USUARIOS
 MENU
europa

Europa

La Semana Santa en Madrid - Matthew Duff - SVE en Espana

A pesar de ser la capital, Madrid, nunca se presenta como uno de los destinos turísticos más populares de España en mi casa, Gran Bretaña. Yo sabía poco acerca de la historia de la ciudad en comparación con otras grandes capitales europeas; lugares de interés, estética, cultura y  sus características eran un poco desconocidas para mí. Por lo tanto, cuando decidimos visitarla para Pascua, decidí no investigar demasiado sobre la ciudad. La única imagen que tenía era de larguísimas avenidas con arquitectura borbónica similar a la de París. Quería descubrir la ciudad por primera vez cuando estuviera realmente allí. Muchas veces cuando visitas un lugar famoso por primera vez en realidad no estamos viéndolo por primera vez. Consumimos tantas imágenes e ideas preconcebidas de lo que vamos a esperar que cuando lo vemos ya lo conocemos .Decidí disfrutar de mi ignorancia de Madrid

                        

 

Mis primeras impresiones fueron diferentes a las majestuosas avenidas del siglo XIX / XVIII que tenía en mi mente inmediatamente demostrándome mi ignorancia. Emergimos en una mezcla de calles estrechas y elegantes Austriacas y viejas Árabes. Nos encontramos con una compañera voluntaria de Dinamarca que habíamos llegado a conocer a través de nuestra formación y su novio. Ellos ya habían pasado tiempo en Madrid y nos mostraron la zona vieja de la ciudad al caer la noche y finalmente encontramos un lugar para comer y beber. Mi primera impresión de la zona que nos encontramos era que no se sentía como una gran capital europea. Las calles eran estrechas y tortuosas, y desembocaban en la Plaza Mayor. Bares y restaurantes se alineaban en las calles y se ocultaban en las viejas escaleras de piedra que nos llevó a otro nivel de barrio. Para rematar la noche vimos una procesión católica que nos recuerda la importancia de esta época del año. Fue todo un espectáculo especial en la noche con caperuzas que llevan cruces en alto creando una imagen siniestra en un primer momento. Iba a ser uno de los muchos desfiles durante los pocos días que estuvimos en Madrid que vimos donde se combinaba la gran banda de música metal con una sensación siniestra.

Hicimos un recorrido paseando en nuestro primer día completo. La vuelta se centró en la historia de Madrid y como se refleja en su arquitectura y nos dio una comprensión mucho más específica de nuestro entorno. Todos nos encontramos más tarde, incluyendo Alexander, otro voluntario de Eslovenia, y disfrutamos del brillante sol como disfrutamos alrededor del palacio real y sus jardines antes de hacer nuestro camino lentamente por la noche hasta el Museo del Prado. Era demasiado tarde para ver mucho pero pasamos la última hora apreciando algunas de las magníficas colecciones del Prado incluyendo Rembrandt, El Greco y Goya. Después nos fuimos  a comer y beber al barrio de los escritores, donde muchos grandes escritores como Cervantes también pasaron su tiempo  allí y finalizamos con un karaoke.

                                                 

Me encanto explorar los diferentes barrios madrileños. Caminamos desde el histórico barrio de La Latina, a través del vibrante Lavapies  a través de los mercados, cafés y bares antes de descansar en una de las muchas plazas. A medida que caía la noche y los tambores y trompetas de más desfiles comenzaban, caminamos  por la Gran Vía, más allá de las luces brillantes de las tiendas y teatros de Madrid, hasta el Templo de Debod, un espectacular monumento egipcio y tranquilo, especialmente por la noche, con grandes vistas de algunas partes de la ciudad. Malasaña fue la última parada de la noche, un lugar cool donde muchos lugareños beben y comen. También paramos aquí la última noche,  y comimos en el Mercado de San Ildefonso donde los puestos de vino y gastronomía se reparten en tres plantas. No mucho antes nos detuvimos en el famoso Mercado de San Miguel, demasiado caro para nosotros los voluntarios pero espectacular, aunque paramos para tomar algunos una sangría. Fue una buena manera de terminar un día largo en el parque del Retiro. 

 

El último día terminó siendo más largo de lo esperado gracias a nuestro error en la estación de autobuses de nuestra casa. Nuestro error nos costó más dinero y el autobús a casa salía más tarde lo que nos regaló seis horas más en Madrid que pasamos tomando un poco más del tan necesario sol.

 

A pesar del pequeño estrés de un bus perdido, Madrid fue una experiencia increíble y una ciudad impresionante. Me impresiono lo fácil que era para moverse y lo asequible que era cuando se compara con París y Londres. Hemos comido y bebido bien a pesar de ser sólo voluntarios. Hay diversos barrios, cada uno con un carácter  y una historia distinta que nos dio mucho que explorar, desde la multicultural y ascendente Lavapies, a la cool Malasaña, a la apertura y la vitalidad de Chueca, el elegante e histórico de La Latina y los bares y cafeterías del barrio de las letras, he apreciado y disfrutado de todo y, por supuesto, ahora quiero explorar más de España y de hecho más de Madrid

<< volver

Te interesa

Mi proyecto se acabó - Anabel Arias Pérez - Voluntariado en Italia

Mi proyecto se ha acabado, pero me ha cambiado la vida! Decidí hacer una experiencia de voluntariado, lejos de mi país, porque sentía que tenía que cambiar mi vida,crecer y hacerme independiente.

Pueblos marítimos - Cristian Mirto - Voluntariado en España

En este periodo, después de volver a Gijón desde el viaje a Barcelona, retomé mi rutina de vida. Los cursos de inglés y italiano siguen yendo como la seda. Además, en mi tiempo libre tuve la oportunidad de explorar los alrededores de Gijón y descubrir nuevos lugares en las cercanías.

Julian Gonzalez - Abril - Voluntariado en Austria

Este mes ha sido un mes de locos por Viena. El tiempo es prueba de ello, hace dos semanas iba a trabajar en manga corta temiendo quemarme al sol y estos últimos 3 días, no ha dejado de llover.
ENLACES