar de la atmósfera de fiesta y diversión que se vive en la capital de Navarra. 

Próxima parada: Universidad - Kimi Karkulahti - Voluntariado en España

Este lunes no trabajé porque el día anterior (domingo) fui con la gente del conseyu a recoger vidrio a la playa durante de la fiesta de San Juan. Realmente dormí muy poco y primero fui al trabajo (pero llegue tarde...) y me costó mantenerme con los ojos abiertos por el cansancio.

Baila como nadie te vea - Kimi Karkulahti - Voluntariado en España

Estamos casi en el fin de junio, y esta semana por fin se celebró el festival de baile el domingo día de San Juan. Estuve muy cansado durante toda la semana, porque pasé mucho tiempo en la escuela preparándome para el domingo.
ENLACES