USUARIOS
 MENU
europa

Europa

Comida en la Calle en Avilés - Matthew Duff - SVE en Espana

Después de volver de Madrid a última hora del domingo por la noche, me quedé con ganas de una semana de descanso en Gijón. Sin embargo, la perspectiva de una de las mayores fiestas callejeras del año en Avilés al día siguiente significaba que no podría ser un comienzo tranquilo de la semana. A diferencia de todos los miembros de Aviles, nosotros no teníamos el día libre de lunes de Pascua, pero no era demasiado tarde para unirse a la fiesta después del trabajo.

 

El tiempo había sido amable para el gran día y, bajo el sol brillante y muy cálido, mesas llenas de comida y Sidra se alineaban en la antigua calle de Avilés. Las calles estaban llenas de gente y fue todo un espectáculo ver el centro de la ciudad  por lo general tranquilo  transformado, al igual que lo fue durante el carnaval, en una gran fiesta. La gente estaba muy emocionada por este día y era evidente que estaban determinados a disfrutar de ella, no es que fuera una tarea difícil con toda la comida, la música, la bebida, y el sol.

                                       

 

Tan pronto como llegué allí me dieron sidra  y raciones de empanada, más Sidra y más sabrosas ofrendas de alimentos. La música es una parte importante de este día y el sonido familiar de la gaita siempre se podía oír desde algún lugar así como  las trompetas, tambores y mucho más. Más tarde en la noche la  música sonaba desde los rincones de cada plaza formando cada uno  un foco de fiesta donde muchos jóvenes bailaban y por supuesto bebían más. El sol era abrasador, tal vez incluso más caliente que el Madrid en un punto y, posiblemente, demasiado caliente para mi piel delicada escocesa que no está acostumbrada a estas temperaturas tan temprano en el año. Nos gustó el ambiente animado y fiestero como todo el mundo disfrutó de una de las más grandes fiestas y, como me dijeron muchas veces, de los mejores días del año en Avilés.

                   

 

El clima cálido no podía durar aquí en Asturias y de hecho el resto de la semana llovió y llovió. Fue suerte que el sol brillara el lunes en la fiesta en la calle. Un breve momento de sol en Gijón me permitió salir a correr por el parque, disfrutando de algunas de las mejores vistas de la ciudad y de las colinas de alrededor. Ayer por la tarde disfrutamos de nuestra mejor clase de Inglés hasta el momento. La gente realmente estaba involucrada con las actividades que habíamos hecho y parecía que fue muy divertido. Es una gran sensación cuando la gente disfruta de la clase y parecen entusiasmados con lo que está por venir y espero que podamos seguir así!

<< volver

Te interesa

Soy demasiado finés - Kimi Karkulahti - Voluntariado en España

Como ya dije en el blog anterior, el fin de semana fuimos a la playa y volví un dolor de espalda muy ‘'agradable''... Así que me levanté y casi no podía vestirme. De todas formas fui al trabajo, pero mi coordinadora me dijo que podía irme a casa. En realidad era lo mejor, porque en este momento era bastante difícil sentarme y estar en diferentes posiciones.

Ya cinco meses - Andrea Friera - Voluntariado en República Checa

Mi voluntariado empezó hace cinco meses en Zlin, una pequeña ciudad de la República Checa. Al principio cuesta un poco amoldarse al clima, los nuevos horarios y el estilo de vida en general, pero tuve la suerte de coincidir con otra española que me facilitó mucho la llegada y la estancia aqui.

Mi proyecto se acabó - Anabel Arias Pérez - Voluntariado en Italia

Mi proyecto se ha acabado, pero me ha cambiado la vida! Decidí hacer una experiencia de voluntariado, lejos de mi país, porque sentía que tenía que cambiar mi vida,crecer y hacerme independiente.

ENLACES