USUARIOS
 MENU
europa

Europa

Diario de una asturiana en Finlandia - Olaya Bayón - SVE en Finlandia

5. ¡Nice to meet you "Joulupukki"!

Hei! Hyvää Joulua! Seguro que estáis pensando... ¿Feliz Navidad?, ¿ya?... Vale, no me engaño más... estáis dándole vueltas a qué significa todas esas letras raras juntas y en qué nos querrá decir la Frozen que anda perdida por el repueblo.

Bien, no me pongáis cara de... ¿Feliz Navidad a principios de Diciembre?, porque no os hacéis una idea de lo que he tenido que esperar para decir esta frase...  Y es que Invernalia lleva invadida por el espíritu de la Navidad desde nada más y nada menos que Noviembre.

Cuando pensaba que el Corte Inglés era el primero en sacar los adornos navideños y  volvernos locos con los villancicos, llega Finlandia y se adelanta.  

Pero bueno, si os soy sincera yo estoy more than happy. Luces de Navidad everywhere, jardines cubiertos de nieve, bosques completamente nevados y el aire más puro y frío que jamás he respirado. ¿Se puede pedir algo más? 

Parece que fue ayer cuando ponía un pie en tierras finlandesas con un sol y unas temperaturas nada propias de mi querido Reino del hielo, y prácticamente y sin apenas darme cuenta ya estoy a puntito de cumplir el primer trimestre del proyecto. Time flies!

Durante estos tres meses, he vivido tantísimas experiencias que no sabría ni por donde empezar. Lo único que tengo claro es que si hace un año me hubiesen dicho que hoy por hoy estaría viviendo una aventura como esta, me hubiese reído a carcajadas y me habría llamado ilusa e ingenua.

Sin embargo creo que esta experiencia es sin lugar a dudas una de las mejores decisiones que he tomado en mi vida. Cada día es un reto, un aprendizaje continuo, un nunca veas las cosas desde un solo punto de vista, y un si quieres algo ve a por ello. Nadie dijo que fuera fácil, pero si de verdad te importa algo tanto, acabarás haciendo cualquier cosa para lograrlo.

Dicen que lo mejor siempre está por llegar y si os soy sincera no tengo ninguna duda de ello. Estar en Finlandia es un regalo, un país lleno de sorpresas y afortunadamente  esta aventura no ha hecho nada más que empezar.

 

Pero sentimentalismos aparte, vamos a empezar con el último stop que me he dignado a hacer desde mi último viaje a la capital de Estonia.

El fin de semana pasado decidí que no podía dejar pasar más tiempo sin poner rumbo hacia el Norte. Y así lo hice, tras varias horas de viaje pude descubrir los rincones más mágicos que guarda Rovaniemi.

 

 

 

Puede que este lugar no os suene de nada, pero si os digo ¿Laponia? o ¿Papá Noel? seguro que ya empezáis a saber por donde van los tiros.

Bien, durante un par de días pude volver a la infancia y conocer personalmente a Santa Claus. Pese que yo nunca he sido una fiel seguidora del señor Nicolás, (soy más de los Reyes Magos), decidí plantarme directamente en una de sus oficinas centrales y darle unas pistas sobre mi dirección ya que parece que lleva bastante tiempo teniendo problemas con ella...

Tanto Santa's Village como Santa's Park son paradas obligatorias si decidís visitar este lugar. Todo es pura magia, los elfos de Papá Noel se encargan personalmente de que por unas horas te olvides de que has dejado la infancia hace ya unos cuantos años atrás y simplemente sientas la Navidad con la misma ilusión que lo hacen los más peques de la casa.

Todo se vuelve mágico, la escuela de elfos, la pastelería donde decorar tus propias galletas navideñas o la posada destinada a escribir tus deseos que Papá Noel tratará de cumplir estas Navidades,  parece propio de un cuento.

  

Pero sin lugar a dudas, lo mejor que me ha podido ofrecer este país durante estos meses ha sido la posibilidad de poder atravesar los bosques de Laponia en un trineo tirado por Huskies.

La energía y las ganas de los perros corriendo entre la nieve, el sol reflejándose en el hielo y los árboles completamente blancos dejaban un paisaje que parecía sacado de una postal.

Si os soy sincera necesité unos minutos para darme cuenta de lo que estaba haciendo y donde lo estaba haciendo.

  

Creedme si os digo que aún no me creo que sea yo quien está viviendo esta aventura.

 

"Words cannot describe this feeling"

<< volver

Te interesa

Mi proyecto se acabó - Anabel Arias Pérez - Voluntariado en Italia

Mi proyecto se ha acabado, pero me ha cambiado la vida! Decidí hacer una experiencia de voluntariado, lejos de mi país, porque sentía que tenía que cambiar mi vida,crecer y hacerme independiente.

Pueblos marítimos - Cristian Mirto - Voluntariado en España

En este periodo, después de volver a Gijón desde el viaje a Barcelona, retomé mi rutina de vida. Los cursos de inglés y italiano siguen yendo como la seda. Además, en mi tiempo libre tuve la oportunidad de explorar los alrededores de Gijón y descubrir nuevos lugares en las cercanías.

Julian Gonzalez - Abril - Voluntariado en Austria

Este mes ha sido un mes de locos por Viena. El tiempo es prueba de ello, hace dos semanas iba a trabajar en manga corta temiendo quemarme al sol y estos últimos 3 días, no ha dejado de llover.
ENLACES