USUARIOS
 MENU
europa

Europa

Compañeros de piso- Adrian Ferrero- SVE en Italia

Como creo que no he hablado de ellos y dije que lo haría, es hora de dedicarles un espacio, porque son algo esencial en esta experiencia!!!

Cuando me dijeron, "vas a tener un compañero georgiano (no el Estado de EEUU, que ya os veo...) y una compañera rusa", lo primero que pensé es, "vamos, como si juntas a un portugués y un español; van a empezar a hablar ruso y adiós"....pero no podía estar más equivocado.

He de decir, y nos lo decimos cada poco, "que suerte hemos tenido con estos compañeros", seguro que si lo volviese a intentar 1000 veces, no volvería a tener la misma suerte.

Yo creo que cuando se juntan personas que vienen con la idea de querer aprender de otros, de conocer a otras personas, conocer otra cultura, pasa esto... ¡ves que "La Madre Rusia" es igual que nosotros!

En el SVE no solo el proyecto es lo importante, la convivencia cuenta y mucho, si esta fuese mala, sería imposible que 6 meses hayan pasado como si fuesen nada.

Compartimos casa, compartimos ocio, compartimos problemas, compartimos viajes, compartimos alegrías... ¡Y lo que nos queda todavía por delante claro!

Así que aquí estamos en Bolzano, el georgiano (ahora ya sabéis donde está, que lo habéis mirado en Google Maps), la rusa, y el español.

Un saludo ! Приветствие! (a saber lo que os he puesto aquí)

<< volver

Te interesa

Septiembre 2020 - Luzia Carrero desde Alemania

Nuestro objetivo de este mes era por fin visitar Praga. Ya teníamos todos los billetes y el alojamiento reservado y cosa de 5 días antes se decretó zona de riesgo, así que...

Mes de septiembre en los Países Bajos- Alexandra Vilana desde Holanda

Septiembre ha sido un mes de vuelta a la rutina en 's-Hertogenbosch: las escuelas han vuelto a la normalidad, las nuevas voluntarias han llegado y nosotras hemos retomado nuestros horarios aquí, tras haber pasado el agosto con la familia.

Julio, un punto y final (casi)-Isabel Langa desde Austria

Desde el momento en el que decidí quedarme un año más en Viena, las despedidas se volvieron surrealistas. Mi cerebro no terminaba de computar que volvía a España tan solo de vacaciones...

ENLACES