USUARIOS
 MENU

Preguntas frecuentes

¿Qué efectos producen?

Los efectos que provoca el consumo de drogas son muy variados dependiendo del tipo de droga que se consuma, si está adulterada, y también depende de la persona y de su estado físico y mental, entre otros factores.

DEPRESORAS:
Este tipo de drogas te seda, hace que te adormezcas y estés como apalancado/a.
Te provocan efectos como descontrol en tus movimientos y en el lenguaje, y te produce bastante confusión mental.
Hables y te muevas lentamente y te quedes como dormido/a, ya que a menudo el abuso de drogas depresoras acaba en episodios de sueño profundo o de apalancamiento.
Te pueden producir adicción debido a que calman la ansiedad y reducen la tensión. Las más conocidas son el alcohol y los tranquilizantes
También producen otros efectos como: desinhibición, euforia, risa fácil, etc.

ESTIMULANTES:
Este tipo de drogas produce el efecto contrario que las depresoras, es decir, te despiertan, sientes que tienes mucha energía o fuerza (ojo te dan sensación de fuerza pero no te dan más fuerza), sientes que puedes con todo, y no paras de hablar o de moverte.
Te producen efectos como aumento de la presión sanguínea, de la temperatura corporal y del ritmo cardiaco.
Te dilatan las pupilas, sientas euforia y bienestar, y sentimiento exagerado de felicidad.
Pero también te producen ansiedad, sensación de que no puedes parar, baja tu apetito, estados de pánico, indiferencia al dolor, fatiga después de estar moviéndote sin parar, duermas poco y con dificultad, e incluso estés irritado/a o respondas con comportamientos violentos.
Ejemplos: la cocaína, y las anfetaminas.


PSICODÉLICAS O ALUCINÓGENAS:
Son drogas que hacen que percibas objetos, formas y sensaciones que no existen realmente.
La mayoría de estas drogas se fabrican en "laboratorios" clandestinos o se encuentran en algunas plantas.
Las drogas alucinógenas se usaron durante algún tiempo para tratar enfermedades psiquiátricas o para tratar adicciones como el alcoholismo crónico. Pero se dejaron de usar por los efectos negativos que producían en los y las pacientes (fuertes alucinaciones, paranoias, etc.)
Ejemplos: el LSD, la mescalina, los hongos alucinógenos o el peyote.

<< volver