USUARIOS
 MENU
europa

Europa

Curas, militares y peces - João Fernandes - SVE en España

El nuevo año, y por tanto los dos últimos meses de mi proyecto en España, ha coincidido con un aumento del volumen de trabajo. En el ámbito del Grupo de Salud e Igualdad del CMX, Ana y yo hemos ido a dos institutos de la ciudad a hablar con adolescentes sobre temas tan importantes como la salud, las drogas o las cuestiones de la igualdad de género. Eso nos ha quitado tiempo de nuestro horario semanal para las demás actividades, concretamente para la preparación de los grupos de conversación, pero nosotros damos la talla si gestionamos un poco mejor nuestro tiempo. Esto seguramente no es una queja: yo prefiero tener más actividades, sobre todo porque todas me gustan, ya que no tener nada que hacer es lo peor.

Pero esta época no es solamente la época de trabajar más, sino que también es hora de cumplir lo que me había prometido a mí mismo los últimos meses: aprovechar al máximo el tiempo que me queda. En una ocasión recuerdo haber escrito en este blog que había dos lugares a donde todavía me gustaría ir: Astorga y Coruña. Resulta que el pasado fin de semana, teniendo en cuenta que tuve que desplazarme a León para poder votar en las elecciones portuguesas, aproveché para ir a conocer Astorga. Para la gente de León, Astorga es un lugar de curas y de militares. Pero esta es una pequeña ciudad que, aunque es pequeña, tiene un sorprendente patrimonio que vale la pena visitar. Lo más interesante es, sin duda, la Catedral y el Palacio Episcopal (del famoso arquitecto Gaudí). La Catedral es una magnífica mezcla de gótico, renacimiento y barroco, y la entrada incluye una visita libre al museo, donde podemos encontrar interesantes obras de arte religioso. Astorga fue una importante ciudad romana, llamada Asturica Augusta, y el origen de su nombre es el mismo de la palabra "Asturias", ya que los astures eran un pueblo que vivía en el área astur-leonesa antes de que llegaran los romanos. Hay también en Astorga una muralla, construida, creo, por los romanos y luego reforzada en la época medieval, pero pocos trozos se encuentran bien preservados. Si uno ha visto la muralla de Lugo, ¡la de Astorga da pena!

Lo único que no estuvo bien fue la niebla muy cerrada que hacía el sábado. La región, que seguramente tiene paisajes maravillosos, no la pude admirar. Sin embargo, no hace falta sol para conocer la gastronomía de un lugar, así que me resultó difícil irme de Astorga sin darme cuenta de que hay un plato - el cocido maragato - que es especialmente popular allí. Se trata de un cocido como tantos otros, pero la cantidad de comida que te ponen delante es aún más exagerada. Eso explica que yo no haya elegido ese plato, ya que nunca tendría espacio para tanta comida, y no me parece del todo bien que se ponga tanta comida si nadie podrá comerla, y sobre todo si tampoco es saludable comer tanto. ¿Por qué no poner menos comida y, a la vez, disminuir los precios, que no son muy accesibles?

El martes fui a otro lugar que me faltaba visitar: el Acuario de Gijón. No quería irme de Gijón sin haber visitado el Acuario y, la verdad, el actual descuento para quienes presentan la tarjeta ciudadana en la taquilla, con la que pagamos cinco euros, me ayudó también en la decisión. En Lisboa tenemos posiblemente el mejor acuario de Europa, pero el precio es mucho más alto.

Mi visita habrá durado una hora y lo pasé bien. El edificio es más grande de lo que parece y nos enseña especies de animales que, a lo mejor, no podemos ver en muchos otros lugares. La entrada se hace por la sección de las especies de ríos y luego vienen las especies marítimas. Mientras tanto, vemos un abanico impresionante de especies de peces, pero también tortugas, pulpos, medusas, nutrias y pingüinos. Lo único que no me gustó mucho fue la primera parte, la de los ríos, porque los acuarios me parecían demasiado pequeños y algunos peces tenían pinta de estar estresados en un lugar tan limitado. En cuanto a los acuarios del mar, eso no pasaba. Es un buen lugar a donde llevar a los niños y pasar una mañana o una tarde entretenida, a la vez que didáctica. Me acuerdo perfectamente que también una vez, cuando yo era un niño, mi padre tuvo que encargarse de mí y no sabía qué hacer porque yo me aburría fácilmente, así que decidió llevarme a un acuario a ver peces. Su idea fue tan buena y lo pasamos tan bien que todavía hoy me acuerdo de ese episodio sobre el que han pasado ya tantos años.

De vuestro amigo,

João   

<< volver

Te interesa

Centollo, carnaval y Tenerife (1ª parte)-Cristian Mirto-Voluntariado en España

Estos siete días, a caballo entre febrero y marzo, han sido muy agradables. Se han marcado por ser días de nuevas aventuras y descubrimientos.

Un riesgo es también un chance - Kimi Karkulahti - Voluntariado en España

Honestamente esta semana nada muy especial pasó. Sólo trabaje el lunes hasta el viernes y hacía mucho sol. No era seguro que podría hacer el fin de semana, porque Cristian fue a Tenerife e iba a estar solo. El viernes fui a jugar beach-volley con la gente de la universidad y fue muy divertido!

Avilés, otra vez - Cristian Mirto - Voluntariado en España

Podría definir esta semana que precede la semana de carnaval y el comienzo de mis vacaciones en Tenerife como un intermedio. De hecho, no pasó nada de verdaderamente remarcable.

ENLACES