USUARIOS
 MENU
europa

Europa

¡El portugués acumula aficionados! - João Fernandes - SVE en España

Oficialmente el otoño está a punto de comenzar y, como he dicho en mis últimos artículos, eso significa cambios en mi día a día personal y laboral.

Con respecto a mi proyecto de voluntariado, la primera y más importante novedad fue que esta semana tuvo inicio el grupo informal de conversación en portugués - llamado "Vem Falar". El Conseyu anima a sus voluntarios europeos a que desarrollen sus proyectos personales a lo largo de su voluntariado y este grupo de conversación es mi proyecto personal. Así que he estado pensando y preparando muchas cosas para las sesiones que tendrán lugar todos los miércoles en dos horarios: 18h-19h30 y 20h-21h.

La primera sesión fue el último miércoles: cinco personas se apuntaron para mejorar sus conocimientos en portugués y lo pasamos muy bien durante hora y media. Su nivel es, en general, muy bajo pero en realidad ya lo esperaba. Todos estuvieron de acuerdo en que yo debo hablar en portugués, aunque despacio y con cuidado para explicar en español las palabras que son menos parecidas con las de su idioma.

Lo importante es que toda la gente, independientemente de su nivel, aprenda algo todas las semanas, para que sigan viniendo. El primer día yo intenté presentar el portugués como una lengua útil, interesante y en crecimiento. Hicimos juntos un juego de cultura general sobre el idioma: aprendieron que el portugués es la quinta lengua con más hablantes nativos en el mundo, que es la lengua más hablada del hemisferio sur, que es la lengua oficial de diez países en los cinco continentes, además de algunas ideas generales sobre la literatura en lengua portuguesa, como escritores, obras y premios. Sigo con la esperanza de que venga más gente interesada en aprender o practicar portugués, pero es también muy importante que la gente que vino no deje de hacerlo.

Yo quería saber si los participantes tenían algún objetivo específico, pero en realidad ellos quieren mejorar su portugués con el fin de viajar y para ampliar su cultura general y, en un caso, porque está abierta la posibilidad de hacer voluntariado en Brasil. Este será un proyecto muy exigente pero puede que sea la experiencia más interesante de todos estos meses. Seguramente voy a enseñar muchas cosas, pero estaré aprendiendo aún más: sobre la gente, sobre la enseñanza, sobre mi propia lengua, sobre traducción, sobre mí mismo.

Ayer los horarios del grupo de inglés cambiaron por fin para el horario normal: por la tarde. Yo ya sabía que seguramente algunas personas que venían por las mañanas dejarían de poder venir y que algunas personas, por ejemplo gente que trabaja, podrían ahora empezar a venir. Sin embargo, yo preparé la clase para seis, siete, ocho personas como máximo porque no me parecía probable que viniera más gente (encima porque hay dos horarios) y porque preparar para diez no es lo mismo que preparar para veinte. Lo que pasó es que, al final, aparecieron dieciocho personas que, además, no se sentían cómodas para hablar mucho. Creo que eso pasó porque era la primera vez para mucha gente y en el futuro hablarán más, pero espero sinceramente que no dejen de participar o de venir, porque Ana y yo queremos ayudar a todos, preparando buenas sesiones pensando en las necesidades de todos. No será fácil pero hay que intentarlo.

Termino esta semana muy cansado. Me estuve recuperando de un resfriado, volviendo al gimnasio y, por supuesto, el cambio de horarios no ayuda. El fin de semana va a ser útil y lo espero con muchas ganas. Además, este va a ser un fin de semana muy soleado, así que espero caminar, recostarme un poco en la playa, tomar algo en una terraza: es decir, pretendo aprovechar al máximo estos dos días, en lugar de estar encerrado en casa mirando la lluvia cayendo: ¡habrá tiempo para eso, durante el invierno!

De vuestro amigo,

João    

<< volver

Te interesa

Soy demasiado finés - Kimi Karkulahti - Voluntariado en España

Como ya dije en el blog anterior, el fin de semana fuimos a la playa y volví un dolor de espalda muy ‘'agradable''... Así que me levanté y casi no podía vestirme. De todas formas fui al trabajo, pero mi coordinadora me dijo que podía irme a casa. En realidad era lo mejor, porque en este momento era bastante difícil sentarme y estar en diferentes posiciones.

Ya cinco meses - Andrea Friera - Voluntariado en República Checa

Mi voluntariado empezó hace cinco meses en Zlin, una pequeña ciudad de la República Checa. Al principio cuesta un poco amoldarse al clima, los nuevos horarios y el estilo de vida en general, pero tuve la suerte de coincidir con otra española que me facilitó mucho la llegada y la estancia aqui.

Mi proyecto se acabó - Anabel Arias Pérez - Voluntariado en Italia

Mi proyecto se ha acabado, pero me ha cambiado la vida! Decidí hacer una experiencia de voluntariado, lejos de mi país, porque sentía que tenía que cambiar mi vida,crecer y hacerme independiente.

ENLACES