USUARIOS
 MENU
europa

Europa

VIRÁGKARNEVÁL(Carnaval de las flores) - Sergio Arce - SVE en Hungría

Llegó el día de empezar a trabajar en el Carnaval de las Flores de Debrecen, antes de contároslo todo he de decir que fue una de mis mejores experiencias en esta ciudad, en cuanto a trabajo se refiere.

 

 

Vanda y yo trabajamos con el grupo folklórico Rekové, de Paraguay. Los recibimos el lunes y les ayudamos con sus maletas e instrumentos, ya que eran demasiado pesados y venían muy cansados. Se acomodaron en las habitaciones y los llevamos a comer. He de decir que tuve que utilizar mi vieja táctica de cuando aquí al principio no entendía nada, cuando me hablaban en inglés, la vieja táctica del sí, sí. La razón es que pese a hablar castellano, muchas veces no entendía lo que decían, porque es un castellano diferente y algunos de ellos no abrían la boca para hablar. También pensé que es una pena que hayan perdido, casi todo el pueblo paraguayo y sudamericano en general, su propia lengua, el guaraní en este caso, gracias a nuestros queridos antepasados.

 

Esa tarde empezó a llover después de tres semanas con cerca de cuarenta grados. Tuvimos que coger el coche del padre de Vanda para ir a recogerlos al centro y decirles donde tenían que coger el tranvía, ya que antes Vanda y yo acompañamos a otra parte del grupo.

Ellos decidieron viajar sin pagar el ticket y llegaron los revisores. Nosotros no estábamos en ese momento, pero les estábamos esperando en la parada y empezaron a llegar en varios grupos. Los primeros corriendo, los segundos también y los terceros con la multa correspondiente. De lo malo al intentar explicar que iban a participar en el carnaval sólo tuvieron que pagar tres del grupo.

Después de esta experiencia religiosa, volvimos a casa de Vanda, y empecé a preparar unos emparedados y una tarta de queso, porque era el cumpleaños del padre. Fue una buena cena y disfruté de ella, aunque todavía no era el día para celebrarlo con palinka.

Al día siguiente acompañe a dos chicos del grupo a una agencia de viajes, ellos no hablaban inglés, así que como hablo húngaro casi fluido, los acompañe para comprar el billete de vuelta a Roma, donde cogerían el avión para ir a Paraguay. Como he dicho ya hablo húngaro casi fluido y dije en húngaro:

-Hola, buenos días.

Para continuar mi discurso en inglés. Sí, es una broma, pero me sentí orgulloso, porque pude hacer de intérprete en inglés, y pudieron comprar el ticket para ir a Roma. Si bien mi inglés puede que sea un poco escocés, antes de llegar a Debrecen, mi conversación en inglés hubiera sido la misma que en húngaro. Marchamos de la tienda con el billete, rezar, los que creáis, para que estos chicos lleguen a su destino el día que querían. Para despedirme volví a cambiar el chip para hablar otra vez en húngaro y decir:

-Adiós.

Es muy difícil hablar tres idiomas y sobre todo los tres a la vez.

Ese mismo día tuvieron un ensayo de lo que sería el baile en la gala final, en el estadio de Debrecen, de un artista muy conocido llamado Dr. Alban. Muy conocido en su casa a la hora de comer. 

Por lo demás seguía lloviendo, así que las actuaciones tuvieron que ser llevadas al interior. Ese día descubrí una canción preciosa, de la tradición paraguaya, llamada Galopera. Las chicas bailaban con un cántaro en la fuente, en honor a las mujeres que antes iban a recoger el agua.

También  vi como en realidad no hay problemas entre culturas y que podemos convivir todos en una atmósfera de solidaridad y respeto mutuo. Eran diferentes países, con sus diferentes culturas, pero todas se respetaban y todas admiraban a los demás.  Esto me lleva a pensar que sí de una vez, todos nos unimos y vemos que las personas que nos hacen odiar a los otros, o utilizan el nacionalismo en un sentido malo, son una minoría, podremos ganar la batalla y convivir en un mundo con diferentes culturas, colores, tradiciones... sin odiar a nadie por ello, más bien aprender de los otros y que los otros aprendan denosotros. Fue una sensación magnífica en estos tiempos tan grises.

 

 

Al día siguiente tocó ir a un pueblo cercano, Hajdunanas, para que nuestro equipo representara su danza allí. Fueron muy bien recibidos y su actuación se llevó muchos aplausos.

Llegó el día grande, el desfile, y llovía a mares, perdón Javi por hablar de lluvia, sé que no te gusta que los voluntarios hablemos sobre esto. Pues sí, llovía mucho y gracias a una gran organización que preveía que iba a llover ese mismo día, llegaron a la conclusión de hacer los mismo que estaba pensado sin lluvia, desfilar con instrumentos que se estropearían y trajes muy caros que también se estropearían bajo la lluvia. Finalmente el sentido común ganó y el desfile de los grupos internacionales se suspendió.

Por la tarde volvieron a actuar, ya bajo techo, fue su última actuación y para despedirse cantaron y bailaron Galopera y yo me emocioné, si podéis escucharla, pero no es lo mismo que verla en directo.

Llegó la noche y con ella la gala en el estadio. Fue bastante bonita, aunque he de decir que están muy contagiados de la cultura americana. Son muy nacionalistas e incluso algunos de sus políticos han llegado a decir que están preocupados por la posible extinción de la raza blanca.

Pero me quedo con lo demás, con el ver que todos podemos convivir sin guerras, sin odios, sólo respetando las tradiciones, culturas y demás cosas de cada uno, porque en esta semana lo vi con mis propios ojos, no es una utopía, sólo necesitamos romper esa red hecha por unos pocos y el mundo será nuestro.

Me quedo también con lo que me dijeron varios chicos del equipo:

-Eres la única persona que se ha preocupado de verdad por nosotros en Hungría.

Una gran semana, con un buen trabajo y con grandes momentos también con mi pareja, de la que me siento especialmente orgulloso, ya que con diecinueve años, se ha encargado de organizar todo para los grupos internacionales y ha hecho un gran trabajo. Yo también, ya que he hecho todo lo que me ha dicho ella y así me lo anunciado:

-Has trabajado muy bien.

 

Hasta la próxima.

<< volver

Te interesa

Soy demasiado finés - Kimi Karkulahti - Voluntariado en España

Como ya dije en el blog anterior, el fin de semana fuimos a la playa y volví un dolor de espalda muy ‘'agradable''... Así que me levanté y casi no podía vestirme. De todas formas fui al trabajo, pero mi coordinadora me dijo que podía irme a casa. En realidad era lo mejor, porque en este momento era bastante difícil sentarme y estar en diferentes posiciones.

Ya cinco meses - Andrea Friera - Voluntariado en República Checa

Mi voluntariado empezó hace cinco meses en Zlin, una pequeña ciudad de la República Checa. Al principio cuesta un poco amoldarse al clima, los nuevos horarios y el estilo de vida en general, pero tuve la suerte de coincidir con otra española que me facilitó mucho la llegada y la estancia aqui.

Mi proyecto se acabó - Anabel Arias Pérez - Voluntariado en Italia

Mi proyecto se ha acabado, pero me ha cambiado la vida! Decidí hacer una experiencia de voluntariado, lejos de mi país, porque sentía que tenía que cambiar mi vida,crecer y hacerme independiente.

ENLACES